En el punto de mira

Los críticos de Ciudadanos empiezan a movilizarse para pedir la salida de Hervías

En Sevilla hay ruidosas maniobras internas que exigen la dimisión del secretario de organización y de la dirigente Virginia Millán. Confían en que Juan Marín mueva ficha para propiciar los cambios

Foto: El secretario de Organización de Cs, Fran Hervías. (EFE)
El secretario de Organización de Cs, Fran Hervías. (EFE)

El secretario de organización de Cs, Fran Hervías, puso un mensaje en sus redes sociales agradeciendo la labor de Albert Rivera tras su dimisión y dando a entender que se quedaba. "Abriremos una nueva etapa, pero tu valentía y su ejemplo siempre servirán de guía". No solo era un mensaje de reconocimiento al líder caído. Iba implícito otro recado, su intención de seguir en el partido. Bastó para espolear a los críticos de Ciudadanos en Andalucía, principalmente en Sevilla, donde ya se mueven en varios grupos concitando apoyos para exigir su salida y la de Virginia Millán Salmerón, secretaria de Relaciones Institucionales de Cs Andalucía y su pareja. Ella ha ejercido el control en Sevilla y los enemigos internos hacen cola para verlos caer a ambos.

Desde algunas de estas plataformas de críticos se puso a circular una información desmentida por el Gobierno andaluz, que aseguraba que Hervías había pedido su entrada en la Junta de Andalucía y que ocuparía una viceconsejería. Otros hablaban de una vicepresidencia. Hay que recordar que no obtuvo escaño al Congreso por Granada, como también José Manuel Villegas se quedó fuera sin acta de diputado por Almería.

Desembarco desde Madrid

Marín había asegurado en una entrevista en 'Abc': "Aquí no habrá un desembarco de cargos de Cs". Su mensaje se leyó en clave interna y desató los nervios. Hasta el momento, el líder de Cs en Andalucía se ha limitado a cerrar filas con Inés Arrimadas como sucesora pero no ha entrado públicamente en ninguna de estas batallas internas. "Aún no hay ni gestora formada, vamos a ver. Esperemos", señalaron fuentes próximas al vicepresidente andaluz, que vigila cauteloso los movimientos. Quedan cuatro meses, según los estatutos de Cs, antes de la convocatoria del congreso extraordinario. Eso es en política una eternidad.

La situación de Cs en Andalucía es muy llamativa y además requeriría de un croquis para entender las familias internas. Durante mucho tiempo las batallas se han librado en silencio y sin eco mediático. Con la marcha de Rivera y el hundimiento electoral, esa fase ya acabó. Ahora vuelan los cuchillos y las denuncias de nepotismo y enchufismo en la Junta de Andalucía con Hervías en el punto de mira. A él culpan de haberse "cargado" la militancia con decisiones que supuestamente vulneraban las normas internas en la designación de listas electorales, se cambiaron de cabo a rabo muchas candidaturas municipales, o en supuestas irregularidades denunciadas públicamente en los procesos de voto telemático.

La operación Marín

Fue el secretario de Organización, Fran Hervías, quién pactó con Juan Marín que sería él quien iba a optar, sin rivales de peso, a ser candidato a la Junta de Andalucía tras precipitar Susana Díaz el adelanto electoral de diciembre de 2018. Fue el secretario de organización de Cs quien negoció directamente con Luis Salvador, al que los críticos de Marín arropaban para que diera el salto, que se mantuviera en segunda fila. Actualmente Salvador es alcalde de Granada en una negociación con el PP llena de zonas oscuras pero que, por ejemplo, prometió al líder de los populares granadinos que se rotarían a los dos años el bastón de mando, algo que Génova nunca acordó en realidad con Hervías. Aún no se sabe bien la letra pequeña de este acuerdo.

El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín. (EFE)
El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín. (EFE)

Volviendo al plano andaluz, en aquella operación exprés de Marín a la candidatura de la Junta, en julio de 2018, Hervías le pidió algo a cambio, la salida de Manuel Buzón, cuñado y compañero del vicepresidente andaluz en el salto a la política desde antes de entrar en Cs, como secretario de Organización del partido en Andalucía. Buzón, que hoy forma parte del organigrama de la vicepresidencia de Cs en la Junta, salió de las tareas orgánicas. Hervías se hacía así con el control absoluto del partido. En su lugar puso a Mar Hormigos, persona de la total confianza de Virginia Millán. Alguien fiel al máximo a Hervías. Admiten en el partido que Hormigos no da un paso sin consultar a su 'jefe'. Desde entonces han hecho y deshecho al margen de Marín.

Control del partido andaluz

En el último año, con Salvador fuera de juego y ocupado en la alcaldía de Granada y Marín en una vicepresidencia del Gobierno andaluz cargada de competencias de lo más variopintas, desde Turismo a Justicia pasando por Regeneración Democrática, el partido ha estado bajo el férreo control de la pareja Hormigos y Salmerón, siempre bajo la sombra de Hervías. Dentro del Gobierno andaluz tienen también a una estrecha aliada, la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, Rocío Ruiz.

Antes de iniciarse la campaña electoral, este periódico sacó a la luz que Cs se había saltado su código ético situando al marido de la secretaria de Organización como directivo al frente de una empresa pública, Inturjoven. Este mismo jueves la consejera que amparó el nombramiento, Rocío Ruiz, respondió sobre este caso en la sesión de control del Parlamento. Ante la denuncia de "uso partidista" de los nombramientos "por ambición política", como le reprochó la diputada socialista Soledad Pérez, Ruiz defendió la "competencia profesional" de la pareja de la dirigente de Cs.

Casos de enchufismo

El día antes fue Juan Marín quien defendió que estos nombramientos se hacían conforme a la ley y al sistema instaurado por el anterior Gobierno socialista aunque deslizó que se aprobaría un nuevo estatuto del directivo público que cambiaría estos nombramientos a dedo y obligaría a someter a concurso a los elegidos.

La lista de supuestos cargos a dedo de la órbita de Hervías es larga aunque dentro de la ley

Según ha podido saber este periódico, Marín era ajeno a estos nombramientos en entes públicos de la Junta y se enteró "por los medios de comunicación". Todos se han producido en la órbita de la consejería de Rocío Ruiz y al margen de Marín o del consejero de Educación, Javier Imbroda. También ha trascendido por ejemplo que el hermano de Virginia Millán, secretaria de Relaciones Institucionales, es asesor, recién licenciado, en el Instituto Andaluz de la Juventud. La lista de supuestos cargos a dedo de la órbita de Hervías es larga aunque dentro de la ley. Todos son cargos que se pueden designar a dedo aunque no es eso lo que prometió Cs. La batalla promete ser larga e intensa. En Andalucía hay unanimidad sobre la figura de Inés Arrimadas pero quieren que salte libre de sombras de etapas anteriores y para eso, indican los críticos con el actual aparato, Hervías y Salmerón tienen que salir.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios