Es noticia
Menú
El PSC abre la ‘guerra’ con CiU y monta a Trias un Gobierno paralelo en Barcelona
  1. España
  2. Cataluña
COMO MARAGALL LE HIZO A PUJOL

El PSC abre la ‘guerra’ con CiU y monta a Trias un Gobierno paralelo en Barcelona

El cambio ya se nota: después de que el exportavoz del PSC, Jaume Collboni, ganase las primarias de esta formación en Barcelona éste acaba de formar ya un gobierno en la sombra para marcar al convergente Xavier Trias, y no darle tregua

Foto: El candidato del PSC para la alcaldía de Barcelona Jaume Collboni (i), y el primer secretario del PSC, Pere Navarro. (EFE)
El candidato del PSC para la alcaldía de Barcelona Jaume Collboni (i), y el primer secretario del PSC, Pere Navarro. (EFE)

El cambio ya se nota: después de que el exportavoz del PSC,Jaume Collboni, ganase las primarias de esta formación en Barcelona y de que el jefe del grupo municipal, Jordi Martí, dimitiese de su cargo, el principal grupo de la oposición en la capital catalana se ha puesto las pilas. Collboni acaba de formar ya un Gobierno en la sombra para seguir de cerca los pasos que da el alcalde, el convergente Xavier Trias, y no darle tregua.

“Nuestro objetivo es desalojar a Trias del Ayuntamiento de Barcelona en 2015, marcarlo de cerca y presentarnos ante la sociedad barcelonesa como una alternativa creíble en las próximas municipales”, señaló Collboni a El Confidencial. Una de sus principales metas es “que los ciudadanos nos vean como una oposición clara desde la izquierda en Barcelona”.

Esta táctica es la que aplicó Pasqual Maragall cuando se presentó a sus primeras elecciones autonómicas en 1999 (que ganó en votos pero perdió en escaños). Maragall le montó a Jordi Pujol un Gobierno en la sombra que acabó desgastando de manera importante al Ejecutivo catalán y levantó sonados escándalos como el caso Treball y el caso Pallerols (ambos referentes a desvío de fondos de la Administración autonómica). Un cambio de estrategia que se conoce, además, horas después de que el PSOE hiciera causa común con el PP en el Congreso para dar portazo al referéndum de Mas y que supone todo un aviso a navegantes de cómo va a ser la política en Cataluña en los próximos meses.

Ahora, pues, se avecina un año intenso en el que los socialistas se echarán encima de Xavier Trias para intentar recuperar Barcelona. Y es que hay una superstición que dice que hasta que la capital catalana no vuelva a manos de la izquierda, esta tampoco podrá conquistar de nuevo la Generalitat. Superstición o no, el PSC ya le ha puesto el ojo encima a Barcelona y no escatimará esfuerzos para acorralar a CiU y empujarla fuera de los despachos municipales.

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias. (EFE)
El nuevo hombre fuerte socialista de Barcelona también ha dado cabida en este gabinete a Carmen Andrés, su rival en la segunda vuelta de las primarias, a la que ganó el pulso el pasado sábado. Por el contrario, Jordi Martí rehusó formar parte de esta aventura, más atento a los cantos de sirena que le ha lanzado el portavoz de ERC, Jordi Portabella, para que se cambie de bando y se presente por las listas republicanas en las municipales del año que viene.

Marcaje edil a edil

Collboni tendrá en el concejal Gabriel Colomé a la persona de su total confianza. Colomé, que hasta ahora era portavoz, había ocupado el cargo de director del Centro de Estudios de Opinión (CEO, el CIS catalán) durante el segundo gobierno tripartito y en el futuro será el presidente de grupo municipal socialista en sustitución de Martí. Además, se ocupará del área de cultura y conocimiento y del distrito del Eixample, el corazón de Barcelona. Su cometido será también vigilar de cerca al edil Jaume Ciurana, uno de los hombres de confianza del alcalde Trias y quinto teniente de alcalde.

En realidad, la estrategia de los socialistas es controlar férreamente a los cinco tenientes de alcalde del Gobierno municipal y ponerlos continuamente en evidencia. Su intención es que no puedan realizar cualquier movimiento sin sentirse vigilados de cerca.

Jordi Martí. (EFE)“Lo que les he dicho a los miembros de este Gobierno en la sombra es que cada uno ha de trabajar como si fuese un teniente de alcalde. No debemos dar tregua al equipo municipal”, señala el líder socialista a este diario.

Además, ya tiene varias medidas en cartera. La primera es “que se congele la subida del transporte público. Consideramos que es una medida de urgencia y, como tal, la presentaremos en todas las comisiones municipales que podamos”.

Otra de las iniciativas es “decirle a Trias dónde debe emplear los 140 millones de euros que tiene de superávit. Creo que han de ir en su totalidad a políticas sociales. Y, en concreto, a acabar las obras del Hospital del Mar, que da cobertura a los ciudadanos de Sant Martí y de Ciutat Vella y a políticas sociales activas para crear empleo para la gente joven”.

Collboni también encargó a Joan Trullén un Plan de Desarrollo Económico. Trullén, cuyo cometido será dinamizar la política industrial, deberá “idear fórmulas de creación de empleo de calidad en la ciudad y dinamizar diversas áreas de Barcelona, así como el distrito 22@”.

El cambio ya se nota: después de que el exportavoz del PSC,Jaume Collboni, ganase las primarias de esta formación en Barcelona y de que el jefe del grupo municipal, Jordi Martí, dimitiese de su cargo, el principal grupo de la oposición en la capital catalana se ha puesto las pilas. Collboni acaba de formar ya un Gobierno en la sombra para seguir de cerca los pasos que da el alcalde, el convergente Xavier Trias, y no darle tregua.

PSC Jordi Pujol Xavier Trias CiU Política Barcelona
El redactor recomienda