Presentación de su libro en Barcelona

Aznar califica el independentismo de "golpista" y ve delito de rebelión

Aznar campó a sus anchas en Barcelona y dejó claro lo que pensaba de la crisis política catalana: “Lo que vivimos en Cataluña jurídicamente se llama rebelión y políticamente se llama golpismo”

Foto: El expresidente del Gobierno José María Aznar (i) presenta en Barcelona su libro junto al exministro Josep Piqué. (EFE)
El expresidente del Gobierno José María Aznar (i) presenta en Barcelona su libro junto al exministro Josep Piqué. (EFE)

Ni un triste CDR vino a montar el pollo ante la Casa del Llibre en Rambla Cataluña. Así de desangelado le está quedando a Quim Torra su anunciado 'otoño caliente'. Y eso que no era un cualquiera el que presentaba libro. Nada más y nada menos que José María Aznar, para muchos catalanes el don Pelayo de la derecha española. Aznar campó a sus anchas en su visita a Barcelona y dejó claro lo que pensaba de la crisis política catalana: “Lo que vivimos en Cataluña jurídicamente se llama rebelión y políticamente se llama golpismo”.

Presentó a José María Aznar su exministro catalán favorito, Josep Piqué, quien desde el principio se mostró en plena forma: “Es un buen libro y puedes creerme, después de tantos años ya no tengo necesidad de hacerle la pelota al presidente”. Piqué siempre fue el aznarista que mejor marcó distancias con el propio Aznar. Si por él hubiera sido, se hubiera cerrado un pacto de mínimos para que aprobase el Estatut. Pero no fue así, y Mariano Rajoy acabó recogiendo firmas por Madrid para llevar el Estatut ante el Constitucional. Este miércoles, Piqué recordó esto pero atribuyó su posición a la voluntad de exclusión del pacto del PP fruto del cinturón sanitario que entonces el resto de fuerzas políticas aplicaron al PP.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Aznar venía a hablar de su libro, 'El futuro es hoy'. Pero el público asistente en Barcelona —media entrada, populares destacados como el nuevo presidente catalán del partido, Alejandro Fernández, o el delegado del Gobierno durante el 155, Enric Millo, o el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz— lo que esperaba era el dictamen sobre Cataluña. Nadie acertó tanto como él anunciando el fracaso del 'procés': “Antes que España, se romperá Cataluña”, sentenció en Sevilla en 2017. Así fue. Hoy el intento de Carles Puigdemont de constituir la Crida para unir el independentismo solo ha servido para crear una facción más y no como paraguas de los movimientos existentes.

Aznar califica el independentismo de "golpista" y ve delito de rebelión

El expresidente español ha lamentado que “los secesionistas, no contentos con dar un golpe de Estado que no ha sido desarticulado, ahora están condicionando el Gobierno de España”, recriminando así a Pedro Sánchez los apoyos parlamentarios sobre los que se forjó la moción de censura.

“Los dos pactos del 78 están quebrados: porque eran no mirar atrás y reconocer legalidad constitutiva a cambio de lealtad institucional. Y estos dos pactos se han roto”, ha lamentado Aznar en su intervención en la capital catalana, para añadir que “el centro derecha se ha roto también en tres: esto puede no gustar, pero es así. Hay que aceptar la realidad para entenderla. Y como el socialismo está apoyado por los independentistas, hace que el actual PSOE no sea constitucionalista”.

Aznar, su mujer, Ana Botella, Piqué (i) y el presidente de Planeta, Josep Creuheras. (EFE)
Aznar, su mujer, Ana Botella, Piqué (i) y el presidente de Planeta, Josep Creuheras. (EFE)

En opinión de Aznar, “en las próximas elecciones generales en España, lo que se va a votar es si el orden constitucional se mantiene o el orden constitucional se rompe”.

Leyes de desconexión

Piqué hizo memoria y enmarcó la intentona independentista de 2017 con estos intentos de romper con el orden liberal que se describen en el libro: “Acuérdense de las leyes de desconexión que se aprobaron hace un año en Cataluña, se puso por delante una supuesta voluntad popular a las garantías, de la Constitución y la estabilidad jurídica. Se rompió con la legalidad en vez de reformarla. La defensa del orden liberal pasa por la defensa de nuestro orden político-institucional”.

“Se busca respuesta a los retos que plantea la globalización volviendo a los problemas de los años treinta: la vuelta al nacionalismo y al populismo, y de esto trata este libro, de que hay que esquivar las respuestas equivocadas y que solo en el orden liberal, un orden tal vez injusto pero orden al fin y al cabo, nos va a permitir mantener nuestro estilo de vida”, ha señalado un Aznar preocupado por las dudas que está mostrando el presidente estadounidense, Donald Trump, sobre el orden liberal internacional.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

"Igual que hablamos con entusiasmo del orden liberal, hay que decir, ahora que celebramos los 40 años de la Constitución, que España ha conseguido lo que no consiguió el Reino Unido en 140, hemos multiplicado por dos la riqueza en renta per cápita. Y es que el autor de este libro se define como integralmente constitucionalista. La Constitución no es el problema, es la solución”.

“Donde no hay orden constitucional no hay orden alternativo a eso. Eso es lo que no nos podemos permitir”, ha apuntado Aznar en alusión a lo que ha pasado en Cataluña. Y con esa placidez, ha pasado el líder espiritual del PP por Cataluña. Diciendo lo que ha querido y generando menos expectación de la que esperaba. Incluso entre sus irredentos rivales políticos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios