EL LÍDER DEL SINDICATO SE PONE UN CORTAFUEGOS

El secretario general de UGT-Andalucía prepara su salida presionado por Méndez

La salida del secretario general de UGT Andalucía puede estar más cerca tras el rosario de escándalos aparecidos en la prensa en las últimas semanas.

Foto: El secretario general UGT Andalucía, Francisco Fernández Sevilla. (EFE)
El secretario general UGT Andalucía, Francisco Fernández Sevilla. (EFE)

La salida del secretario general de UGT-Andalucía, Francisco Fernández Sevilla, puede estar más cerca. El rosario de escándalos aparecidos en la prensa en las últimas semanas ha obligado a Cándido Méndez, el secretario general, a tomar cartas en el asunto. Y lo que al principio se interpretó como una cuestión estrictamente regional, cada vez contamina más la vida del sindicato, como ayer se puso de manifiesto en el Comité Confederal, donde el propio Méndez recordó con amargura el caso PSV.

De ahí que desde la sede confederal se meta presión a Andalucía para que encuentre una salida, como ha sugerido en alguna intervención pública el propio Méndez. El secretario general de UGT dijo que Andalucía debía dar “un paso al frente” y asumir sus “responsabilidades”, pero sin decir en qué dirección. De esta forma, Méndez busca un cortafuegos contra los escándalos. 

El número dos del sindicato, Toni Ferrer, dijo ayer también, en esta línea, que UGT-Andalucía debería dar “explicaciones” sobre el presunto desvío de fondos de formación, y aclararlo todo, asumiendo las responsabilidades que fueran necesarias "de una vez". El dirigente de UGT compareció ante los medios de comunicación antes de la reunión del comité confederal ordinario, que durante dos días debatirá la coyuntura económica actual y la situación interna del sindicato.

"La comisión ejecutiva confederal de UGT es respetuosa, pero a la vez exige que se clarifiquen los temas y que se asuman responsabilidades", aseguró Ferrer. Y el marco más adecuado parece ser la convocatoria de un comité regional extraordinario, el máximo órgano de decisión entre congresos, para el nueve de enero. Ese cónclave tiene competencias para elegir un nuevo secretario general siempre que no dimita toda la ejecutiva, lo que conllevaría la convocatoria de un nuevo congreso en Andalucía.

El secretario generales de UGT, Cándido Méndez. (EFE)
El secretario generales de UGT, Cándido Méndez. (EFE)
Por eso, la salida más probable es que sea uno de los miembros de la actual ejecutiva quien sustituya a Fernández Sevilla. Lo curioso del caso es que el actual secretario general no es el máximo responsable político de los presuntos escándalos desvelados por la prensa (mala utilización de fondos públicos o despilfarro en algunas de sus actividades), sino que sucedieron durante la época de su antecesor, Manuel Pastrana, que abandonó el cargo hace apenas medio año. Fernández Sevilla, sin embargo, sí era miembro de la Ejecutiva regional y vicesecretario de Organización.

Pies de plomo

Esto explica que la ejecutiva confederal tenga que ser extremadamente cuidadosa con lo que sucede en Andalucía, toda vez que la actual dirección regional puede argumentar que ellos no tienen nada que ver con los escándalos. De hecho, sólo dos de los miembros de la ejecutiva estuvieron en el anterior equipo dirigente.

Hay otro problema que se valora en la calle Hortaleza, sede de la ejecutiva de UGT, y que es el hecho de que, si dimite Sevilla, nadie garantiza que dejen de publicarse nuevos escándalos, y de ahí que se quiera tener pies de plomo en este asunto. Un nuevo secretario general (el tercero en poco tiempo) acabaría, probablemente, con una gestora en la región, y ese es el escenario que se quiere evitar a toda costa.

Méndez dejó ayer entrever en el comité confederal de UGT (el máximo órgano de decisión) su malestar por lo que ocurre en Andalucía, pero su capacidad de maniobra es muy limitada debido a la amplia autonomía funcional que tienen las uniones de UGT, como sucede en el caso de CCOO. Esta amplia autonomía es la que impide a la ejecutiva confederal fiscalizar de forma directa lo que sucede en las uniones regionales.

El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer. (EFE)
El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer. (EFE)
El propio Ferrer recordó ayer, en declaraciones a EFE,  que en la estructura interna de UGT las organizaciones tanto federales como autonómicas "son plenamente soberanas y tienen sus órganos de decisión y control", por lo que ha negado que la convocatoria por parte de UGT-Andalucía de un comité extraordinario sea una directriz de Madrid.

"El comité regional de Andalucía tiene capacidad para nombrar o para destituir dirigentes, no cabe que sea a través de una actuación externa, incluida la comisión ejecutiva confederal", ha dicho al respecto.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios