DIVISIÓN PROFESIONAL

Crisis entre los ingenieros de Caminos por el apoyo al referéndum de su filial catalana

La demarcación de Cataluña apoya un referéndum pese a una sentencia previa contra los prosicionamientos políticos. La junta directiva, dividida ante la expulsión del decano 'indepe'

Foto: Unos 50 colegios profesionales han apoyado un referéndum. (EFE)
Unos 50 colegios profesionales han apoyado un referéndum. (EFE)

La adhesión de la demarcación del Colegio de Ingenieros de Caminos en Cataluña a un manifiesto a favor del derecho a decidir ha abierto una crisis en el colegio profesional, que representa a 26.100 ingenieros. Una sentencia de 2016 impide a los colegios profesionales de colegiación obligatoria suscribir manifiestos políticos, a pesar de lo cual numerosos colegios profesionales han apoyado un referéndum de independencia en Cataluña. El primero en saltar públicamente ha sido el de Caminos, que ha exigido a su demarcación catalana que retire su apoyo al tiempo que la demarcación de Madrid y otros colegiados han llevado al decano catalán, José Oriol Altisench, a la comisión deontológica para expulsarlo.

En 2013, Artur Mas promovió un "pacto nacional" a favor del "derecho a decidir". Se sumaron, entre otros, el Colegio de Abogados de Barcelona. Un grupo de colegiados recurrió a la Justicia al considerar que era un planteamiento político impropio de un colegio profesional que representa a todos los colegiados. En diciembre de 2016, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña dio la razón a los recurrentes y obligó al colegio a revocar su apoyo.

La sentencia consideró que al suscribir el pacto “se rompe con la neutralidad ideológica o política que se espera del colegio profesional”. “Dado que la colegiación es obligatoria para quien ejerce la abogacía, no deja otra opción a los colegiados que alinearse con la opción ideológica o política que el colegio profesional ha asumido", concluyó el tribunal.

A ese acuerdo se había sumado también la demarcación del Colegio de Ingenieros de Caminos en Cataluña —que se hace llamar Colegio de Caminos de Cataluña, aunque oficialmente el de Caminos es un colegio único y en Cataluña hay una demarcación con 2.700 ingenieros—. Entonces, el ingeniero de Caminos Vidal García reunió a unos 200 ingenieros para recurrir la decisión pero al final la aparcaron "por el bien del colegio". El pasado 27 de septiembre y por 11 votos a tres, la junta rectora de la demarcación de Caminos en Cataluña volvió a apoyar un manifiesto a favor del referéndum. El texto no hablaba del 1-O sino que pedía un referéndum pactado. Unos 50 colegios, muchos de ellos de colegiación obligatoria, como el de médicos de Barcelona o el de arquitectos, se sumaron.

Pese a que las encuestas no dan por mayoritario el apoyo a la independencia, los independentistas copan los puestos de representación en la sociedad civil. Desde los colegios profesionales a las asociaciones de vecinos, durante años el independentismo se ha movido para ocupar esos espacios.

Una sentencia vetó un acuerdo similar del Colegio de Abogados por "romper la neutralidad ideológica"

Esto ha colmado la paciencia de muchos ingenieros de Caminos. El pasado 29 de septiembre, el colegio dio un primer aviso. Y el pasado 6 de octubre, la junta de gobierno del Colegio de Caminos recordaba que "conforme con lo establecido en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 1 de diciembre de 2016, los órganos colegiales deben abstenerse de adoptar acuerdos o pronunciamientos de carácter ideológico no relacionados con el ejercicio profesional o con los fines y funciones colegiales".

Y exigía a su demarcación en Cataluña y a su decano que "cesen en la utilización de medios colegiales para difundir posicionamientos ideológicos ajenos al ejercicio profesional o a los fines y funciones colegiales". Reclamando que "retiren de la página web y de las redes sociales los comunicados en los que se condena la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del pasado 1 de octubre en Cataluña y se adhiere a la denominada huelga del 3 de octubre". La demarcación en Cataluña del Colegio de Caminos no ha querido comentar la noticia. No ha retirado nada de su web.

El presidente de Typsa, la mayor consultora, planteó una denuncia a la comisión deontológica

En esa junta, se evidenció la división que provoca el caso. Unos querían ir más allá, como Pablo Bueno, presidente de Typsa, la consultora de ingeniería más grande de España. Este proponía expulsar al decano de Cataluña, Oriol Altisench, previa denuncia ante la comisión deontológica. El presidente del colegio, Juan Santamera, que además es consejero de OHL, no era partidario de la denuncia deontológica. Fuentes del sector explican que hubo gritos y mucha tensión. Al final primó el criterio del director jurídico del colegio, Pablo Linde, y, por seis votos contra cuatro, se decidió no denunciarlo a la comisión deontológica y se dejó la decisión para una próxima junta.

Mientras tanto, otros no han esperado. El decano de la demarcación de Madrid, Miguel Ángel Carrillo, ya ha presentado su propia denuncia ante la comisión deontológica, como han hecho otros colegiados. El decano de Madrid denuncia que su homólogo catalán actúa "con el ánimo de confundir a los colegiados que representa trasladando cuestiones políticas e ideológicas al ámbito profesional". En el colegio hay quien sospecha que la demarcación de Cataluña además de hacerse llamar Colegio de Caminos de Cataluña está creando su propia caja y que maneja su propio presupuesto, en contra de los estatutos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios