unidades de élite de policía y guardia civil

Dos comandos del GEO y dos centenares de GAR, listos para una operación relámpago

Interior tiene activadas en Cataluña a las unidades de élite de las Fuerzas de Seguridad ante la posibilidad de que un tribunal ordene la detención del presidente Carles Puigdemont

Foto: Miles de manifestantes congregados ante la Jefatura Superior de Policía de Barcelona. (David Brunat)
Miles de manifestantes congregados ante la Jefatura Superior de Policía de Barcelona. (David Brunat)

El dispositivo de seguridad que ha diseñado el Ministerio del Interior para tratar de frenar el desafío independentista contempla todos los escenarios. También la posibilidad de que un tribunal ordene detener al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, si proclama esta tarde la declaración unilateral de independencia (DUI).

[Actualización: Puigdemont declara la independencia y la suspende para iniciar un diálogo]

Un equipo del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional se encuentra desplegado en Barcelona para reducir al mínimo su tiempo de respuesta en el caso de que su actuación sea necesaria, según han confirmado a El Confidencial fuentes policiales. Además, el Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, la unidad de élite del Instituto Armado, ha enviado a Cataluña a otros dos centenares de agentes que también están preparados para lanzar una operación en cualquier momento.

Los policías del GEO se incorporaron al dispositivo de Interior antes del referéndum y continúan sobre el terreno a la espera de órdenes. Se trata de una decena de efectivos (dos comandos) desplazados desde el cuartel general de esa sección de la Policía a las afueras de Guadalajara. Se hospedan a sólo unos minutos del centro de la Ciudad Condal. En el caso de los GAR, sus efectivos están desplegados por todo el territorio catalán y ya han participado en el operativo.

Entrenamiento del GEO en su cuartel de Guadalajara (EFE).
Entrenamiento del GEO en su cuartel de Guadalajara (EFE).

En concreto, en los últimos días han tomado el control del aeropuerto de El Prat y de los puertos más relevantes de Cataluña ante el riesgo de que grupos independentistas radicales intenten asaltar instalaciones del Estado para consumar la ruptura con España. Además del GAR, la Guardia Civil también cuenta con un selecto grupo de agentes de superélite, la Unidad Especial de Intervención (UEI), que está igualmente preparada para desplazarse a Barcelona en el caso de que sea necesario, aseguran las fuentes consultadas.

Aunque el traslado a Cataluña de estas unidades especiales de las Fuerzas de Seguridad del Estado se adoptó como una medida de carácter preventivo, su intervención ha ido ganando peso conforme avanzaba el desafío secesionista y Puigdemont, el resto de miembros de su gabinete y la mesa del Parlament mantenían su voluntad de proclamar la DUI, contraviniendo todo el ordenamiento jurídico autonómico y nacional. Por las responsabilidades que ostentan y el papel que han jugado en la estrategia para forzar la creación de un Estado propio, todos los dirigentes en el foco de la Justicia están disfrutando de escolta permanente de los Mossos d'Esquadra.

Agentes del GAR en una operación antiterrorista en Badalona (EFE).
Agentes del GAR en una operación antiterrorista en Badalona (EFE).

Fuentes del despliegue aseguran a este diario que, además, el propio Puigdemont y su equipo están disfrutando en las últimas semanas de medidas reforzadas de protección de los Mossos d'Esquadra ante el temor de que se termine precipitando su arresto. En este sentido, las intervenciones telefónicas ordenadas por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona han revelado que la policía autonómica está utilizando vehículos no logotipados (de paisano) para realizar contravigilancias a todos los altos cargos del Govern durante las 24 horas del día, incluso en sus domicilios. Asimismo, también les están impartiendo cursos encaminados a dificultar las investigaciones de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Aunque Puigdemont pasa estos días la mayor parte del tiempo en Barcelona, mantiene su residencia en el club de golf del municipio gerundense de Sant Juliá de Ramis, a siete kilómetros al norte de la capital de la provincia. En esa localidad tenía que haber votado el 1-O, pero efectivos del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil cerraron ese centro electoral antes de que pudiera depositar su papeleta.

En la actualidad, el Área de Escoltas de los Mossos d'Esquadra está integrada por unos 150 agentes. Las pesquisas del Juzgado número 13 de Barcelona indican que esa unidad estaría siendo la encargada de facilitar a los alto cargos del Gobierno catalán medidas de contravigilancia para prevenir u obstaculizar su posible detención.

En total, el Ministerio del Interior mantiene en Cataluña a más de 6.000 agentes trasladados desde todos los puntos de España. La mayoría están especializados en el mantenimiento del orden público pero también hay efectivos de las unidades de Información y Policía Judicial, entre ellos, miembros de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional y de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Esos agentes enviados en comisión de servicio se suman a los 2.800 policías nacionales y 1.900 guardias civiles que operan en suelo catalán de forma permanente.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
48 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios