Es noticia
Menú
La mala situación económica del PP alejó a los exministros de cargos en Génova
  1. España
En la cúpula, diputados y senadores

La mala situación económica del PP alejó a los exministros de cargos en Génova

Colaborarán a través de la Oficina del Presidente para mantener unos sueldos que el partido no puede asumir. Senadores y diputados ya pagan 150 euros extra al mes

Foto: La exministra de Empleo y Seguridad Social Fátima Báñez. (EFE/Javier Belver)
La exministra de Empleo y Seguridad Social Fátima Báñez. (EFE/Javier Belver)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Muchos nombres de exministros del Gobierno de Mariano Rajoy han copado las quinielas estos días para volver a la primera línea de la política de la mano de Alberto Núñez Feijóo. Ninguno lo ha confirmado, pero los teléfonos de los responsables de Trabajo, Fátima Báñez; Fomento, Íñigo de la Serna, o Sanidad, Alfonso Alonso, han sonado estas semanas. El presidente de la Xunta los tanteó para formar parte de su equipo. La máxima es contar con gente con experiencia en la política y también en la gestión. El nuevo PP nace sin tiempo y con el conocimiento de que Pedro Sánchez apretará el botón electoral cuando más le convenga, aunque, en público y en privado, tanto el presidente como su equipo apuesten por aguantar hasta 2023. “Feijóo debe tener un Gobierno en la sombra preparado”, apuntan en el entorno del gallego.

¿Pero por qué no han aceptado la oferta? En el partido tienen clara la respuesta y es tan sencilla como que los sueldos y la posición que en estos momentos les ofrece la empresa privada no son comparables con lo que se percibe en un cargo del partido. Las cuentas están más saneadas que cuando el PP obtuvo el peor resultado de su historia en las elecciones de abril de 2019 y se quedó con 66 diputados, pero tampoco son boyantes. Como ya pasó cuando Casado nombró a su ejecutiva, se optará en su mayoría por personas que tengan otra remuneración dado que el presupuesto es ajustado.

Foto: Cuca Gamarra y Esteban González Pons. (EFE/Luca Piergiovanni)

Tras la moción de censura a Mariano Rajoy hubo que recolocar a mucha gente ante la pérdida del Gobierno. Se perdieron cerca de 11 millones de euros. Casado pasó de 137 diputados y 130 senadores de 2016 a 66 diputados y 56 senadores en 2019. Esta caída en votos se tradujo en una considerable pérdida en las subvenciones por votos y escaños, al bajar de casi 11,89 millones de euros hace tres años a 6,9 millones. Con la repetición electoral se lograron mejores resultados y más ingresos, pero aún insuficientes para mantener una gran estructura. Ya se ha saldado la condena por el caso Bárcenas, que supuso desembolsar 200.000 euros. En estos momentos, los senadores y diputados aportan una cuota extra al mes de entre 100 y 150 euros.

Ante esta situación y tras conversar con varios exministros, Feijóo ha buscado una solución para no perder talento en la llamada Oficina del Presidente. Aquí podrán trabajar los elegidos sin tener que renunciar a sus puestos de trabajo en la empresa privada. Hay muchos que aún recuerdan lo que supuso recolocarse tras la inesperada caída de Rajoy y no guardan un buen recuerdo como para volver sin red a la primera línea. En el futuro órgano asesor podrán elaborar papeles y estrategias y, si finalmente el PP llega a la Moncloa en 2023, volver al Consejo de Ministros. Cada caso ha sido diferente. Fátima Báñez es una pieza clave para el futuro equipo económico. Su relación con Feijóo es excelente y se ha mantenido en el tiempo. Su puesto en la CEOE y sus contactos en el mundo de la empresa serán una llave para el gallego. Se habló con ella para la Secretaría General, pero al final no cuajó.

Foto: El presidente de la Xunta y candidato a la presidencia del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE)

Con Íñigo de la Serna fue más sencillo. El exalcalde de Santander se descartó desde el principio para labores del partido. Está dispuesto a remar para el proyecto, pero sin abandonar sus cargos en bancos y empresas como Typsa. El vasco Alfonso Alonso se ha dejado querer y puede que sea una de las sorpresas. Ahora tiene una muy buena posición en consultora de asuntos públicos Acento en la que trabaja como presidente junto al socialista Pepe Blanco. Otro de los tocados ha sido Borja Sémper, que declinó volver a labores en el PP, pero no descarta tampoco entrar en el futuro comité de sabios.

Además, el organigrama que salga del congreso de Sevilla será cambiante porque, como señalan en el partido, Feijóo ha tenido que hacer el equipo “con los que tenía”. Esta es solo una primera fase. La segunda empezará con el diseño de las candidaturas de municipales y autonómicas y el verdadero PP de Feijóo serán sus listas al Congreso y al Senado en las próximas generales. Mientras, con su nuevo FAES, al margen de José María Aznar, podrá contar con los mejores perfiles que el PP no puede permitirse pagar.

Muchos nombres de exministros del Gobierno de Mariano Rajoy han copado las quinielas estos días para volver a la primera línea de la política de la mano de Alberto Núñez Feijóo. Ninguno lo ha confirmado, pero los teléfonos de los responsables de Trabajo, Fátima Báñez; Fomento, Íñigo de la Serna, o Sanidad, Alfonso Alonso, han sonado estas semanas. El presidente de la Xunta los tanteó para formar parte de su equipo. La máxima es contar con gente con experiencia en la política y también en la gestión. El nuevo PP nace sin tiempo y con el conocimiento de que Pedro Sánchez apretará el botón electoral cuando más le convenga, aunque, en público y en privado, tanto el presidente como su equipo apuesten por aguantar hasta 2023. “Feijóo debe tener un Gobierno en la sombra preparado”, apuntan en el entorno del gallego.

Fátima Báñez Luis Bárcenas Partido Popular (PP)
El redactor recomienda