Es noticia
Menú
Las farmacias catalanas, desabastecidas: "Mas nos utiliza como arma contra Rajoy"
  1. España
  2. Cataluña
el testimonio de los farmacéuticos

Las farmacias catalanas, desabastecidas: "Mas nos utiliza como arma contra Rajoy"

Los medicamentos más caros empiezan a desaparecer de las estanterías de las apotecas más pequeñas. Los boticarios denuncian que están desesperados, acumulan deudas de 60.000 euros

Foto: Los farmacéuticos protestan frente a la Generalitat. Era octubre del 2012. (EFE)
Los farmacéuticos protestan frente a la Generalitat. Era octubre del 2012. (EFE)

María Dolors Nieto lleva meses sin cobrar un sueldo y paga a duras penas el de sus empleados. Acumula una deuda de 60.000 euros en medicamentos. Su farmacia está a dos pasos de la Rambla, pero no recibe la riada de turistas del Barrio Gótico de Barcelona. Eso implica menos venta libre y más dependencia de los medicamentos con receta. "No sé cómo voy a hacer frente a otro impago", lamenta. Su supervivencia está en manos del Gobierno de Cataluña. El problema es que la Generalitat ni está ni se la espera.

"Mas nos está utilizando como arma contra el gobierno central", denuncia Juan Carlos Martínez, que regenta una botica en la Vía de les Corts Catalanes. En efecto, la única solución propuesta por la Generalitat es que el Gobierno central habilite un nuevo FLA extraordinario para poder hacer frente a la deuda.

Sin embargo, tal y como publicó 'El Confidencial', el Govern sí que tiene previsto hacer frente a un pago de un millón de euros por los muebles de la nueva Hacienda Catalana independiente. Los esfuerzos de la Generalitat se invierten por entero en la tan ansiada independencia.

Todo parece indicar que los farmacéuticos catalanes no cobrarán ninguna factura por los medicamentos vendidos con receta este 5 de noviembre, cuando vence el plazo. La deuda de la Generalitat superará a partir de mañana los 330 millones de euros correspondientes a los meses de julio (121,5 millones), agosto (100 millones) y septiembre (112,5 millones) y retrasos de cuatro meses en los pagos respecto a la fecha de facturación.

Desabastecimiento en las farmacias pequeñas

Las farmacias pequeñas y apartadas de las zonas turísticas son las que peor están aguantando esta época de carestía. "Los clientes vienen buscando medicamentos que les han desaparecido de la botica de su barrio", relata Martínez, propietario de un establecimiento grande en una zona de mucho paso.

Un sainete que dura cuatro años

Los farmacéuticos catalanes están aguantando el tirón gracias al crédito adelantado primero por BBVA y más tarde por CaixaBank a través de un factoring. Las dos entidades se comprometieron con el Colegio de Farmacéuticos de Cataluña a adelantar el dinero. Son ellas las que desde hace dos años parchean el roto en las cuentas.

El sainete dura ahora cuatro años. En los últimos doce meses el volumen de facturas de medicamentos dispensados y sin pagar ha fluctuado hasta tres veces: en septiembre de 2014 pasó de 1 a 2 meses acumulados; en febrero, se agravó de 2 a 3; el mes de abril volvió a ser de dos meses después de la llegada de un FLA extraordinario, y con el impago de octubre, el 5 de noviembre de 2015 volverá a incrementarse hasta 3.

La legislación les prohíbe no dispensar medicamentos y deberán seguir pagándolos de su bolsillo

"Lo peor fue hace dos años. Estábamos con el agua al cuello y tuvimos que pedir una ampliación de crédito", recuerdan desde la apoteca frente a la Catedral de Barcelona. En el resto de ejercicios, la Administración anunciaba la falta de liquidez en otoño, coincidiendo con el segundo semestre del año. Sin embargo, este año se ha producido ya en dos ocasiones: en febrero y ahora. La situación vuelve a ser tan desesperada como en 2013. Y entonces hubo huelga.

¿Bajarán persiana?

Si la situación de impagos continúa, muchos farmacéuticos pueden llegar a una situación límite: ¿Está por delante la salud pública o la propia supervivencia del negocio? ¿Irán a la huelga? La legislación española prohíbe a estos comerciantes dejar de dispensar medicamentos a pesar de estarlos pagando de su bolsillo.

Por ahora la mayoría solo se plantea bajar la persiana si se organiza una movilización colectiva: "Si solo lo hace el 90% y el 10% restante sigue abriendo, no conseguiremos nada. Tenemos que hacerlo todos juntos", concluyen. Mientras, Cataluña sigue sin ser capaz de dar forma a un gobierno que busque una solución para este colectivo. Todo sea por la indepencia.

María Dolors Nieto lleva meses sin cobrar un sueldo y paga a duras penas el de sus empleados. Acumula una deuda de 60.000 euros en medicamentos. Su farmacia está a dos pasos de la Rambla, pero no recibe la riada de turistas del Barrio Gótico de Barcelona. Eso implica menos venta libre y más dependencia de los medicamentos con receta. "No sé cómo voy a hacer frente a otro impago", lamenta. Su supervivencia está en manos del Gobierno de Cataluña. El problema es que la Generalitat ni está ni se la espera.

Farmacia
El redactor recomienda