Es noticia
Menú
La industria aeroespacial española saca pecho: "Indra será responsable de la comunicación por satélite del Ejército noruego"
  1. España
  2. Andalucía
FORO EL CONFIDENCIAL

La industria aeroespacial española saca pecho: "Indra será responsable de la comunicación por satélite del Ejército noruego"

El máximo responsable de la compañía adelantó la noticia durante su intervención en el foro ‘Sevilla, ecosistema de innovación’, donde también evidenció la importancia del sector aeroespacial en el PIB español

Foto: Ignacio Mataix, CEO de Indra, durante su ponencia sobre 'El papel de España en la innovación aeroespacial'.
Ignacio Mataix, CEO de Indra, durante su ponencia sobre 'El papel de España en la innovación aeroespacial'.

Aunque es una gran desconocida, la industria aeroespacial española tiene un peso considerable en la fuerza económica nacional y ocupa una posición relevante en el escenario europeo. Tanto es así que una de las actividades que la integran, el sector aeronáutico, aporta un 1,2% del PIB nacional y representa casi un 5,5% de la partida industrial. A esto hay que sumar la producción relacionada con defensa e investigación espacial. Así, se confirma como “una industria estratégica, exportadora y de alto valor añadido”, que “contribuye con 9.000 millones de euros al año y genera 35.000 empleos directos, con una inversión en I+D+i superior a los 1.500 millones de euros”, tal y como reivindicó Ignacio Mataix, CEO de Indra, durante su intervención en el foro 'Sevilla, ecosistema de innovación', organizado por El Confidencial de la mano del Ayuntamiento de Sevilla, Telefónica e Indra. En este espacio aprovechó para remarcar que “somos una potencia mundial, nuestro sector es el quinto de Europa y se puede afirmar que no hay muchos entornos económicos en nuestro país que consigan estas cifras”.

Foto: Ponentes de la mesa redonda ‘Construir la ciudad del futuro desde el tejido empresarial’, junto a José Luis Losa, moderador del foro.

En su discurso titulado 'El papel de España en la innovación aeroespacial', Mataix adelantó, como ejemplo notorio del músculo que tiene este sector, que “la Agencia Noruega de Material de Defensa ha adjudicado a Indra la implantación de sus comunicaciones por satélite, aspecto crítico para la gestión de las operaciones de sus fuerzas armadas”. Esta maniobra servirá para que la multinacional de origen español desarrolle “los nodos que actuarán como enlace entre los terminales de comunicaciones y la constelación de satélites”, según explicó el CEO de la compañía. Asimismo, añadió que “nos sentimos muy orgullosos de esta adjudicación porque nuestro objetivo es llevar al máximo nivel de fiabilidad y eficacia las comunicaciones del Ejército noruego y lo haremos con nuestra experiencia en el despliegue de redes, estaciones y terminales satelitales, ya que estamos a la vanguardia mundial en este terreno”.

Justamente, uno de los aspectos mejor valorados de la industria aeroespacial española se encuentra en la fabricación de satélites, ya que tiene capacidad para “cubrir el ciclo completo de diseño y fabricación de una aeronave o un satélite, con toda su tecnología y sistemas”, especificó Mataix. No obstante, a la vez, concretó que “pese a que estamos haciendo los deberes en la línea correcta, necesitamos más inversión de forma continuada para tener estabilidad y adquirir soberanía en materia de defensa”.

El Perte Aeroespacial movilizará casi 2.200 M de euros públicos y 2.340 de origen privado hasta 2025 (400 M para el ámbito espacial)

Respecto a la capilaridad en el sector, matizó que es necesario que las grandes empresas como Indra “ejerzan de vehículo tractor para que las ‘startups’ y organizaciones emergentes puedan crecer y potenciar su papel”. En este sentido, puso el ejemplo del Perte Aeroespacial aprobado por el Gobierno nacional con el objetivo de impulsar, a través de la I+D+i, la transición ecológica y digital. “Con esta fórmula se movilizarán casi 2.200 millones públicos y otros tantos —2.340 millones— de origen privado hasta 2025”. Mataix detalló que en el ámbito espacial "el plan destinará 400 millones y la mitad procederá de fondos públicos para proyectos estratégicos". Entre estos, destacó “el lanzamiento de una constelación de 16 satélites de observación de la Tierra, en colaboración con Portugal, para monitorizar los efectos del cambio climático”.

Mejor canalización de la inversión público-privada

Igualmente, el CEO se detuvo a analizar el papel que desempeñará la futura Agencia Espacial Española anunciada por el Gobierno: “Servirá para canalizar mejor la inversión público-privada y dará mayor visibilidad a este segmento”, aseguró, para defender después que, precisamente, “se trata de un sector que se encuentra en auge y en plena dinámica de cambios”. De hecho, desde su punto de vista, “el acceso al espacio se ha democratizado con la entrada de capital privado a un negocio que tradicionalmente era institucional”, esto lo ha llevado a “experimentar unos crecimientos sin precedentes”. De esta forma, “la agencia ayudará a capturar valor e impulsar una actividad en la que podemos aspirar a convertirnos en un referente global”, señaló.

placeholder Ignacio Mataix, en un momento de su intervención en el foro de El Confidencial.
Ignacio Mataix, en un momento de su intervención en el foro de El Confidencial.

En una línea similar y en referencia a la cuarta Revolución Industrial, así como al proceso digitalizador que experimenta la sociedad hoy en día, Mataix enfatizó que “nuestro sector siempre ha sido disruptivo y opera en los límites de la tecnología”, lo que “nos obliga a atraer y retener a los mejores profesionales”. Además, bajo su perspectiva, “actualmente los ciclos de innovación son tan cortos que el riesgo de quedar obsoleto si no se invierte en I+D+i es cada vez mayor”. Y recordó, una vez más, el rol que deben jugar “las empresas exitosas a la hora de impulsar a las pequeñas y medianas para crear un tejido fuerte y con capacidad propia”.

[GALERÍA | Pinche aquí para ver la galería completa del evento]

Sin embargo, el ejecutivo de Indra confirmó que, para mantenerse en la vanguardia mundial, “los países del entorno debemos aunar esfuerzos para llegar más lejos en la tecnología aeroespacial”. Esa colaboración europea “debe ser especialmente crítica en los ámbitos de defensa y espacio, donde, si no somos capaces de aunar recursos para seguir innovando, corremos el riesgo de quedarnos muy atrás”, recalcó. Al mismo tiempo, indicó que las firmas localizadas en España se pueden considerar líderes mundiales en “desarrollo de aeroestructuras en materiales compuestos, gestión del tráfico aéreo o aeronaves de transporte militar”, pero también “disponemos de propuestas propias en todos los segmentos de actividad: sistemas de satélites, lanzadores o proveedores de servicios, entre otros”, precisó.

Indra coordinará el Future Combat Air System (FCAS), el programa con el que Francia, Alemania y España diseñan un nuevo avión de combate

Para concluir, Mataix hizo un repaso por algunos de los grandes proyectos aeroespaciales en los que participa Indra, como Startical, una filial conjunta creada con Enaire para desplegar una constelación de más de 200 nanosatélites que “ampliarán la cobertura de vigilancia y comunicaciones aéreas a extensas zonas oceánicas o remotas”. Otro ejemplo es el Future Combat Air System (FCAS), un programa para diseñar un nuevo avión de combate, codesarrollado por Francia, Alemania y España y “del que seremos coordinador industrial nacional”. Finalmente, resaltó el papel de la compañía en “la digitalización del Network Manager de Eurocontrol [el principal organismo de la navegación aérea en Europa], que servirá para incrementar la eficiencia del transporte aéreo en el Viejo Continente, uno de los más saturados del mundo”, apuntó para cerrar su intervención.

Aunque es una gran desconocida, la industria aeroespacial española tiene un peso considerable en la fuerza económica nacional y ocupa una posición relevante en el escenario europeo. Tanto es así que una de las actividades que la integran, el sector aeronáutico, aporta un 1,2% del PIB nacional y representa casi un 5,5% de la partida industrial. A esto hay que sumar la producción relacionada con defensa e investigación espacial. Así, se confirma como “una industria estratégica, exportadora y de alto valor añadido”, que “contribuye con 9.000 millones de euros al año y genera 35.000 empleos directos, con una inversión en I+D+i superior a los 1.500 millones de euros”, tal y como reivindicó Ignacio Mataix, CEO de Indra, durante su intervención en el foro 'Sevilla, ecosistema de innovación', organizado por El Confidencial de la mano del Ayuntamiento de Sevilla, Telefónica e Indra. En este espacio aprovechó para remarcar que “somos una potencia mundial, nuestro sector es el quinto de Europa y se puede afirmar que no hay muchos entornos económicos en nuestro país que consigan estas cifras”.

Eventos EC Innovación Sevilla Noticias de Andalucía Noticias de Indra
El redactor recomienda