recado al presidente del gobierno

Díaz avisa: "Claro que es difícil gobernar con 84 diputados. Que se lo digan a Pedro ahora"

La presidenta de la Junta de Andalucía lamenta que este tipo de legislaturas “no son buenas para este país porque generan inseguridad”

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

Susana Díaz no para de mandar ‘recaditos’ a Pedro Sánchez. Lo hacía cuando competían en las primarias y ahora, apenas días después de su toma de posesión, también. “¡Claro que es difícil gobernar con 84 diputados! ¡Que se lo digan a Pedro ahora!”. Díaz mantiene su discurso de las piruetas que debe hacer el PSOE para sacar adelante su proyecto político en clave nacional. Porque en clave regional se muestra muy segura y promete estabilidad.

“Lo importante es que quiera, se pueda, y le dejen a uno. Hay que querer y te tienen que dejar. Rajoy tenía 50 diputados más y mira lo que pasó. No solo es importante el tema aritmético. Con una amplia mayoría se gobierna”, expresó la jefa del Ejecutivo andaluz, orgullosa de compararse con su aparente ‘balneario’ del Parlamento de Andalucía. “Yo conseguí un acuerdo de investidura con Ciudadanos para desbloquear una parálisis y empezar a andar”.

Durante su intervención en el foro del diario ‘Sur’, Díaz no quiso echar leña al fuego sobre el nuevo delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, íntimo enemigo de la presidenta desde su época de Juventudes Socialistas. “Al delegado le nombré yo al frente de los Puertos de Andalucía”, dijo sin alabar ninguna virtud de Gómez de Celis, frente a las palabras que dedicó a Antonio Sanz (PP), el delegado saliente. “Ha sido leal y hemos estado coordinados”. Un claro mensaje a ‘Alfonsito’.

Reformas pendientes

“Después de una contienda interna”, remarcó refiriéndose al cruento proceso de primarias en el PSOE, “tenemos que trabajar juntos”. “No hay que alimentar el morbo y la confrontación”. La palabra volatilidad, lo volátil de la situación política en esta sociedad líquida, apareció, de modo inevitable, en el discurso de Díaz en Málaga. “No sé lo que va a durar esta legislatura. Este tipo de legislaturas no son buenas para este país. Y no son buenas porque generan inseguridad. Quiero que el Gobierno tenga estabilidad y pueda afrontar algunas de las reformas que están pendientes”.

Sostiene la presidenta de la Junta de Andalucía que su Gobierno está en las mejores manos con María Jesús Montero al frente del Ministerio de Hacienda. Bromeó con las posibilidades que plantea el cambio de vocal de este ministerio: (Cristóbal) Montoro por Montero. Ya en detalle, precisó que con una mejor financiación autonómica para Andalucía la comunidad habría crecido un 3% del PIB y creado 200.000 empleos.

Rescate del Aquarius. (Reuters)
Rescate del Aquarius. (Reuters)

Díaz exhibió cifras que hablan de bonanza… en la región con más desempleo de toda Europa. A saber: desde que lleva en el cargo (casi cinco años), Andalucía contabiliza 500.000 parados menos y 400.000 empleados más, y la ocupación ha crecido el 16%, por encima de la media nacional. “Hay 220.000 andaluces por los que no recibimos ni un euro. Cuando empieza el año, el 1 de enero, nos faltan 2.000 millones de euros, 800 euros menos por habitante que la media de las comunidades autónomas. Hay que dejar la confrontación gratuita”.

La crisis migratoria se ha situado en primera línea del discurso político. Y Díaz, en plena avalancha de pateras y tras el rescate del Aquarius, vaticina “un verano difícil en materia de inmigración”. La clave es trabajar sobre el terreno, luchando por erradicar las mafias locales, “con el ejemplo de la crisis de los cayucos que llegaban hace años en las costas de Canarias procedentes de Mauritania”.

Sobre las concertinas: “No es mi competencia”. “Es peligroso utilizar la inmigración como arma política”, subraya Díaz

Muchas personas se van a jugar la vida con sus hijos de meses o pocos años en una barca hinchable. Hay que parar la inmigración en origen. No sabemos cuántos fallecidos podría haber el fin de semana”, indicó. Sobre la concertinas y las palabras del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que plantea su prohibición, asegura no conocer otras alternativas. “No es mi competencia”, se excusó, antes de subrayar: “Es peligroso utilizar la inmigración como arma política”.

¿Y habrá adelanto electoral en Andalucía? Las elecciones tocarían en marzo de 2019, pero el escenario del otoño está ahí. Y con la incertidumbre de la sentencia del caso ERE. “Ahora mismo hay estabilidad y hay que aprovecharla al máximo. Vamos a crecer el 3%. Es verdad que en el país hay cambios vertiginosos, pero tengo a la oposición totalmente distraída con este tema”. Se vanaglorió de ese “despiste”, pero no aclaró si es ella, la presidenta, la que despista a contrincantes y a los suyos.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios