La paga extra que perdieron los funcionarios catalanes divide al Gobierno de Mas
  1. España
  2. Cataluña
El debate se prepara para este otoño

La paga extra que perdieron los funcionarios catalanes divide al Gobierno de Mas

Diversos consellers están presionando al titular de la cartera económica, Andreu Mas-Colell, para que los funcionarios catalanes recuperen su paga extra

Foto: Artur Mas y Andreu Mas-Colell, durante una sesión de control al Gobierno catalán. (Efe)
Artur Mas y Andreu Mas-Colell, durante una sesión de control al Gobierno catalán. (Efe)

Diversos consellers de la Generalitat están presionando al titular de la cartera económica, Andreu Mas-Colell, para que los funcionarios catalanes recuperen su paga extra, según han explicado fuentes del gobierno catalán y de la propia CiU.

Mas-Colell se resiste por cuestiones de control presupuestario. Pero incluso él, en una entrevista a TV3 este pasado mes de julio, abrió esta posibilidad, si bien asegurando que no sabía cuándo se podría recuperar dicha paga extraordinaria y señalando que “sería altamente deseable”, pero siempre refiriéndose a 2015, ya que los Presupuestos de 2014 ya no recogían dicha paga.

Mas-Colell representa en el Govern el rigor económico, mientras que otros consellers, de perfil más político, como Felip Puig (Empresa y Ocupación), Frances Homs (Presidencia y que ahora controla el partido a través del nuevo secretario general de CDC, Josep Rull) o Germà Gordó (Justicia) quieren recuperar la paga y avanzarlo a este 2014.

Los funcionarios catalanes llevan tres años sin paga extra de Navidad, desde el 2011, cuando empezaron a aplicarse los recortes. Eso supone un ahorro anual para la Generalitat de 500 millones. Pero para 164.384 funcionarios, que la administración catalana tiene según consta en los Presupuestos de 2014, esto supone mantener una rebaja de entre el 6% y el 8% en función de su categoría y afecta a aspectos claves de la economía catalana: por ejemplo, la campaña de ventas navideñas.

En el partido y en el Govern ya están empezando las maniobras para iniciar la presión sobre Mas-Colell este otoño. Entre otras razones porque si 9 de noviembre, como es previsible, no hay la consulta prometida, habrá que convocar elecciones autonómicas anticipadas. Tradicionalmente el funcionariado catalán ha sido un núcleo de votante pujolista. Pero después de tres años sin paga de Navidad, antes votarían a Ebenezer Scrooge.

Los contactos para este cambio en la política económica se iniciaron antes de que el presidente Jordi Pujol confesase tener dinero sin declarar en Andorra. Pero es evidente que este hecho tendrá un impacto electoral negativo para CiU. Algo que, en parte, se podría paliar recuperando la paga para los funcionarios. El debate amenaza con ser agrio y podría obligar a Artur Mas a ejercer de árbitro.

Argumentos económicos

Para convencer a Mas-Colell se pondrán sobre la mesa argumentos económicos. Entre ellos que el presidente español Mariano Rajoy devolvió la paga extra a los funcionarios de la administración central en 2013.

Otra línea de defensa a favor es que incluso en CCAA con problemas financieros más agobiantes que Cataluña, como la Comunidad Valenciana, se mantiene la paga e incluso se está devolviendo una parte de lo que se dejó de pagar en 2012. El razonamiento ante Mas-Colell es obvio: que el trato que se está dando a los funcionarios catalanes es discriminatorio y que debe terminar.

Falta de fondos

Pero Andreu Mas-Colell tiene problemas más acuciantes. El plan de privatizaciones va con retraso, la falta de ingresos está tensionando la caja otra vez y buena parte de los nuevos impuestos, como el que se quiere aplicar a las líneas de ADSL, no se cobrará de manera efectiva hasta dentro de varios años a causa de la oposición de los interesados. En esencia, depende del Fondo de Liquidez Autonómica.

Sólo si Rajoy acepta la parte económica del paquete de 23 medidas que le presentó Mas en julio, la Generalitat podría obtener un poco de oxígeno financiero. Y es dudoso que llegue antes del 31 de diciembre. Además la Generalitat ya ha ajustado mucho más que otras administraciones públicas, incluso con su personal que no es funcionario.

Artur Mas Andreu Mas-Colell Felip Puig Jordi Pujol Mariano Rajoy Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda