Es noticia
Menú
Moncloa estudia un "ajuste técnico" de la ley del solo sí es sí a la espera del Supremo
  1. España
PARA EVITAR LA REBAJA DE PENAS

Moncloa estudia un "ajuste técnico" de la ley del solo sí es sí a la espera del Supremo

La presión por corregir la ley dentro del PSOE se ha incrementado a pesar de que Sánchez decretase un cierre de filas con Igualdad en esta polémica para evitar una crisis de Gobierno con sus socios

Foto: La ministra de Igualdad, Irene Montero (i), y el ministro de Consumo, Alberto Garzón (d), durante el pleno del Congreso celebrado el pasado jueves. (EFE/Javier Lizon)
La ministra de Igualdad, Irene Montero (i), y el ministro de Consumo, Alberto Garzón (d), durante el pleno del Congreso celebrado el pasado jueves. (EFE/Javier Lizon)

El Gobierno ya valora una reforma de la ley del solo sí es sí para evitar la revisión de sentencias a agresores sexuales. Moncloa se había resistido hasta ahora, ante el rechazo de Igualdad y a pesar de las presiones internas tanto del PSOE como del grupo parlamentario y ministros socialistas. Sin embargo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, apuntaba este martes en conversación informal con los periodistas la posibilidad de realizar algún tipo de "ajuste técnico" a la norma impulsada por Igualdad. En el marco de los actos institucionales del 44 aniversario de la Constitución, Sánchez trasladó que el Gobierno está dispuesto a realizar modificaciones en el texto, aun subrayando que se trata de una "buena ley" y a la espera de que lo que determine el Tribunal Supremo.

Desde el ministerio de Igualdad que lidera Irene Montero entienden que la revisión de sentencias se debe a una cuestión de interpretación de los jueces. Concretamente, a su sesgo "machista". Es por ello que Montero no considera que una reforma pueda evitar el goteo de revisiones rebajando las penas a los agresores. El presidente del Gobierno sí se ha abierto a esta posibilidad, después de dejarlo en el aire y tratar de que los suyos cerrasen filas con Igualdad para evitar una crisis de Gobierno con sus socios de coalición.

De llevarse a cabo esta reforma, cambiando el Código Penal, se utilizaría para ello alguna norma en tramitación parlamentaria introduciendo una enmienda. Desde el ministerio de Presidencia que dirige Félix Bolaños se descarta que sea a través de una enmienda a la reforma del delito de sedición. La única vía que quedaría de este modo es que se aproveche la ley de bienestar animal, promovida por el ministerio de Derechos Sociales y que también incluye cambios en el Código Penal, para corregir la ley de garantía integral de la libertad sexual, conocida como solo sí es sí.

Fuentes de la dirección del grupo socialista ya habían apuntado que están preparados para activar los cambios de forma urgente si, como desean, así se decide. Se trataría de una reforma que se limitaría a incluir una disposición transitoria única en la norma con el objetivo de frenar de urgencia el goteo de revisiones de sentencias. Estas mismas fuentes consideran que rectificar sería lo menos dañino si la alternativa pasa por no hacer nada cuando, lamentan, se está responsabilizando al PSOE de las rebajas de penas.

Para activar la reforma, ya en estudio por parte del Gobierno, se esperaría a la siguiente revisión de sentencias por parte del Tribunal Supremo. Si va por la misma línea que la del caso Arandina, se trataría de materializar. En la resolución de caso Arandina, los magistrados atendieron el recurso de la Fiscalía y elevaron sus penas hasta los nueve años y un día al suprimir uno de los atenuantes que incluía la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, pero al mismo tiempo les recortaron en un año la condena final con base en la nueva normativa.

La presión dentro del PSOE por corregir la ley ha acabado por estallar públicamente, después de que Sánchez decidiese respaldar a Igualdad en esta polémica para intentar cerrar la crisis. Esa tregua, que provocó que tuviesen que matizar sus posiciones favorables a una reforma de la ley cargos como la ministra de Hacienda y vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero, o la titular de Igualdad y portavoz de Ferraz, Pilar Alegría, se ha roto en los últimos días. El presidente valenciano, Ximo Puig, volvía a insistir el pasado viernes en la necesidad de reformar la ley para evitar la rebaja de penas, mientras que la ministra de Defensa, Margarita Robles, un día después reconocía "lagunas" jurídicas en la norma para justificar su modificación.

Las tensiones entre Igualdad y el ala socialista del Gobierno y, sobre todo, el sector feminista del partido no han cesado pese al obligado cierre de filas en público. Incluso han ido a más, con el trasfondo del choque por la ley trans. A este respecto, Sánchez también ha asegurado que el PSOE mantendrá vivas sus enmiendas a la ley, que rechazan desde Igualdad.

En ningún caso las retirarán. Aunque de decaer, si no cuentan con el apoyo del PP, no votarán en contra de la norma. En caso de que se aprueben, los socialistas sí ponen en duda si sus socios votarán a favor de la ley. El argumento que utilizan desde el Gobierno y el PSOE es que la ley se recurrirá y que deben de dotarla de la máxima seguridad jurídica. Por ello, defienden que es imprescindible que, en el caso de los menores, se elimine de la norma la parte del artículo 38 donde se recogía que "las personas menores de dieciséis años y mayores de catorce podrán presentar la solicitud por sí mismas, asistidas en el procedimiento por sus representantes legales".

Una modificación para que el cambio de género en los menores de entre 12 y 16 años se supedite a una autorización judicial, uno de los puntos más polémicos del texto, junto a la reversibilidad. Para esto último, se incluye un apartado en el artículo 42 de la ley donde se estipula que "podrán volver a solicitar el cambio registral de dicha mención obteniendo aprobación judicial".

El Gobierno ya valora una reforma de la ley del solo sí es sí para evitar la revisión de sentencias a agresores sexuales. Moncloa se había resistido hasta ahora, ante el rechazo de Igualdad y a pesar de las presiones internas tanto del PSOE como del grupo parlamentario y ministros socialistas. Sin embargo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, apuntaba este martes en conversación informal con los periodistas la posibilidad de realizar algún tipo de "ajuste técnico" a la norma impulsada por Igualdad. En el marco de los actos institucionales del 44 aniversario de la Constitución, Sánchez trasladó que el Gobierno está dispuesto a realizar modificaciones en el texto, aun subrayando que se trata de una "buena ley" y a la espera de que lo que determine el Tribunal Supremo.

Igualdad