Es noticia
Menú
ERC marca distancias con Sánchez y se abstiene en el decreto anticrisis
  1. España
Pleno en el Congreso

ERC marca distancias con Sánchez y se abstiene en el decreto anticrisis

PP y Vox tampoco se oponen a la norma, que se tramitará como proyecto de ley. Los socios critican su tibieza y distintos partidos, entre ellos UP, censuran la eliminación de la evaluación de impacto ambiental para renovables

Foto: Gabriel Rufián, portavoz de ERC. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Gabriel Rufián, portavoz de ERC. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

El Gobierno salva el real decreto ley de medidas anticrisis en el Congreso de los Diputados, pero lo logra sin convencer a buena parte de sus socios. Y lo hace, además, con la abstención de ERC, que marca distancias con el Ejecutivo, mientras el resto de aliados parlamentarios reclaman más pasos y afean su tibieza. Con 175 votos a favor, 164 abstenciones y siete noes, el pleno extraordinario de este martes, el primero del año, ha convalidado el real decreto, que entró en vigor el 1 de enero. Y todas las fuerzas políticas (345 votos) han apoyado su tramitación como proyecto de ley, una fórmula que les permitirá presentar enmiendas.

El portavoz de los republicanos, Gabriel Rufián, ha reprochado al Gobierno que sea "rácano y cobarde" en muchas de sus propuestas, afirmando que la situación económica "requiere de medidas valientes", no iniciativas "temporales". En los pasillos de la Cámara Baja, Rufián ha desvinculado el voto de su formación a la tensión entre el PSC y el Govern de ERC a cuenta de la negociación de los presupuestos en Cataluña, que marca la relación de estos partidos en esa comunidad: "Dividimos las negociaciones, cada Cámara tiene sus dinámicas", afirmó. PP, Vox y Ciudadanos también se han abstenido.

Foto: Patxi López, José Zaragoza, Rafael Simancas y Mertxe Aizupura. (EFE/Fernando Alvarado)

Los aliados parlamentarios de Pedro Sánchez, que durante la semana pasada le afearon que no les contactase para negociar sus apoyos, y hasta Unidas Podemos, socio minoritario del Gobierno, han criticado la eliminación de la evaluación de impacto ambiental previa a la instalación de determinados proyectos de energías renovables que incluye el decreto.

Teóricamente, persigue enfrentar los efectos de la crisis derivada de la guerra en Ucrania —con especial énfasis en la lucha contra la inflación— y canalizar ayudas para la isla de La Palma tras la erupción del volcán Cumbre Vieja. Es el armazón legal de medidas como el cheque de 200 euros para hogares con rentas de hasta 27.000 euros anuales, e incluye la rebaja del IVA a algunos alimentos básicos, o la subvención del 30% para el transporte público en comunidades y ayuntamientos que ya bonifiquen el 20%, aunque también incluye medidas como las que han desatado las críticas del socio minoritario del Gobierno.

Foto: El vicesecretario de Economía del PP, Juan Bravo. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Sin embargo, el hecho de que se tramite como proyecto de ley, y, por tanto, permita la presentación de enmiendas, no garantiza, en ningún caso, que estas modificaciones vayan a tener efectos reales; los registros de la Cámara dan buena cuenta de la enorme cantidad de reales decretos que el pleno acordó tramitar como proyectos de ley, y que hoy duermen el sueño de los justos, con periodos de enmienda que se ven prorrogados durante meses, hasta años.

El debate, a cargo de Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, ha brillado por la ausencia de adrenalina o de argumentos novedosos por parte del Gobierno y del principal partido de la oposición; el pleno aguardaba la comparecencia del jefe del Ejecutivo, durante la tarde. Bolaños ha destinado algo más de 20 minutos a explicar este decreto, afirmando que la única razón para no apoyarlo es "intentar hacer daño al Gobierno", reclamando a los grupos que lo apoyasen por "patriotismo" y "sentido común", y animándolos a evitar "la política del miedo", "de que el futuro será peor", en alusión al PP y a Vox.

Foto: Pablo Echenique y Gabriel Rufián. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

La norma, como reprochaba Óskar Matute (EH Bildu), "tiene luces y sombras", "incluye pasos tibios", pero no medidas "estructurales"; también políticas que no contribuyen a la redistribución de la riqueza, como la bajada del IVA, apuntaba. Matute reclamaba al Gobierno que limite los precios de algunos alimentos básicos —como reclama UP—, pero también se hacía eco de la crítica por la rebaja de estándares medioambientales, en línea con Más País y Compromís. La rebaja del IVA tampoco convencía a socios como el PNV.

Con menos polémica, el Ejecutivo ha salvado también el real decreto de incentivos a la contratación y mejora de la protección social de personas artistas, defendido por Yolanda Díaz, y avalado por 200 diputados, con 146 abstenciones. Incluye medidas como una prestación por desempleo de hasta 120 días a quienes no tengan derecho a cobrar el paro, y también se tramitará como proyecto de ley.

PP y Vox se abstienen

El Partido Popular se ha abstenido finalmente en la votación del decreto de medidas anticrisis, una decisión que adoptaron tras constatar, dicen, la “nula” voluntad del Gobierno de negociar las propuestas que contiene esta norma. Génova quería engordar el paquete legislativo con otras propuestas de la cosecha de Alberto Núñez Feijóo, como la extensión de la rebaja del IVA a la carne o el pescado, o la deflactación del IRPF a rentas inferiores a 40.000 euros. Incluso llegó a ofrecer su voto a favor a cambio de que la Moncloa accediese a abrir un canal de comunicación directo con la dirección popular, algo que no entraba en los planes del Ejecutivo.

La pasada semana, Génova emitió un duro comunicado denunciando cómo el Ministerio de Hacienda de María Jesús Montero había rechazado una reunión privada con el vicesecretario de Economía del PP, Juan Bravo, para negociar el contenido del decreto. El Gobierno derivó al PP a una negociación dentro del ámbito parlamentario que, finalmente, tampoco se produjo. “El Ejecutivo no quiere y no ha querido nunca negociar nada con el PP”, reiteran en la formación de Núñez Feijóo.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con Nadia Calviño y Yolanda Díaz. (EFE/Fernando Villar)

Jaime de Olano, portavoz económico en el Congreso, defendió la misma posición este martes desde la tribuna, censurando las “trampas” del Ejecutivo para aprobar una serie de medidas para contener el impacto económico de la guerra de Ucrania “tarde, mal y a rastras” del decálogo económico que activó Feijóo hace meses, especialmente en lo relativo a la bajada impositiva en productos básicos. “Cuando lo propusimos, nos tacharon de populistas. ¿Admitirán ahora, entonces, que ustedes son populistas?”, se preguntaba el diputado.

Por su parte, Vox ha salido de la posición del no a todo contra el Ejecutivo de Sánchez y ha optado por no obstaculizar la primera gran votación del último año de legislatura; eso sí, con un discurso muy crítico contra el Gobierno. El portavoz de la formación, Iván Espinosa de los Monteros, ha incidido en que Sánchez solo “acierta cuando rectifica”, y ha denunciado las “trampas” del Gobierno con su último plan económico. “Cifran la rebaja del IVA a los alimentos en 660 millones de euros, pero han aprobado un impuesto al plástico que se cifra en 690 millones, lo que supone una subida de impuestos de 30 millones”, resaltaba. Sánchez lograba aprobar los dos decretos casi sin votos en contra, una circunstancia muy poco habitual.

El Gobierno salva el real decreto ley de medidas anticrisis en el Congreso de los Diputados, pero lo logra sin convencer a buena parte de sus socios. Y lo hace, además, con la abstención de ERC, que marca distancias con el Ejecutivo, mientras el resto de aliados parlamentarios reclaman más pasos y afean su tibieza. Con 175 votos a favor, 164 abstenciones y siete noes, el pleno extraordinario de este martes, el primero del año, ha convalidado el real decreto, que entró en vigor el 1 de enero. Y todas las fuerzas políticas (345 votos) han apoyado su tramitación como proyecto de ley, una fórmula que les permitirá presentar enmiendas.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)