Caso Palau: Cuatro años de cárcel para Osàcar, el extesorero al que Mas sigue defendiendo. Noticias de Cataluña
caso palau

Cuatro años de cárcel para Osàcar, el extesorero al que Mas sigue defendiendo

La investigación se centró en Osàcar en 2009, cuando las fuerzas de seguridad incautaron una serie de documentos en los que aparecía una y otra vez el nombre "Daniel"

Foto: El extesorero de CDC Daniel Osàcar abandona la Ciutat de la Justicia en junio de 2017. (EFE)
El extesorero de CDC Daniel Osàcar abandona la Ciutat de la Justicia en junio de 2017. (EFE)

"Aunque se condene a CDC por financiación irregular, seguiré pensando que Osàcar es una persona intachable". Así de contundente se mostró este domingo el expresidente catalán Artur Mas en una entrevista concedida a 'La Sexta' en la que le preguntaron por Daniel Osàcar, extesorero del partido (2005-2010) y exgerente de la fundación Trias Fargas. "Le conozco y los que le van a juzgar no le conocen", añadió Mas en un intento exculpar a Osàcar, quien fue además su secretario personal entre el 2000 y 2005. Doce horas después de pronunciar estas palabras, la Audiencia de Barcelona ha condenado a Osàcar a cuatro años y cinco meses de prisión por los delitos de tráfico de influencias, blanqueo de capitales y falsedad contable, así como a una multa de 3.796.555 euros.

La investigación se centró en Osàcar en 2009, cuando las fuerzas de seguridad incautaron una serie de documentos en los que aparecía una y otra vez el nombre "Daniel", persona a la que atribuían los pagos de elevadas sumas de dinero dentro de la trama de financiación irregular de Convergència. Un año después de dicho hallazgo, la Agencia Tributaria concluyó en su informe que todos los indicios apuntaban a que ese tal Daniel era el extesorero de CDC, quien habría ejercido un papel central en los pagos de Ferrovial a la Generalitat.

El expresidente del Palau de la Música Félix Millet. (EFE)
El expresidente del Palau de la Música Félix Millet. (EFE)

Las informaciones que apuntaban al extesorero continuaron publicándose y en diciembre de 2010, días después de las elecciones autonómicas que dieron a Artur Mas la presidencia de la Generalitat, Osàcar se vio obligado a presentar su dimisión. Para entonces, la Fiscalía ya pedía su imputación por cobrar millones de euros en la última década de manos de Fèlix Millet, ex presidente del Palau de la Música de Barcelona, a lo que se sumó que había sido accionista y ejercido cargos ejecutivos en una empresa que rehabilitó la fachada del Palau de la Música, información que fue desvelada en exclusiva por El Confidencial.

“Tiene 75 años y tiene el derecho a dedicar más tiempo a su persona y a la familia”, dijo entonces Artur Mas, intentando así justificar la salida del partido de Osàcar. De todos modos, el constante apoyo del expresidente no fue suficiente para evitar la imputación de Osàcar tres meses después, en marzo de 2011, cuando el juez le citó a declarar por el cobro de comisiones de Ferrovial a través del Palau de la Música, pagos que la empresa realizaba a cambio de la adjudicación de obras públicas. Pese a que todos los dedos señalaban ya al extesorero, Mas siguió confiando en él, y ese mismo mes decidió dejar en manos de la hija de Osàcar la publicidad de la Generalitat.

“Cuando en los papeles aparecen cifras y el nombre de Daniel, ¿quién es?", le preguntó el fiscal anticorrupción. “Daniel Osàcar”, contestó Millet

De esta manera, marzo de 2011 supuso el pistoletazo de salida de los procesos judiciales a los que Osàcar tendría que enfrentarse en los siguientes siete años. Aunque la cúpula de Convergència optó en los primeros meses por arroparle públicamente, llegando incluso a acompañarle al juzgado tanto Oriol Pujol como Jordi Turull en abril de 2011, poco a poco sus compañeros le fueron dejando solo. Consecuentemente, para cuando el fiscal del caso Palau solicitó 7,5 años de cárcel y una multa de 20 millones para el extesorero en octubre de 2013, ya eran pocos los que se atrevían a salir en su defensa en público. Y dos años después, cuando la Guardia Civil detuvo a Osàcar por el caso 3%, aún eran menos. Sin embargo, a día de hoy algunos pesos pesados siguen calificándole como "una buena persona".

El golpe definitivo para Osàcar llegó en marzo de 2017, cuando diversas personas que trabajaron en el Palau de la Música comparecieron ante el juez y reconocieron los pagos millonarios a CDC. El primero en hacerlo fue Fèlix Millet, expresidente de la institución, quien confesó la financiación irregular de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) a través del Palau. “Ferrovial hacía donaciones para que el dinero fuera a Convergència a cambio de obra pública. Esto no lo dije en mi confesión, pero esta es la verdad”, dijo entonces. “Cuando en los papeles aparecen cifras y el nombre de Daniel, ¿quién es?", le preguntó entonces el fiscal anticorrupción Emilio Sánchez Ulled. “Daniel Osàcar”, contestó Millet.

Un día después, el propio Osàcar compareció ante el juez y negó la mayor. “Fui al Palau en varias ocasiones, pero en el marco de unos convenios entre la Fundación Trías Fragas y el Palau para difundir la cultura catalana", aseguró en este sentido el extesorero. Ante las preguntas del fiscal sobre esos supuestos convenios, la respuesta de Osàcar acabaría una vez más en los titulares: “Eran convenios para potenciar la cultura catalana en fiestas mayores, por ejemplo. En vez de que sonara música andaluza, que sonaran sardanas ”. No fue la única frase destacada de su comparecencia. “Por indicaciones de mi cardiólogo solo voy a responder al fiscal y a mi abogado. Sería una carga muy alta para mí”, aseguró también durante el juicio.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios