SE SOTERRARÍA LA ESTACIÓN DE AUTOBUSES

Málaga impulsa una City junto a la estación del AVE con 2 torres: oficinas y hotel

El proyecto municipal, que ya consta de un estudio arquitectónico y urbanístico, tendrá que ser aprobado por la Junta de Andalucía

Foto: Imagen de archivo de la estación de tren María Zambrano. (Reuters)
Imagen de archivo de la estación de tren María Zambrano. (Reuters)

La estación de autobuses, ya vetusta, data de mitad de los años ochenta. Se sitúa en una zona privilegiada de la ciudad, junto a la estación del AVE, siempre en el punto de mira del inversor. El Ayuntamiento de Málaga se ha dado cuenta del filón que puede tener este aprovechamiento urbanístico e impulsa el soterramiento de los autobuses.

La nueva estación será lo de menos en este informe liderado por HCP Arquitectos que no incluye viviendas. En los terrenos que quedarían libres, se construirían dos torres. Una se destinaría a oficinas (29 plantas) y la otra a hotel (21 plantas). Málaga cuenta con un gran déficit de planta hotelera. También faltan oficinas en pleno centro ante la gran demanda de compañías para asentarse en la ciudad.

La parcela consta en el planeamiento actual de 16.318 metros cuadrados que ascenderían a 19.000 metros cuadrados al incluir los viarios, la liberación de la plaza y el acceso al aparcamiento, con una edificabilidad de 21.213,40 metros cuadrados de techo, de los que 7.765,38 estarían destinados a residencial libre, 3.328,02 a residencial protegido y 10.120,00 a servicios terciarios/empresariales. La altura máxima se fija en PB+6.

La propuesta de HCP determina que los usos “han de ser más amplios” e invita a considerar que los usos residenciales, el uso comercial, el de equipamiento (en sus modalidades cultural, educativa y asistencia sanitaria), aparcamiento, helipuerto, así como la superficie construida, deberían estar entre 40.000 y 50.000 metros cuadrados de techo sobre rasante con una altura máxima de 29+3 plantas y de 65.000 metros cuadrados bajo rasante.

El PGOU actual contempla uso principal residencial, mientras que HCP contempla que por la ubicación de la parcela y la nueva centralidad en Málaga es más razonable incluir un uso de oficinas. “Lo idóneo es que el suelo contemple en exclusiva uso terciario y equipamientos públicos”, subraya Alejandro Pérez, arquitecto del estudio, en declaraciones a El Confidencial.

Hay problemas con el índice máximo de edificabilidad por superficie de la parcela, limitado por una ley de la Junta al 1,3

Se trata de un suelo urbano no consolidado. La LOUA (Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía) establece que el índice máximo de edificabilidad por superficie de parcela está limitado al 1,3. Como es un suelo “no consolidado”, “cosa que no tiene mucho sentido”, apunta Pérez ("un suelo consolidado es aquel que tiene su infraestructura ejecutada y aquí las calles del alrededor están totalmente terminadas"), si hubiese urbano consolidado "se podría aplicar la ordenanza propia de una parcela de manzana cerrada que tiene un límite de 2,2, lo que estamos planteando".

La Administración autonómica tiene que autorizar que sea un suelo consolidado o bien una modificación de la LOUA que permita en casos excepcionales el aumento del límite de edificabilidad de 1,2 al que se estime oportuno. “No deja de ser un informe. Son ideas sobre un aprovechamiento del suelo más óptimo”, apunta Pérez a este diario.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios