con teixidó o cima, marido de inés arrimadas

Lliures se presenta a la caza del centro político catalán... sin grandes empresarios

El nuevo movimiento llenó el Auditorio Axa en Barcelona, con aforo para 600 personas, con un ideario catalanista, liberal, humanista, que se desmarca del frontismo independentista

Foto: Fotografía de archivo de Antoni Fernández Teixidó. (EFE)
Fotografía de archivo de Antoni Fernández Teixidó. (EFE)

Lliures no es todavía un partido político. Pero podría serlo. Ayer llenaron el Auditorio Axa en Barcelona, con aforo para 600 personas, con un programa catalanista, liberal, humanista y, también, desmarcado del independentismo. En el acto, sin embargo, había pocos representantes del mundo empresarial. Sí que estaban el presidente de la patronal Pimec, Josep González; el director del Círculo de Economía, Jordi Alberich; el presidente del Consejo General de Colegios de Economistas de España, Valentí Pich; el excandidato a la presidencia del FC Barcelona Agustí de Benedito, o el director del Institut d’Estudis Financers (IEF), Josep Soler.

El movimiento Lliures está impulsado por el 'exconseller' de Industria de la Generalitat Antoni Fernández Teixidó, y otros antiguos miembros de CDC, como Roger Muntañola o Xavier Cima. Este último, marido de la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, no tomó la palabra: todo lo contrario que su esposa que unas horas antes había protagonizado en Madrid un desayuno informativo arropada por la plana mayor de Ciudadanos, incluido Albert Rivera, y en el que se postulaba para liderar la nueva etapa política en Cataluña.

El objetivo de Lliures es ocupar el espacio de centro derecha moderada que antes ocupaba CiU y que ahora se ha quedado huérfano, con la alianza de PDECAT —antigua Convergència— con la CUP y el hundimiento de los demócrata cristianos catalanes una vez que Unió voló sola y el partido ha entrado en concurso de acreedores. En varias ocasiones, se denunció el excesivo peso político de la CUP en la actual vida política catalana. La apuesta de esta formación se resume en una sentencia de Fernández Teixidó: “El choque de trenes no es inevitable”.

Para Fernández Teixidó, “el presidente Carles Puigdemont sabe que no habrá referéndum, sabe que esto acaba en unas elecciones autonómicas anticipadas constituyentes”. Pero según este líder político, “este proceso solo se puede conseguir con el apoyo de la CUP, de Catalunya Sí que es Pot, y de un escoramiento a la izquierda de Cataluña que no nos gusta”.

“Esto no es un partido. Es un movimiento político que tiene la aspiración de ser un partido. Y eso depende de ustedes. No haremos el ridículo. Si hay apoyos, si hay financiación, tendremos un partido e intentaremos ir a las elecciones”, manifestó ayer Fernández Teixidó.

El acto de ayer fue una toma de temperatura social para calibrar los niveles de apoyo para lanzar la formación como un partido político que se pueda presentar a unas elecciones autonómicas que el actual presidente catalán, Carles Puigdemont, podría avanzar durante 2017.

El nuevo movimiento político reunió a más de 700 personas en su acto fundamental con la esperanza de recuperar el centrismo político de carácter catalanista

El ambiente en el auditorio Axa era de profesionales liberales, empresarios de pymes y más jóvenes de los que podría pensarse en una Cataluña en la que los medios de comunicación tienen puesto el foco en el independentismo. Vamos, lo que tradicionalmente había sido el tradicional votante de CDC.

Pocas referencias a España, a la política española y la relación con Cataluña. Muchas a la burocracia, los altos impuestos, la defensa de la propiedad privada y la problemática de la empresa, desde el alto precio de la energía hasta las dificultades para crear una sociedad mercantil. Se habló de favorecer la competencia, de crear empleo y de fomentar a las pymes como el motor de la economía. Arquitectura liberal para captar a los catalanes que “se han quedado huérfanos de un partido político”.

El centro no tiene quien le escriba

El centro en Cataluña no tiene quien le escriba desde que hace seis años se inició el proceso independentista. “La situación en Cataluña es insostenible por la política de trinchera”, apuntó Roger Muntañola en su intervención. “Aquí no encontrarán ni días históricos ni actos masivos ni proclamas de que en un futuro la vida sea mejor”, ha ironizado Muntañola sobre la manera de hacer política del independentismo.

Lliures no está solo en esta estrategia. Ciutadans en Cataluña está moderando su discurso. Y la estrategia de Miquel Iceta en el PSC pasa por aguantar el chaparrón hasta que el independentismo se estrelle y luego recoger los restos del naufragio como partido de orden y catalanista. El mismo espacio, tres aspirantes, si es que Lliures acaba constituyéndose al final como partido político.

El principal impulsor del movimiento, Antoni Fernández Teixidó, se mostró emocionado por el número de asistentes y explicó que “Lliures es la voluntad de poner el catalanismo al día”. Un catalanismo que no se opone al derecho a decidir, pero que discrepa de la hoja de ruta marcada por los antiguos convergentes y sus socios de gobierno.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios