FARMAINDUSTRIA, "OPTIMISTA" DE CARA AL FUTURO

La industria farmacéutica mira al 20-D: sigue en el aire su nuevo marco regulatorio

El futuro Gobierno de España condicionará también a las farmacéuticas que, entre otras cosas, siguen pendientes del marco de estabilidad con Hacienda y Sanidad, fundamental para regular el sector

Foto: El presidente de Farmaindustria, Antoni Esteve (i), Alipio Gutiérrez, presidente de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (AINIS) y Humberto Arnés, director general de Farmaindustria. (EC)
El presidente de Farmaindustria, Antoni Esteve (i), Alipio Gutiérrez, presidente de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (AINIS) y Humberto Arnés, director general de Farmaindustria. (EC)

El nuevo mapa político que dibujarán las próximas elecciones generales despierta ciertas inquietudes en la industria farmacéutica, consciente de que la conformación del futuro Gobierno de España afectará con toda probabilidad al ritmo de desarrollo de iniciativas previstas a corto plazo, como el nuevo marco regulatorio que depende de Hacienda y Sanidad, así como a las propuestas y promesas previstas en los programas electorales e, incluso, puede poner en jaque la continuidad de políticas puestas en marcha tras los comicios autonómicos del pasado mayo.

Inquietudes que Farmaindustria, la patronal de las farmacéuticas en España, puso sobre la mesa en el XII Seminario de Periodistas celebrado en Antequera el pasado viernes, y que están basadas en lo que ya es hoy una realidad según todas las encuestas: que como mínimo harán falta dos partidos para garantizar la gobernabilidad de España y será necesario un amplísimo consenso entre las distintas fuerzas. Y esas incertidumbres de las que habla el sector no son 'peccata minuta', teniendo en cuenta el protagonismo que la sanidad acapara en las arcas estatales. Por ejemplo, el presupuesto destinado a esta partida para el conjunto de comunidades autónomas se cifró en 53.839 millones de euros en 2015, y el gasto sanitario público alcanzó los 61.710 millones en 2013 (último año del que existen cifras oficiales).

Sin duda, uno de los grandes objetivos de la patronal a nivel estatal es la creación de un marco de estabilidad vía real decreto que permita al Gobierno acometer sus retos presupuestarios y al sector farmacéutico, por su parte, garantizar el acceso de los productos y continuar con su labor investigadora. En definitiva, pretende construir un verdadero modelo sostenible de prestación sanitaria y farmacéutica. A pesar de que este acuerdo sigue en el aire, durante el último año la patronal ha intensificado las conversaciones con los ministerios dirigidos por Cristóbal Montoro y Alfonso Alonso y reconoce mostrarse "optimista" de cara al futuro ante los avances logrados en estos meses, ya que el documento está prácticamente acabado. Sin embargo, a solo ocho semanas de las elecciones generales, una vez más el acuerdo dependerá de los próximos titulares de ambas carteras ministeriales.

En el plano autonómico, la estabilidad política también tendrá mucho que decir. El director del departamento de relaciones con las CCAA de Farmaindustria, José Ramón Luis-Yagüe, hizo hincapié en la obligación que tienen las administraciones de garantizar el derecho de todos los pacientes a acceder a los medicamentos incluidos en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud (SNS) en condiciones de igualdad. Un derecho recogido expresamente por el Tribunal Constitucional y que los gobiernos regionales deben tener en cuenta a la hora de adoptar determinas medidas en sus respectivas autonomías.

Medidas regionales impulsadas

De hecho, tras el 24-M algunos ejecutivos regionales ya han ido implementando medidas que podrían afectar al acceso a los medicamentos, según la patronal. En Andalucía, por ejemplo, está en marcha el anteproyecto de ley de Garantías y Sostenibilidad de la sanidad pública, y Extremadura también lo ha planteado al contar con el supuesto apoyo de algunos colectivos sanitarios, asentando un claro precedente para que las CCAA puedan ir aprobando sus propias leyes regionales en la materia.

Otros ejemplos son las comisiones de evaluación y selección de medicamentos, como la anunciada en Valencia o el catálogo único de fármacos hospitalarios que Andalucía ha asegurado que creará. La patronal insiste en ofrecer su colaboración al respecto pero advierte también de los riesgos que puede suponer, insistiendo en que un catálogo no debe impedir que los médicos sigan prescribiendo medicamentos que están incluidos en el del ministerio. De hecho, Farmaindustria recuerda que recurrió la lista promovida por Aragón para sus hospitales públicos, y que se resolvió en favor de la patronal al quedar demostrado que impedía una igual accesibilidad de todos los ciudadanos.

Una de las medidas más controvertidas son las subastas para la selección de medicamentos de que han hablado abiertamente Baleares, Canarias y Extremadura y que Andalucía puso en marcha por primera vez en 2012 -el Gobierno de Rajoy la recurrió, siendo este uno de los grandes conflictos institucionales generados entre el Ejecutivo central y la Junta dirigida por Susana Díaz-. El presidente de Farmaindustria, Antoni Esteve, ya se pronunció a este respecto en este diario, cuando aseguró que se trata de un mecanismo "excluyente", además de que imponen un modelo "perverso priorizando la oportunidad económica".

El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés. (EFE)
El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés. (EFE)

Farmaindustria insiste además en la importancia de "distinguir entre subastas y compras centralizadas". Precisamente en la patronal hay un convencimiento total del impulso que habrá próximamente de compras generalizadas que parecen ser una medida de ahorro efectiva. Las primeras fueron las de las vacunas de la gripe A en 2009 y la más reciente se aprobó en octubre del año pasado para adquirir varios de los medicamentos más utilizados en hospitales españoles, como anticancerosos o antivirales. El mayor inconveniente es que hay que establecer acuerdos entre todas las comunidades, y producto a producto, para que después el Consejo de Ministros dé luz verde.

La patronal de la industria farmecéutica en España, que reivindica su papel como actor fundamental para reactivar la economía del país, insistió el pasado viernes en que su principal misión es "proveer de nuevos medicamentos a la sociedad", en palabras del director general, Humberto Arnés. Ahora bien, Farmaindustria no duda en reiterar su posición: lo fundamental es generar esos marcos regulatorios con las distintas administraciones que permitan conciliar el acceso de todos los pacientes al tratamiento más adecuado para sus enfermedades, garantizando a la vez la sostenibilidad del SNS y permitiendo el desarrollo de la actividad empresarial de las farmacéuticas. Y todo ello pasa, como la mayoría de las cuestiones, por el próximo 20 de diciembre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios