habla un exdirigente del sindicato

“Nos dedicábamos a la política, no a revisar las cuentas... Y nadie pidió fiscalizarlas”

"Yo, como los otros compañeros de la Ejecutiva, me dedicaba a hacer política, no a revisar las cuentas”. Habla un exdirigente de la UGT Andalucía

Foto: El exsecretario general UGT Andalucía, Francisco Fernández Sevilla. (EFE)
El exsecretario general UGT Andalucía, Francisco Fernández Sevilla. (EFE)

"Yo, como los otros compañeros de la Ejecutiva, me dedicaba a hacer política, no a revisar las cuentas”. Quien habla es un exdirigente de la UGT Andalucía sorprendido de la dimisión de Francisco Fernández Sevilla, el secretario general de este sindicato. “No sé por qué lo ha hecho ahora. Quizá tenía que haber esperado más”, admite el responsable ugetista en una conversación telefónica con El Confidencial.

Este sindicalista admite que ningún responsable de la Ejecutiva Regional “pidió fiscalizar” las cuentas del sindicato, que se trataba de una exclusiva tarea del secretario de Administración y Recursos Humanos, Federico Fresneda, convertido para los miembros del equipo de Manuel Pastrana (15 años secretario general de UGT-A, hasta mayo de 2012) y de Fernández Sevilla en el perfecto cabeza de turco para culparle de todos los males del sindicato.

“Cuando se terminaba de gestionar un programa de formación nos encontrábamos en el sindicato con una habitación llena de archivadores A-Z con todas las facturas. Ahí podía haber facturas de un euro o 4.000 euros en programas en los que el importe total se eleva a cuatro millones de euros”, explica a este diario el exdirigente de una organización que se benefició, al igual que Comisiones Obreras y los empresarios andaluces, de los acuerdos de concertación social firmados por la Junta de Andalucía y que han costado 128.000 millones de euros desde 1993.

“¿Ver con detalles facturas? Qué quieres que te diga…”

¿Y cómo es posible que nadie de la Ejecutiva Regional supiera de la existencia de todas las irregularidades, entre las que se encuentran fiestas y comilonas? “Es complicado. En el sindicato hay una comisión revisora de cuentas que emite informes. A nosotros nos pasaban siempre informes positivos, pero entrar a ver con detalle la factura número 1.500 del programa X, pues no lo sé, qué quieres que te diga…”., admite a este diario el sindicalista andaluz.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez (i), y Manuel Pastrana. (EFE)
El secretario general de UGT, Cándido Méndez (i), y Manuel Pastrana. (EFE)
“Lo que se está publicando”, continúa relatando el exdirigente de UGT Andalucía, que asegura que hablará esta semana con Pastrana y Fernández Sevilla, “es el rastro de alguna factura que se ha presentado para justificar un programa, pero es tan difícil que nosotros supiéramos algo. Yo presentaba una hoja de gastos y grapaba por detrás los billetes de tren, taxi o el almuerzo que tenía con los compañeros de las comidas que yo convocaba”.

Una vez saltado el escándalo, la UGT efectuó una comisión de investigación para analizar la contabilidad y la gestión financiera del sindicato. ¿Conclusiones? Negó que existiera "ni fraude ni ninguna trama ni malversación" en las cuentas del sindicato. “La comisión ha sido única y transparente", destacó, tras analizar 1.500 documentos contables, facturas, contratos y albaranes. Al final, UGT tuvo que devolver a la Junta de Andalucía 25.000 euros. El Gobierno andaluz también les ha pedido que reintegren 1,8 millones de euros por dos ayudas concedidas en 2009.

El sindicalista que habla con este diario cree que esta situación no sólo pone en la picota a UGT, sino a Comisiones Obreras y en general “a todo el sindicalismo de clases”. “Somos los mejores para seguir gestionando los programas de formación. ¿Quiénes lo van a hacer a partir de ahora? ¿Las academias privadas?”, se pregunta.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
34 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios