POR EL BLANQUEO EN MARINA PORT VELL

El jefe de Antifraude señala al número cuatro de Trias por cobrar comisiones

Daniel de Alfonso, jefe antifraude de la Generalitat catalana, ha señalado -sin nombrarlo- al número cuatro de la candidatura de CiU a Barcelona por cobrar comisiones en Marina Port Vell

Foto: Foto Antoni Vives: ACN / Foto puerto: Marina Port Vell
Foto Antoni Vives: ACN / Foto puerto: Marina Port Vell

El director de la Oficina Antifraude de Catalunya (OAC), Daniel de Alfonso, ha optado por calentar la campaña de las municipales en Barcelona que arrancó anoche. De forma sorprendente insinuó públicamente que el regidor Antoni Vives, número cuatro de la lista de Xavier Trias por Barcelona, había cobrado comisiones por la posible operación de blanqueo llevada a cabo por capital ruso proveniente de paraísos fiscales en Marina Port Vell, donde un grupo de inversores ha impulsado un taller y punto de atraque de yates de superlujo.

Las declaraciones de Alfonso se produjeron hace 15 días en Estados Unidos, en Nueva York, durante un ciclo de conferencias sobre la corrupción urbanística que acogió la Columbia Law School. La OAC, un organismo independiente creado por el presidente catalán Artur Mas y que responde ante el Parlament, había publicitado la conferencia pero no había desvelado su contenido concreto.

Sin embargo, la Columbia Law School grabó en vídeo la totalidad de la intervención de director Antifraude y aquí viene la sorpresa. Daniel de Alfonso explica con todo detalle una operación que no nombra de forma directa pero que se identifica sin duda alguna con la compra de Marina Port Vell por parte el grupo británico Salamanca. De Alfonso advierte ante su audiencia estadounidense: “Se necesitaba de autorización del responsable del ayuntamiento de la ciudad” y en otro momento se pregunta de manera retórica: “La cuestión es: ¿alguien puede pensar de verdad que un responsable público puede convertirse en cómplice de un blanqueo de capitales de 100 millones de dólares sin llevarse una comisión a cambio? Eso es corrupción administrativa”.

Este es el vídeo de la intervención de De Alfonso:

Apunta contra Antoni Vives como cómplice en el blanqueo

El Confidencial, que había desvelado hace más de un año que fondos de oligarcas rusos de origen dudoso se ocultaban tras la inversión en la concesión administrativa de Marina Port Vell, se ha puesto en contacto con la Oficina Antifraude. Portavoces de esta entidad han asegurado que la intención de De Alfonso no fue acusar a nadie en concreto, sino que en el contexto de un foro del sector de carácter técnico sólo se puso un “ejemplo práctico con datos verosímiles”.

Despacharse a fondo

Pero el vídeo deja constancia de que Daniel de Alfonso no se corta un pelo. Y señala a Vives una y otra vez. Sin nombrar al alto cargo municipal, explica en esta universidad norteamericana que fue “quien, por cierto, seis meses antes, por su cuenta y riesgo, se desplazó al salón náutico de Mónaco para anunciar esta obra sin que nadie en el Ayuntamiento tuviera conocimiento de ella”. Este es el vídeo de Antoni Vives en Mónaco defendiendo las bondades del proyecto. A partir del 0:47.

No sólo eso. También detalla lo que alegó Vives ante la Oficina Antifraude cuando tuvo que declarar para dar explicaciones. “Por cierto, el responsable público, cuando fue preguntado por ello, lo que se le ocurrió decir es que él no mira nunca de dónde viene el dinero para invertir”, relata en tono escandalizado Daniel de Alfonso.

De Alfonso concluye que la operación de Salamanca Group en Marina Port Vell fue un blanqueo de capitales de libro y que, por eso, “después de averiguar todas las cuentas las pusimos en conocimiento del órgano de prevención del blanqueo de capitales que depende del Banco de España (Sepblac)”. No advierte De Alfonso que en caso de haber encontrado otro tipo de delitos, como el tráfico de influencias, habrían tenido que remitir el informe a la Fiscalía de Barcelona, algo que no hicieron, por lo que Vives salió limpio de polvo y paja de la investigación de Antifraude, que sin embargo cuestionaba gravemente su actuación.

Fuentes de la candidatura de CiU a Barcelona han negado las acusaciones y han recordado que cuatro días después de su incendiaria conferencia, el 28 de abril el propio Daniel de Alfonso remitió una carta archivando todas las actuaciones de su oficina por Marina Port Vell. ¿Por qué De Alfonso dice una cosa y escribe otra con tan poco tiempo de diferencia? Desde Antifraude alegan que en las universidades norteamericanas es normal plantear estudios de casos y que lo que explica su director es un caso hipotético. Pero entonces ¿cuántos hipotéticos altos cargos municipales de una ciudad española han modificado planes urbanísticos de una marina de yates de superlujo y luego se han ido a Mónaco a defender el proyecto en una feria del sector?

Antoni Vives ha sido el principal valedor de la operación de Marina Port Vell. Persona de la confianza de Artur Mas, fue secretario general de la Generalitat en el último gobierno de Jordi Pujol cuando Mas ocupaba el cargo de conseller en cap. Trias, que optó por una candidatura continuista, colocó a Vives en el cuarto puesto de su lista electoral por Barcelona.

Un proyecto polémico

Marina Port Vell es un proyecto polémico. La construcción de un taller de yates de lujo en el barrio de la Barceloneta ha contado con una fuerte oposición vecinal. Pero al mismo tiempo no le han faltado connivencias políticas, tanto por parte del consistorio, en la planificación urbanística, como del Puerto de Barcelona, que preside otro político muy cercano a Artur Mas, Sixte Cambra. Incluso se le amplió la concesión, lo que facilita el pelotazo de los rusos, que además nunca han dado la cara en la operación pese a tratarse de una concesión pública.

Las Administraciones implicadas no han hecho ningún cambio en la concesión ni revisión en las condiciones pese a las abundantes pruebas de que la misma se llevó a cabo sin la transparencia que requiere un contrato público de este estilo.

Salamanca Group, que ha invertido 79 millones de euros en la operación, siempre ha negado su vinculación con el presidente de Lukoil, Vagit Alekperov, y sus socios. De Alfonso, en su conferencia, incluso desvelaba algunos detalles chuscos de la estructura societaria tras la que se ocultaban los rusos, como un testaferro en Holanda que era “una estudiante de Psicología de 20 años” y que administraba una sociedad que tenía como único capital un euro.

La actuación de De Alfonso en Estados Unidos recuerda a “los aromas de corrupción” con los que el entonces el fiscal general del Estado Eligio Hernández solventó el caso de los créditos de la Caric, en los años noventa y que había causado perjuicios de miles de millones de pesetas a la Generalitat de la época. No pudo probar el delito pero allí dejó la frase, para la Historia.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios