MENSAJE de año nuevo desde bruselas

Puigdemont exige a Rajoy que negocie con él en un duro discurso de corte presidencial

El 'expresident' ha publicado en sus redes sociales un vídeo difundido desde Bélgica, donde se encuentra huido de la justicia española

Foto: Mensaje de Año Nuevo de Carles Puigdemont.
Mensaje de Año Nuevo de Carles Puigdemont.

A las 9 de la noche y como si fuese el 'president'. Carles Puigdemont no se resigna a ser el 'expresident', aunque oficial y legalmente ya no ostenta ese cargo. Pero, fiel a su estilo, rememoró esta noche sus días como máximo mandatario de la Generalitat de Cataluña emitiendo un discurso que pretendía ser institucional pero lanzado a través de las redes sociales y desde Bruselas, donde se encuentra huido de la justicia española.

Comenzó la alocución acusando al Estado español de actuaciones vergonzosas y escandalosas y recordando a los encarcelados: los líderes sociales Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, a su exvicepresidente, Oriol Junqueras, y su exconsejero de Interior, Joaquim Forn. "Están en prisión por sus ideas políticas, por ser fieles a sus promesas y haber sido fieles al Parlament", aseguró.

Entre verdades a medias y afirmaciones partidistas, Puigdemont actuó como si no hubiese sido cesado nunca. Acusó a Mariano Rajoy de que "propuso a los socios de la UE una solución rápida e indolora, un remedio milagroso que resolvería las peticiones catalanas antes de fin de año: supresión de las instituciones catalanas legítimas y democráticas, intervención de la Generalitat y convocatoria exprés de las elecciones al Parlament y, naturalmente, una victoria electoral de los partidos constitucionalistas que formarían un Gobierno autonómico dócil y conformista. Pues no. La última parte no salió como esperaba. Y no solo eso, sino que su partido quedó relegado a la última posición y el Gobierno que presido puede seguir manteniendo el apoyo parlamentario".

Puigdemont lanzó un deseo: "El Gobierno español tiene ante sí una oportunidad para comportarse como la democracia europea que asegura ser y, por tanto, reconocer el resultado de las elecciones del 21-D y comenzar a negociar políticamente con el Gobierno de Cataluña”.

"Hemos de preguntar a los responsables de esta receta de qué ha servido tanta represión, de qué ha servido perjudicar al pueblo de Cataluña"

Olvidó Puigdemont que no ha sido el político más votado en las elecciones, ya que lo fue Inés Arrimadas (Ciudadanos). Pero eso poco cambia el objetivo: la intención de Puigdemont es ser coronado de nuevo 'president' con los votos de ERC (y, a ser posible de la CUP o de Catalunya En Comú Podem). De hecho, si apelamos a la aritmética no le falta razón, ya que el bloque independentista, a pesar de tener menos votos, tiene más escaños que el bloque constitucionalista. Sin embargo, tal y como diría el independentismo, el 'expresident' conseguirá en los despachos lo que las urnas le negaron, porque no tiene la mayoría social de Cataluña tras él.

Fracasó la receta de la violencia

Ajeno a esta circunstancia, el 'expresident' alertó de que "muchos ciudadanos esperamos que fracasada la receta de la violencia, de la represión y de la liquidación del autogobierno comience finalmente la era del diálogo y la negociación que venimos reclamando desde hace tantos años". Pero luego sacó el látigo: "Hemos de preguntar a los responsables de esta receta de qué ha servido tanta represión, de qué ha servido perjudicar al pueblo de Cataluña con la parálisis que significó el 155 y que ha perjudicado a todos, de qué ha servido provocar tanto dolor a las víctimas de la violencia del 1 de octubre, a los miembros del Govern y de la Mesa del Parlament, a los alcaldes, a los líderes sociales encarcelados, a los bomberos, maestros y policías que han de desfilar por los juzgados o han de temer una delación ideológica. ¿De qué les ha servido este despropósito monumental? ¿Era esta la propuesta española para Cataluña?".

"Las urnas han hablado. La democracia ha hablado. Todos se han podido expresar. ¿A qué espera el presidente Rajoy para aceptar los resultados?"

Luego, reclamó el derecho a "defender una Cataluña mucho mejor y de disponer de herramientas que el Estado español nos niega sistemáticamente". Así pues, afirmó solemnemente, en un estilo épico rayano al de su antecesor, Artur Mas, que "como 'president' exijo al Gobierno español y a los que lo apoyan que rectifique lo que ya no funciona, que reparen el daño causado y restituyan todo lo que destituyeron sin el permiso de los catalanes. Las urnas han hablado. La democracia ha hablado. Todos se han podido expresar. ¿A qué espera el presidente Rajoy para aceptar los resultados y la voluntad de los catalanes?". Puigdemont terminó su alocución deseando "un año de armonía con los valores fundacionales de la República: libertad, igualdad y fraternidad".

Un logotipo usurpado

Pero si algo ha dejado claro el discurso es la añoranza del poder de Puigdemont, una de sus constantes. El discurso terminó con la imagen del escudo de la Generalitat y la frase "Mensaje de Fin de Año del 'president' de la Generalitat". La grafía fue copiada del logotipo oficial del Gobierno catalán. Pero no es una casualidad: desde sus perfiles, Puigdemont promociona una web que usurpa el logotipo de la Generalitat de Cataluña y promociona un portal digital con el logotipo oficial y la denominación 'Govern Legítim' (Gobierno Legítimo). Legalmente, la usurpación de un logotipo de una institución es delito.

El portal abre con la insignia de la Generalitat y un texto revelador: "Atendiendo a la actual situación de indefensión jurídica e institucional del Gobierno legítimo de Cataluña ante la agresividad política y judicial del Estado español, la Asociación de Juristas Drets dará cobertura legal a la Oficina del Gobierno Legítimo de Cataluña, el ente de información oficial del presidente, vicepresidente y de los consejeros del Govern surgido democráticamente de las urnas el 27 de septiembre de 2015".

Datos falsos para crear la web

El colectivo Drets es un grupo de abogados independentistas que han canalizado muchas de las acciones judiciales de la Generalitat contra el Estado español, que han defendido a imputados por diferentes delitos relacionados con el 'procés'. Su presidente, Sergi Blázquez, en una entrevista concedida al medio 'El Jurista', señalaba en 2014 que esta asociación se creaba "para defender los derechos de los catalanes, como pueblo y como ciudadanos, ante todos los ataques que estamos recibiendo y que quedan sin respuesta". Sostenía el letrado que los catalanes reciben ataques "por el mero hecho de serlo", lo mismo que otros colectivos reciben discriminaciones raciales, étnicas o de orientación sexual.

La web da tratamientos oficiales a Puigdemont y su Gobierno como si no hubiesen sido cesados. Claro que entre los miembros del gabinete no sale el exconsejero de Justicia y de Empresa, Santi Vila, que dimitió en el mes de octubre, justamente antes de que Puigdemont decidiese proclamar la independencia y no convocar elecciones autonómicas.

El dominio fue creado con datos falsos a nombre de república catalana. Así, su sede figura en la inexistente calle Llibertat 1 de octubre (fecha del referéndum independentista), el código postal es 1714 (el año de la caída de Barcelona ante las tropas de Felipe V) y el teléfono de contacto es falso, lo mismo que la IP del ordenador desde la que se creó el portal. Los administradores utilizan un correo electrónico ubicado en un servidor francés cuyo rastro es imposible de seguir, puesto que los correos creados en ese dominio no están vinculados a un teléfono o un servidor determinado.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
72 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios