Es noticia
Menú
La polarización llega a la playa: gresca PSOE-PP por los temporales y el arreglo de los arenales
  1. España
  2. Andalucía
Sale a escena el primo de Rajoy

La polarización llega a la playa: gresca PSOE-PP por los temporales y el arreglo de los arenales

El acondicionamiento del litoral malagueño para la Semana Santa desata las hostilidades entre los dos grandes partidos. El subdelegado del Gobierno se sacude la institucionalidad del cargo para responder a dirigentes populares

Foto: El temporal dañó las playas y anegó los paseos marítimos de Málaga y provincia. (EFE/Álvaro Cabrera)
El temporal dañó las playas y anegó los paseos marítimos de Málaga y provincia. (EFE/Álvaro Cabrera)

Tras la borrasca meteorológica, llega la tormenta política. Ni el trabajo contrarreloj para adecentar las playas del litoral malagueño ha generado consenso. Las últimas horas han dejado una sucesión de declaraciones de políticos de PSOE y PP en las que se echan en cara el papel de las administraciones frente a los daños causado por el fuerte oleaje en espacios públicos y negocios privados. Un rifirrafe cuyos decibelios han ido en aumento y en el que se ha llegado a utilizar -otra vez- el 'comodín’ del primo de Mariano Rajoy y las consecuencias del cambio climático.

Fue el subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas, quien en una nota de prensa sobre el plan de actuaciones de la Demarcación de Costas en 39 playas de la provincia cargaba con dureza contra su adversario político. Cierto es que el representante del Ejecutivo soportó previamente las andanadas populares contra la gestión del Ejecutivo de este problema, descargadas principalmente por el presidente de la Diputación Provincial, Francisco Salado, y dos diputados nacionales, pero no deja de ser llamativo que destinase una de las tres páginas del comunicado para plasmar sus críticas negro sobre blanco.

Lo cierto es que Salas no es un subdelegado al uso, como demostró en su pomposa toma de posesión. Responsable de la agrupación más numerosa de la provincia -Carretera de Cádiz-, es de ‘gatillo fácil’ y tiene un marcado perfil político que parece imponer al institucional. Un ‘sanchista’ declarado, un miembro del aparato socialista con una forma de desenvolverse ante las críticas similar a la estilada por la Delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, que no dudó en enfrentarse públicamente con el alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida.

Javier Salas se desmarca de sus antecesores y no se muerde la lengua. El partido está por encima de la institución y no duda en entrar en la refriega dialéctica. Máxime en un ambiente preelectoral donde está ‘rodeado’ -la mayoría de los grandes Consistorios de la provincia, la Diputación y la Junta de Andalucía están gobernados por el PP- y en el que el Ejecutivo de Pedro Sánchez es un tentetieso recurrente al que atizar. En la comunicación de este domingo no dejaba títere con cabeza y hasta rescataba un ‘clásico’: el primo de Rajoy. “Al PP no le importaban la defensa de nuestro litoral cuando Mariano Rajoy se escudaba en su primo para decir que el cambio climático no le preocupaba”, espetaba tras confesar que le resultaba “paradójica” la “campaña de críticas de desidia y dejadez orquestada por los responsables institucionales del PP” en tono a los trabajos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico “para aportar soluciones definitivas para el litoral malagueño”.

El subdelegado del Gobierno (PSOE) dudó del "rigor" y "seriedad" del presidente de la Diputación (PP)

Definió como “algarada” la exigencia de los dirigentes populares de infraestructuras que eviten los efectos de los temporales y censuró su reacción al conocer que el Gobierno central destinaría una partida inicial de 2,1 millones de euros para los arreglos. “No se les escuchaba años atrás cuando gobernaba el PP de Rajoy y no aportaba ni buscaba soluciones definitivas para nuestro litoral”, se quejó Salas, tratando de poner de relieve esa doble vara de medir, según el partido del Gobierno, que está instalada en la clase política.

El subdelegado afeó a Salado que desconociese cuándo se podía solicitar la declaración de zona catastrófica. “Cabe esperar del presidente de la Diputación el rigor y la seriedad que exige estar al frente de una institución como la que preside en lugar de confundir a la ciudadanía”, lamentó, para seguidamente recordar que, en virtud del artículo 23 de la Ley 17/2015, “promulgada” por el Gobierno de Mariano Rajoy, “es necesario que se hayan producido “daños personales o materiales derivados de un siniestro que perturbe gravemente las condiciones de vida de la población en un área geográfica determinada o cuando se produzca la paralización, como consecuencia del mismo, de todos o algunos de los servicios públicos esenciales”. Una situación que “no se ha producido” porque “las playas han recuperado la normalidad tan sólo tres días después del temporal”.

placeholder El subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas, en una playa de Torrox. (Subdelegación del Gobierno)
El subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas, en una playa de Torrox. (Subdelegación del Gobierno)

Ha sido esta última apreciación, en la que los dirigentes del PP han querido ver una especie de desagravio al trabajo contrarreloj que han hecho los servicios operativos para adecentar el litoral, la que ha avivado la polémica. Es cierto que en la nota de prensa de la Subdelegación hace referencia a que “continúa la regeneración natural del litoral”, pero esa declaración no se atribuye textualmente a Javier Salas, como sí hizo el coordinador general del PP de Málaga, José Ramón Carmona. Tampoco la pronuncia en el audio que la institución difundió a los medios. Y en ninguno de los dos soportes, donde sí recuerda que el mantenimiento de los arenales y paseos marítimos corresponden a los ayuntamientos, resta importancia a la labor de recuperación que se ha llevado a cabo desde el pasado jueves. El dirigente socialista y la institución que preside advirtieron que la costa tiene un ciclo de readaptación que también favorece la normalización tras el temporal.

Los populares, sin embargo, han interpretado estas palabras como un menosprecio a los trabajos de limpieza y reparación y han respondido con dureza. “Estas declaraciones son una falta de respeto a los alcaldes de todo el litoral malagueño, cuando los ayuntamientos se han pasado cinco días trabajando a destajo e invirtiendo partidas de emergencia para poner las playas a punto”, afirmó en otro comunicado Carmona, donde también recalcó que “la conservación y mantenimiento del litoral es competencia del Gobierno”.

Foto: Olas en la playa de El Zapillo de Almería. (EFE/Carlos Barba)

“La realidad es que el Ejecutivo de Sánchez ha dejado tirados a los ayuntamientos del litoral malagueño y ahora trata de salvar los muebles diciendo que las playas se han regenerado de manera natural, ¿a quién quieren engañar?”, ha cuestionado el coordinador general de los populares malagueños.

Los plazos para una reparación total de los daños, así como la reivindicación de un plan integral para todo el litoral, serán el hilo conductor de una controversia entre administraciones y políticos que parece que se seguirá alimentando. Y parece que todos están cómodos en el enfrentamiento dialéctico.

Tras la borrasca meteorológica, llega la tormenta política. Ni el trabajo contrarreloj para adecentar las playas del litoral malagueño ha generado consenso. Las últimas horas han dejado una sucesión de declaraciones de políticos de PSOE y PP en las que se echan en cara el papel de las administraciones frente a los daños causado por el fuerte oleaje en espacios públicos y negocios privados. Un rifirrafe cuyos decibelios han ido en aumento y en el que se ha llegado a utilizar -otra vez- el 'comodín’ del primo de Mariano Rajoy y las consecuencias del cambio climático.

Playa Málaga PSOE Partido Popular (PP) Mariano Rajoy