NEUS MUNTÉ SE PERFILA COMO SUSTITUTA DE XAVIER TRIAS

El PDeCAT mueve sus peones para recuperar el poder perdido con Puigdemont

Una de las principales tareas que tiene por delante es recuperar cuota de poder y su cúpula ya está con la mirada puesta en las municipales del año que viene

Foto: Reunión del PDeCAT en noviembre de 2017. (Reuters)
Reunión del PDeCAT en noviembre de 2017. (Reuters)

El Partit Demòcrata Europeu (PDeCAT) ha comenzado a mover sus peones para reorganizarse tras el distanciamiento de Carles Puigdemont y la poca cuota de poder que ha adquirido después de las elecciones del 21 de diciembre, en las que acabó como candidatura con más peso la del propio Puigdemont, alejado ya de los postulados de la antigua Convergència. Fuentes del PDeCAT admiten a El Confidencial que el peso específico del partido en la política ha disminuido, y que su lugar ha sido ocupado por Puigdemont y su aventura personal.

Pero también advierten que el 'expresident' huido en Bélgica "no puede mantenerse si no es con una estructura detrás. Y quien le puede dar ese apoyo solo es el PDeCAT, de lo contrario en las próximas elecciones puede hundirse". Lo que le queda a la organización independentista, pues, es reorganizar sus filas y mirar hacia el futuro.

Munté estaría encantada de ser la candidata y no se ha escondido a la hora de admitirlo. De hecho, es quien más números tiene para sustituir a Trias

Una de las principales tareas que tiene por delante es recuperar cuota de poder y su cúpula ya está con la mirada puesta en las municipales del año que viene: la prioridad ahora es "reconquistar" Barcelona, cuya alcaldía perdió Xavier Trias a favor de Ada Colau, que se presentaba bajo el paraguas de su plataforma Barcelona en Comú (BeC). Lo cierto es que Trias ya está en retroceso y se impone la renovación de las listas: en la 'pole position' de su sucesión se sitúa ahora Neus Munté, la que fuera consejera de Presidencia y portavoz del Gobierno en el último ejecutivo de Artur Mas y el primero de Carles Puigdemont.

Varias fuentes del PDeCAT consultadas por El Confidencial coinciden en señalar que Munté "estaría encantada de ser la candidata y no se ha escondido a la hora de admitirlo. De hecho, es quien más números tiene para sustituir a Xavier Trias". La vuelta a la política en primera línea de Munté se entiende en algunos círculos como un premio a su labor en el Govern.

La vicepresidenta del PDeCAT, Neus Munté. (EFE)
La vicepresidenta del PDeCAT, Neus Munté. (EFE)


Su candidatura sería también una pequeña venganza hacia Carles Puigdemont, que confeccionó la lista de Junts per Catalunya (JxCat) sin tener en cuenta al PDeCAT y orillando a sus máximos representantes (entre ellos, la coordinadora general, Marta Pascal, el coordinador David Bonvehí y la propia Neus Munté, vicepresidenta de la formación). De hecho, esta última entró en colisión con Puigdemont desde el primer momento. La falta de sintonía con el entonces 'president' fue una constante durante el año y medio que ambos convivieron políticamente en el Palau de la Generalitat.

Al final, Munté dimitió en julio del año pasado después de que Puigdemont le hubiese ocultado algunas de las iniciativas que había tenido, entre ellas una reunión secreta con el presidente español, Mariano Rajoy, dejando a su portavoz en evidencia ante la prensa y la opinión pública. Además, Munté era reacia al galope de Puigdemont hacia la independencia y a los preparativos que el ahora huido en Bélgica hacía para convocar el referéndum del 1 de octubre. Por tanto, su candidatura sería un feo a Puigdemont, pero una bendición para el partido.

En el aire la presidenta de la Diputación

Pero no el único frente donde puede haber novedades: la continuidad de la alcaldesa de Sant Cugat y presidenta de la Diputación, Mercé Conesa, no está asegurada. De hecho, desde dentro del PDeCAT se han hecho circular rumores de que Conesa abandonará la primera línea política por cuestiones personales. Y eso incluía también la candidatura a las municipales del año que viene.

En algunos sectores del partido, se defiende su labor, aunque en otros se pone en duda su lealtad y se apuntan ya los nombres que pueden sustituirla: desde la concejala Carmela Fortuny hasta el también concejal Damià Calvet (que es también el director general del Instituto Catalán del Suelo, Incasol), o el actual secretario de Telecomunicaciones, Ciberseguridad y Sociedad Digital de la Generalitat, Jordi Puigneró. Así, a Conesa le buscarían acomodo como asesora de lujo en las estructuras del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) o en la Autoridad Metropolitana del Transporte (ATM), los dos grandes organismos en los que se recolocan a los políticos caídos en desgracia o cesados de cargos importantes.

El apartamiento de Conesa dejaría el camino libre para ascender a la presidencia de la Diputación a una persona joven y de la confianza de la cúpula

El apartamiento de Conesa, sin embargo, dejaría el camino libre para ascender a la presidencia de la Diputación a una persona joven y de la confianza de la cúpula del PDeCAT, al mismo tiempo que permitiría colocar en Sant Cugat (durante muchos años el mayor municipio de Cataluña gobernado por CiU) a alguien más cercano a Marta Pascal, la coordinadora general.

La extraña querella

Este viernes, tras ser cercada por la oposición como consecuencia de la sentencia del caso Palau, Conesa anunció que estudia querellarse contra Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) por el daño hecho a la imagen de Sant Cugat. Resulta que una de las operaciones realizadas por Ferrovial fue la construcción de un pabellón en Sant Cugat por 4,1 millones de euros. Además de hinchar el coste final en más de un 15%, se descubrió que la constructora había pagado 167.000 euros de 'mordida'. De ese dinero, 104.400 euros (el 3,5%) fue a Convergència y el resto (62.640 euros), a los bolsillos de los prebostes del Palau de la Música, Fèlix Millet y Jordi Montull.

Lo que resulta curioso, no obstante, es que Conesa era teniente de alcalde de servicios sociales cuando se adjudicó la obra. Y al año siguiente, fue nombrada teniente de alcalde de Urbanismo, por lo que la mayoría de los pagos… fueron autorizados por ella misma. En una reunión con concejales de la oposición, y para zafarse de las acusaciones, la alcaldesa afirmó que "no era culpa mía firmar cosas que los técnicos aprobaban". Por si fuera poco, Conesa fue portavoz de Convergència durante varios años, hasta la desaparición política del partido. La finta de denunciar a su propia formación, pues, no deja de ser una cabriola política de difícil justificación. Solo falta saber si personalizará la querella y si se incluye en la misma.

Al margen de esta circunstancia de última hora, de lo que no hay duda es de que la visibilidad de los cargos de alcalde de Barcelona y de alcalde de Sant Cugat y presidente de la Diputación permitiría al PDeCAT marcar mucho mejor su perfil ante la opinión pública y restar peso al mismísimo Carles Puigdemont, que se quedaría con una crucial carencia de estructura política que le apoyase en Cataluña y que, calculan en el partido, solo podría sobrevivir si se somete de nuevo a la disciplina del PDeCAT y contribuye "como cualquier otro" al proyecto común de la formación independentista.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios