en san cristóbal y nieves

La web que recauda fondos para Puigdemont se esconde en un paraíso fiscal del Caribe

La estructura para recolectar dinero en apoyo de Puigdemont y su República catalana se oculta en una pequeña isla conocida como refugio 'offshore' que, además, es una monarquía

Foto: Carles Puigdemont, en Alemania. (EFE)
Carles Puigdemont, en Alemania. (EFE)

La república catalana se oculta en Charlestown, un pequeño pueblo perteneciente al país más pequeño del continente americano. Se trata de la Federación de San Cristóbal y Nieves (Saint Kitts and Nevis), dos islas ubicadas en el Caribe, entre Antigua y Barbuda y las Islas Vírgenes, y justamente encima de la isla de Montserrat. Allí se aloja la página de Carles Puigdemont que recauda opacamente fondos para apoyar “las necesidades puntuales de la defensa jurídica, seguridad y apoyo logístico al 130º presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont i Casamajó, así como al resto de las personas y profesionales exiliados que lo necesiten”.

Esta página, llamada defensaexili.org, fue creada por el sueco-finlandés Peter Sunde, condenado en su país a un año de cárcel y a una multa de 30 millones de coronas suecas (más de 2,7 millones de euros) junto a otros activistas. El registro de la cuenta se realizó el 26 de marzo, justamente al día siguiente de que Carles Puigdemont fuera detenido en Alemania, cuando iba de vuelta de Finlandia a Bélgica por carretera.

Defensaexili.org fue creada por el sueco-finlandés Peter Sunde, condenado en su país a un año de cárcel y a una multa de 2,7 millones de euros

Unos días antes de crear la web para recaudar fondos de manera opaca al fisco, se registró otro dominio en la isla caribeña, y con la misma sede social que la anterior, bajo la denominación de governrepublica.org, otra de las ‘marcas’ que utiliza el entorno de Puigdemont para dar apariencia de legalidad a su proyecto. Se trata, pues, de la supuesta página oficial de la república catalana. De hecho, Puigdemont ya había publicitado la creación de este ‘instrumento’ a mediados de enero, inaugurando la plataforma con un mensaje ‘institucional’ y una ‘carta’ escrita desde Bélgica, donde se encontraba fugado. Luego, su dominio fue inscrito oficialmente en las citadas islas del Caribe. Esta web piratea el logotipo de la auténtica Generalitat de Cataluña, lo que apunta a un posible delito de libro contra la propiedad intelectual.

En noviembre del pasado año, tres días después de huir a Bélgica, el entorno de Puigdemont había registrado otra web, llamada governlegitim.org, pero en esa ocasión fue ubicada en Reno (Nevada, Estados Unidos). Según las fuentes consultadas, el entorno del político catalán no había contactado todavía con el sueco-finlandés Sunde. Con este nuevo proveedor de dominios, sin embargo, la privacidad es mucho mayor. En su página corporativa, la compañía que creó la infraestructura en el Caribe para Puigdemont advierte: “La idea es asegurarnos de que minimicemos su visibilidad al público. No vamos a dar los datos de sus clientes fácilmente. Sin embargo, lo ayudaremos si existen requisitos legales para cualquier solicitud formal del Gobierno a nuestro sistema”. Aunque en principio el dominio de la cobertura de Sunde está en Nicosia (Chipre), lo cierto es que el sueco maneja su imperio desde la compañía 1337 LLC, que tiene su sede en la isla de Nieves.

Un caso peculiar... y una monarquía

San Cristóbal y Nieves está considerado el país más pequeño de América, con solo 261 kilómetros cuadrados y una población total de 54.900 habitantes. Charlestown, la ciudad donde Sunde alojó la infraestructura de la supuesta república catalana, es la localidad más grande de la isla de Nieves, con 2.204 habitantes. Las dos islas están unidas por un puente de tres kilómetros de largo.

Se da la circunstancia de que la jefa de Estado de este 'paraíso' es la reina de Inglaterra, y tiene un peculiar régimen político, basado en la monarquía

Se da la circunstancia de que la jefa de Estado de este ‘paraíso’ es la reina de Inglaterra, y tiene un peculiar régimen político, basado, curiosamente, en la monarquía. San Cristóbal y Nieves tiene como máxima autoridad a un gobernador general que elige directamente Isabel II. Desde 1996 hasta 2013, el cargo lo ocupó Cuthbert Montraville Sebastian, aunque desde esa fecha ya ha cambiado en dos ocasiones. El gobernador general es quien manda, asesorado por el primer ministro y el Ggabinete. La Asamblea Nacional (lo que sería el Parlamento) está formado por 14 personas, con 11 representantes elegidos en las urnas y tres elegidos a dedo por el gobernador general, que ostenta el poder supremo. La federación se constituyó como país independiente en 1983, dentro de la Comunidad Británica de Naciones. Y hay otra curiosidad histórica: San Cristóbal, bajo dominio español, fue cedida a Gran Bretaña por el Tratados de Utrecht firmado en 1713 durante la Guerra de Sucesión española, un año antes de que Felipe V lograra la corona española después de vencer a los austracistas y de que cayese Barcelona el 11 de septiembre de 1714.

Desde 1984, la constitución del país permite obtener la ciudadanía mediante inversiones en las islas. El que quiera ser ciudadano de esta nación no es necesario que viva en la isla y, además, puede transmitir esa nacionalidad a sus descendientes.

Según los documentos oficiales, su sistema fiscal está enfocado a “garantizar la confidencialidad y proteger la privacidad”. Las empresas 'offshore' domiciliadas en el país están exentas “de impuestos sobre los ingresos generados en cualquier parte del mundo fuera del país. No hay impuestos sobre la renta, ni impuestos de herencia o sobre ganancias de capital. Del mismo modo, no se aplican impuestos sobre sociedades, controles de cambio u otras tasas”. Las cuentas bancarias remuneradas están, asimismo, exentas de impuestos, “por lo que varios bancos internacionales tienen filiales en el país. Entre las dos islas, operan unos ocho bancos 'offshore', algunos con varias oficinas”, entre ellos el Royal Bank of Canada o el Scotia Bank. Según los expertos, “no hay necesidad de realizar informes anuales o presentación de estados financieros”. Según la propaganda del país, “definitivamente Nevis [su nombre en inglés], un paraíso para los negocios”. San Cristóbal y Nieves ya había sido utilizada anteriormente para esconder monumentales fraudes gracias al oscurantismo de su Administración.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios