Es noticia
Menú
La antítesis de Vigo: el pueblo que decora su Navidad con adornos reciclados
  1. España
  2. Andalucía
CANILLAS DE ACEITUNO (MÁLAGA)

La antítesis de Vigo: el pueblo que decora su Navidad con adornos reciclados

Cinco vecinas de Canillas de Aceituno, aficionadas a las manualidades, impulsaron este singular proyecto. Han realizado un árbol de Navidad con más de 2.000 botellas de leche

Foto: Flores y ángeles elaborados por las cinco amigas con materiales reciclados. (EC)
Flores y ángeles elaborados por las cinco amigas con materiales reciclados. (EC)

Frente a la carrera en la que se ven inmersas las grandes ciudades del país para lucir las mejores decoraciones de Navidad, con Vigo a la cabeza, hay quien apuesta por soluciones sin coste para los vecinos e infinitamente más sostenibles. Este es el caso de Canillas de Aceituno, un pequeñito municipio de la Axarquía malagueña, que ha sorprendido a sus algo más de 1.600 habitantes adornando sus calles con árboles, guirnaldas y ángeles realizados con productos reciclados. Una singular iniciativa tras la que se encuentran Conchi, Carmen, María Jesús, María del Carmen y Concepción, cinco vecinas “muy mañosas”, aficionadas a las manualidades, que hace tres años comenzaron a colocar los primeros ornamentos y que ahora ‘visten’ con originalidad las principales zonas de su municipio.

“Hace tiempo realizaron algunas piezas, pero fue el año pasado, a raíz del confinamiento, cuando la iniciativa cobró vida de verdad”, explica Remedios Ruiz, la teniente de alcalde, que recuerda que “vinieron al ayuntamiento para pedirnos ayuda con los materiales para realizar los adornos y no hubo ningún problema”. Así que se les facilitaron “pinturas, alambres, herramientas y cualquier cosa que necesitaran”.

Foto: Encendido del alumbrado navideño en Vigo el año pasado. (EFE)

Pero no solo había que acumular un buen número de objetos para reciclar, sino que era necesario asegurarse un flujo constante para no quedarse paradas. Así que pidieron la colaboración de todos sus vecinos. Fueron por las casas, “se lo decíamos a la gente y hablamos con los dueños de los bares”, cuenta Conchi Bonilla, una de las cinco mañosas, que detalla a El Confidencial cómo los canilleros se han implicado. “Vienen y nos dejan recipientes de plástico, tapones…”, que son la materia prima para realizar creaciones como un gran árbol de Navidad que ha necesitado más de 2.000 botellas de leche y que han culminado este año tras comenzarlo el anterior.

Ángeles, guirnaldas, cajas de regalos o copos de nieve son otros de los adornos que lucen por las vías principales del municipio y la plaza del ayuntamiento. Este año, precisa Conchi, han tenido que seleccionar la ubicación porque el pasado “hubo días de viento fuerte que tiraron algunos”. “Y nos daba sentimiento cuando los veíamos en el suelo”.

Las vecinas han conseguido involucrar a todo el pueblo, que les guarda material para reciclar

Las cinco mujeres, “primorosas y con mucho arte”, como las define Ruiz, son “amigas desde hace muchos años”, porque “en el pueblo nos conocemos todos”. Cada tarde se reúnen en un local cedido por el Consistorio y realizan sus manualidades, una afición que se toman muy en serio y que les copa buena parte del tiempo libre que consiguen sacar entre otras tareas y sus hogares. “No paramos”, por lo que no ha terminado esta Navidad cuando están trabajando para la próxima.

“Si nos ponemos dos meses antes, no nos da tiempo a nada”, apunta Bonilla, que desvela cuál será la pieza principal con la que aumentarán el catálogo del próximo año: Unos renos tirando de un trineo hechos con botellas”. Porque, si algo tienen claro estas cinco canilleras, es que cada vez tienen que dar un paso más, ser más perfeccionistas y “laboriosas”, por lo que el trabajo se complica. Cada ornamento “requiere tiempo y atención”: “Hay mucho que cortar, pintar…”.

placeholder Una de las piezas que adornan las calles de Canillas de Aceituno. (EC)
Una de las piezas que adornan las calles de Canillas de Aceituno. (EC)

Lo bueno de su iniciativa es que han conseguido involucrar a todos sus vecinos en una tarea necesaria como es el reciclado, además de suponer un ahorro para las arcas municipales, como apunta el alcalde, Vicente Campos, que señala que parte de la partida que otros años se dedicaba a la decoración e iluminación navideña se puede destinar ahora a otros cometidos. Máxime cuando la pandemia ha hecho que las administraciones locales hayan tenido que reforzar los canales de atención a sus ciudadanos más vulnerables e invertir en productos de protección sanitaria.

La teniente de alcalde añade que Canillas de Aceituno es una localidad “muy implicada con el medio ambiente” y se mostró orgullosa por la labor de Conchi, Carmen, María Jesús, María del Carmen y Concepción. Porque una iniciativa que “surgió de la necesidad, de improvisar durante el confinamiento”, tiene visos de quedarse y convertirse en un factor diferenciador de otros municipios que recurren a opciones tradicionales para alumbrar sus calles durante estas fechas.

Foto: Planta de compactado de residuos plásticos en Huelva. (EFE)

Y es que esta singular decoración se ha convertido en un reclamo turístico para muchos amantes de las rutas senderistas. Personas que, en su gran mayoría, tienen una conciencia ecológica, que acuden a la zona para cruzar el espectacular puente colgante El Saltillo y se sorprenden cuando transitan por el municipio y se topan con sus originales adornos.

“Vienen muchos turistas que se detienen y se hacen fotos junto al árbol de Navidad”, asegura con orgullo Conchi Bonilla, a quien le produce alegría que alguien pueda llevarse un bonito recuerdo de su pueblo. Por eso no se detienen e, incluso estos días de celebración, sacan un poco de tiempo para ir dejando en las calles nuevas piezas.

Frente a la carrera en la que se ven inmersas las grandes ciudades del país para lucir las mejores decoraciones de Navidad, con Vigo a la cabeza, hay quien apuesta por soluciones sin coste para los vecinos e infinitamente más sostenibles. Este es el caso de Canillas de Aceituno, un pequeñito municipio de la Axarquía malagueña, que ha sorprendido a sus algo más de 1.600 habitantes adornando sus calles con árboles, guirnaldas y ángeles realizados con productos reciclados. Una singular iniciativa tras la que se encuentran Conchi, Carmen, María Jesús, María del Carmen y Concepción, cinco vecinas “muy mañosas”, aficionadas a las manualidades, que hace tres años comenzaron a colocar los primeros ornamentos y que ahora ‘visten’ con originalidad las principales zonas de su municipio.

Navidad Decoración Vigo Reciclaje Mundo sostenible
El redactor recomienda