Es noticia
Menú
El lamento de Puig desde Bruselas: "Si hubiera sabido que hoy estaría aquí..."
  1. España
  2. Cataluña
acusado de malversación y desobediencia

El lamento de Puig desde Bruselas: "Si hubiera sabido que hoy estaría aquí..."

El 'exconseller' Lluís Puig, que llegó al Govern el pasado 5 de julio, ocupó la cartera de Cultura solo tres meses y medio. Lleva más tiempo fugado que lo que estuvo al frente de la 'conselleria'

Foto: Lluís Puig, a la izquierda, junto a Puigdemont y Ponsatí, en Bruselas. (EFE)
Lluís Puig, a la izquierda, junto a Puigdemont y Ponsatí, en Bruselas. (EFE)

En solo unos días, el 'exconseller' de Cultura Lluís Puig Gordi cumplirá cinco meses fugado en Bruselas. A la espera de que el Gobierno belga decida acerca de la orden de extradición que pesa sobre él por los delitos de malversación y desobediencia, Puig afirma que no se arrepiente de "nada". Eso sí, si echa la vista atrás, duda de si hubiera tomado no solo el camino del exilio sino el encargo de Carles Puigdemont de sustituir a Santi Vila al frente de la Conselleria de Cultura.

Partidario de "convocar" elecciones y en contra de la declaración unilateral de independencia, Puig ha asegurado en una entrevista en RAC1 que intentó convencerle sin éxito de ir a las urnas, ya que la aplicación del artículo 155 estaba cada vez más cerca si finalmente el Govern decidía romper con España.

Puig, que llegó al Ejecutivo catalán el pasado 5 de julio, ocupó la cartera de Cultura durante solo tres meses y medio, ya que el 27 de octubre Puigdemont proclamó la independencia de Cataluña y al día siguiente entró en vigor el 155. Ahora, desde Bruselas, reconoce: "No sé qué hubiera hecho si cuando me ofrecieron la Conselleria de Cultura hubiera sabido que hoy estaría aquí". Y es que lleva más tiempo en el exilio que lo que duró su paso por Cultura.

Foto:

"Al fascismo se le ha caído la máscara"

A pesar de esto, insiste en que no se arrepiente y, además, asegura: "No he tenido ninguna intención de volver, a pesar de que no se me acuse de rebelión". De hecho, se pregunta que para qué volver a un país "donde al fascismo se le ha caído la máscara" y "se comporta como lo hace". "No es tentador".

Puig, que se afilió al PDeCAT hace poco más de un año, renunció a su acta de diputado de JxCAT el pasado 28 de enero como "acto de dignidad por el país" para blindar la mayoría independentista a solo unos días de la investidura de Carles Puigdemont, que después fue suspendida. Junto a él, renunciaron al acta las 'exconselleras' Clara Ponsatí (JxCAT) y Meritxell Serret (ERC), ya que los diputados huidos no tenían autorización judicial para poder delegar su voto. Desde entonces, Puig sigue en Bélgica, donde ha recibido la visita de amigos y familiares, de los que pudo despedirse en su mayoría antes de marcharse al exilio.

En RAC1 ha asegurado que, aunque ya no tiene cargo alguno, acude cada martes a "una reunión de Gobierno" a la que hoy solo asistirán él y Toni Comín, ya que Ponsatí está en Escocia y Puigdemont permanece detenido en una prisión alemana. "Queremos mantener este espíritu", añade. Admite, además, que en una de las últimas conversaciones que mantuvo con el 'expresident' y Comín, le dijeron que "si hacía falta, antes de ir a elecciones, estaban dispuestos a renunciar al acta de diputado".

Foto: El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont (i), junto al empresario Josep María Matamala (d). (EFE)

Por el momento, ninguno de ellos lo ha hecho, aunque remarca que "si la Justicia les retira el acta", el debate de investir a Puigdemont como pretende JxCAT llegaría a su fin. Eso sí, deja muy claro que la opción a esto no es un Gobierno autonómico, "porque hacerlo pensando que la gente saldrá de la cárcel es falso, una mentira". "El escarnio es tan elevado y extraordinario, que estamos convencidos de que arrodillarnos y hacer un Gobierno autonómico es dar un paso atrás y alargar con muchos años de cárcel las penas de los que ya están".

Por último, lanza un dardo a su predecesor al frente de la Conselleria de Cultura, Santi Vila, que acaba de publica un libro en el que analiza los errores cometidos en el soberanismo durante los últimos años. "Hacer libros de historia tan reciente no me parece lo más interesante. No sé si es oportunismo comercial o la necesidad imperiosa de justificarse o querer convencer", afirma.

En solo unos días, el 'exconseller' de Cultura Lluís Puig Gordi cumplirá cinco meses fugado en Bruselas. A la espera de que el Gobierno belga decida acerca de la orden de extradición que pesa sobre él por los delitos de malversación y desobediencia, Puig afirma que no se arrepiente de "nada". Eso sí, si echa la vista atrás, duda de si hubiera tomado no solo el camino del exilio sino el encargo de Carles Puigdemont de sustituir a Santi Vila al frente de la Conselleria de Cultura.

Toni Comín Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Carles Puigdemont Bruselas Bélgica