Es noticia
Menú
Catalán en plenos municipales al otro lado de los Pirineos: Francia intenta vetarlo en los tribunales
  1. España
Debate en el suroeste del país

Catalán en plenos municipales al otro lado de los Pirineos: Francia intenta vetarlo en los tribunales

El prefecto de los Pirineos Orientales recurre el nuevo reglamento del Ayuntamiento de Elna, que permite a los concejales expresarse en catalán a condición de traducirse después al francés

Foto: Pleno del Ayuntamiento de Elna. (Ayuntamiento de Elna)
Pleno del Ayuntamiento de Elna. (Ayuntamiento de Elna)

Elna (9.250 habitantes) fue en abril el primer Ayuntamiento de Francia cuyos concejales fueron autorizados a hablar catalán en los plenos. Ahora corren el riesgo de perder ese derecho. El prefecto, delegado del Gobierno en el departamento de los Pirineos Orientales, lo acaba de recurrir ante el tribunal administrativo.

Pere Manzanares, tercer teniente de alcalde, se expresó, por primera vez, brevemente en catalán en enero pasado y la media docena de concejales de la oposición se levantó y se marchó de la sala de plenos en protesta por la lengua utilizada.

Nicolas García, alcalde de la pequeña localidad costera, decidió entonces legalizar el uso del catalán modificando en abril el reglamento de los plenos. Quedaba permitido a condición de que el orador hiciera a continuación una segunda intervención traduciéndose a sí mismo en francés.

"El catalán es nuestra lengua, la de nuestros antepasados, pero antes de dar ese paso nos asesoramos jurídicamente", explica Nicolas García, miembro del Partido Comunista de Francia y que ganó holgadamente las municipales de 2020 al frente de una coalición de izquierdas. El artículo 75 de la Constitución francesa, recuerda, reconoce que "las lenguas regionales pertenecen al patrimonio de Francia".

A la oposición municipal no le gustó la modificación del reglamento. "Es una iniciativa impulsada por los separatistas", se lamentó el concejal Gilles Glin. "Hay que evitar que la lengua se convierta en un instrumento de 'apartheid' entre los que la hablan y los que no la hablan; entre los que son catalanes y los que no lo son", afirmó. "Mucho cuidado con los discursos políticos sobre la lengua que condujeron a algunos bretones hasta el terrorismo", concluyó. Se refería a los atentados perpetrados en los años sesenta y setenta en Francia por el Frente de Liberación de Bretaña y el Ejército Revolucionario Bretón.

Debate social

Más allá de la oposición municipal, un sector de la sociedad civil también rechazó la iniciativa. "Esperamos que el Estado francés sepa asumir sus responsabilidades frente a cargos electos que son los enlaces del separatismo", rezaba un comunicado de una asociación nacionalista francesa de los Pirineos Orientales. "No construiremos nunca una Europa fuerte favoreciendo la destrucción de un país vecino [España] y dejándonos fragilizar permaneciendo de brazos cruzados cuando nuestra integridad territorial está en juego", añadió. "El artículo 2 de la Constitución es muy claro: la lengua de la República es el francés", concluyó.

Aunque haya algunos alcaldes y concejales catalanistas en los Pirineos Orientales, esa Cataluña francesa (482.000 habitantes), colindante con la provincia de Girona, es un feudo de la extrema derecha. Prueba de ello es que el alcalde de Perpiñán (120.000 habitantes), Louis Aliot, es uno de los dirigentes del Reagrupamiento Nacional, el partido de Marine Le Pen. Esa formación conquistó, en las elecciones legislativas de junio pasado, los cuatro escaños de diputados del departamento. La prensa describió su victoria como "histórica".

Rodrigue Furcy, el prefecto de los Pirineos Orientales, puso finalmente esta semana un recurso ante el Tribunal Administrativo de Montpellier contra la introducción del catalán en los plenos de Elna. Argumenta que "cualquier factor susceptible de socavar los principios fundamentales de la República y la jerarquía entre la lengua oficial y las regionales debe ser analizado como un elemento de reivindicación de una identidad cultural que no debe prosperar en las asambleas deliberantes de los ayuntamientos".

Foto: Manifestación a favor de la inmersión lingüística en catalán. (EFE/Quique García)

Con su recurso, el prefecto trata también de impedir que lo sucedido en Elna se propague a otros ayuntamientos del departamento. El de Pézilla-La-Rivière (3.800 habitantes) dedicó el pleno del 13 de septiembre a debatir del uso de una segunda lengua.

El alcalde García reaccionó en Facebook manifestando su perplejidad ante el recurso cuando el Estado francés, por ejemplo, tiene una participación activa en la institución pública que promueve la cultura catalana y el empleo de esa lengua en el espacio público. Ha suscrito además con el departamento de los Pirineos Orientales un compromiso para que, de aquí a diez años, todos los alumnos que lo deseen puedan estudiar catalán en la escuela pública. "Pobre República Francesa si la mera posibilidad de hablar catalán en un hemiciclo la pones patas arriba", concluyó Nicolas García en la red social.

Elna (9.250 habitantes) fue en abril el primer Ayuntamiento de Francia cuyos concejales fueron autorizados a hablar catalán en los plenos. Ahora corren el riesgo de perder ese derecho. El prefecto, delegado del Gobierno en el departamento de los Pirineos Orientales, lo acaba de recurrir ante el tribunal administrativo.

Catalán
El redactor recomienda