Es noticia
Menú
El acuerdo con el transporte queda en el aire pese al riesgo de colapso económico
  1. España
SIGUEN LAS PROTESTAS

El acuerdo con el transporte queda en el aire pese al riesgo de colapso económico

Siguen las negociaciones, después de que el Ministerio haya puesto sobre la mesa del Comité Nacional del Transporte por Carretera una propuesta que a última hora hizo aguas

Foto: Los transportistas protestan contra la escalada de los precios del combustible . (EFE/Raquel Manzanares)
Los transportistas protestan contra la escalada de los precios del combustible . (EFE/Raquel Manzanares)

El Gobierno no logró este jueves cerrar un acuerdo con el Comité Nacional del Transporte por Carretera. A medianoche, según fuentes de la patronal, las ministras de Transporte, Hacienda y Economía se habían marchado del Ministerio y abandonado las negociaciones en manos de altos cargos y técnicos, que seguían tratando de cerrar un documento con el sector, cada vez más indignado. La titular de Transporte, Raquel Sánchez, regresó a la reunión pasadas las doce y media para poner una oferta final sobre la mesa. Los transportistas pasaron de vaticinar que el acuerdo estaba cerca sobre las ocho de la tarde del jueves a advertir de que todo podía saltar por los aires conforme terminaba la jornada. La situación es crítica y el riesgo de un parón total del país el fin de semana si no hay acuerdo está cerca.

Las negociaciones siguieron desde las 11,30 de la mañana y durante toda la tarde en el Ministerio de Transportes después de que la oferta que el Gobierno ha puesto sobre la mesa al Comité Nacional del Transporte por Carretera haya resultado insuficiente al sector, según confirmaron a El Confidencial fuentes de la patronal. El ministerio ofreció 20 céntimos por litros desde el 1 de abril al 30 de junio. Al término de la jornada había subido hasta 40 céntimos. Un periodo de tiempo prorrogable si siguen las tensiones en los precios después de esa fecha. La ayuda directa sería para todo el sector, vehículos pesados, ligeros y viajeros. Sería aplicable directamente en gasolineras y estaciones de servicio. El Gobierno insistió en que no se levantaría de la mesa sin acuerdo. Desde la patronal explicaron que "desencuentros entre ministerios" habían frenado la propuesta que permitiría desconvocar los paros.

Queda por ver qué ocurre con los vehículos eléctricos y de gas, algo que afecta directamente al taxi. En Madrid el 80% de los taxis responden a ese perfil. El sector reclama en estos casos una ayuda por vehículo. De la ayuda que ofrece el Gobierno, 15 céntimos los pagará el Gobierno y 5 céntimos las petroleras.

La reunión estaba prevista este viernes pero el Gobierno decidió adelantarla un día tras las consecuencias de las protestas del transporte, que duran ya once días. Desde las 11,30 de esta mañana se sientan a la mesa las asociaciones mayoritarias de transportistas representadas en el Comité Nacional del Transporte por Carretera. El Gobierno puso sobre la mesa de los transportistas este lunes una oferta en ayudas directas de 500 millones de euros para bonificar parte de la subida de los hidrocarburos y tratar de sofocar el malestar social creciente en la octava jornada de huelga del sector y tras una masiva manifestación el domingo del mundo rural en Madrid. No hubo cortafuegos sino todo lo contrario. Al final de la jornada, varias grandes patronales anunciaron que se sumaban al paro de los pequeños transportistas, ante la falta de concreción de las ayudas prometidas.

Tras esa oferta, se adherieron a las protestas Federación Nacional de Asociaciones de Transporte en España (Fenadismer), la Federación Española del Transporte Discrecional de Mercancías (Fetransa) y la Federación Independiente de Transportistas (Feintra). Más tarde se sumaron las grúas de asistencia en carretera mientras que otros vehículos como los taxis, VTC o ambulancias avanzaron movilizaciones este domingo. El Gobierno decidió adelantar un día las negociaciones y concretar más las medidas, como le pedía el sector, que exigía conocer la ayuda por litro y los vehículos afectados, además del espacio temporal en el que iban a darse estas subvenciones directas para paliar los efectos de la subida de los hidrocarburos, disparados por la invasión de Ucrania.

Los paros de los transportistas comenzaron el pasado 14 de marzo. El Gobierno infravaloró la capacidad de movilización de los convocantes, la Plataforma para la Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera, que ya ha transmitido que pase lo que pase en esta reunión, sus paros seguirán adelante porque son ellos quienes deben sentarse a la mesa con el Gobierno. Desde el Ministerio de Transportes insisten en que no son representativos sino minoritarios. El Gobierno sigue confiando en un acuerdo que sea capaz de calmar los ánimos y desactive los paros entre los muchos autónomos y pequeños transportistas que son quienes están protagonizando las protestas, más allá de la Plataforma.

Empeñados en el acuerdo

El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, insistió desde Bruselas en que de la negociación de esta jornada saldrá un acuerdo definitivo. “Estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo, porque tenemos la voluntad, entendemos sus demandas y haremos todo lo que esté en nuestras manos para que se alcance un acuerdo. Nos vamos a sentar y no nos vamos a levantar hasta que lo logremos”, sostuvo. A la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, la acompañan en la reunión la vicepresidenta primera del Gobierno y titular de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Montero defendió abiertamente “ayudas directas” para el transporte. “La única fórmula es la ayuda directa para que ese precio baje”, dijo en ‘Espejo Público’ de Antena 3. “Es una ayuda para que el precio del combustible baje”, explicó, "nosotros queremos que las medidas sean eficaces".

La ministra de Hacienda insistió en que el Gobierno no se sentará con la Plataforma porque es el Comité el órgano representativo que “abarca a más del 90% de los transportistas”. “Esas reglas de juego siempre hay que respetarlas”, defendió, añadiendo que “el Gobierno se tiene que sentar con quienes democráticamente representan al sector”.

Descartan tocar el IVA

En la propuesta sobre la mesa de los transportistas, el Gobierno descartó una reducción del IVA, alegando que “no supondría un beneficio neto para los transportistas”. Se propone una bonificación directa en el precio de la gasolina, “financiada una parte con el presupuesto público y otra a cargo de las distribuidoras y comercializadoras de combustibles”. Desde Hacienda aseguran que no caben rebajas en el impuesto de hidrocarburos porque el tipo que se aplica sobre el gasóleo profesional se sitúa en el mínimo que permite la directiva europea. Recuerdan además que los transportistas tienen derecho ya hoy a que una parte de ese dinero les sea devuelta. “El IVA es un impuesto que se deduce, por lo que no implicaría un beneficio relevante, no se contempla el tipo superreducido en carburantes y además no implicaría necesariamente una rebaja en el precio final”, aseguran desde el ministerio.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Empleo, Yolanda Díaz, rechazó etiquetar como de 'extrema derecha' a los transportistas que llevan una semana de paro y aseguró que se trata de "los más vulnerables" dentro de la cadena de transporte, que llevan tiempo trabajando a pérdidas. En los primeros días de huelga, el Gobierno vinculó las protestas con la extrema derecha y después incluso con Rusia y Putin. Afirmaciones que incendiaron aún más los ánimos del sector.

"Nunca califico a nadie y me consta que quienes se están manifestando son los más vulnerables de la cadena del transporte, personas que están trabajando a pérdidas y cuentan con la comprensión el Gobierno", aseguró la vicepresidenta Díaz, que no participa en las negociaciones. Confío en un acuerdo "que satisfaga al sector en su conjunto", no solo a las grandes patronales del transporte.

El Gobierno no logró este jueves cerrar un acuerdo con el Comité Nacional del Transporte por Carretera. A medianoche, según fuentes de la patronal, las ministras de Transporte, Hacienda y Economía se habían marchado del Ministerio y abandonado las negociaciones en manos de altos cargos y técnicos, que seguían tratando de cerrar un documento con el sector, cada vez más indignado. La titular de Transporte, Raquel Sánchez, regresó a la reunión pasadas las doce y media para poner una oferta final sobre la mesa. Los transportistas pasaron de vaticinar que el acuerdo estaba cerca sobre las ocho de la tarde del jueves a advertir de que todo podía saltar por los aires conforme terminaba la jornada. La situación es crítica y el riesgo de un parón total del país el fin de semana si no hay acuerdo está cerca.

Transporte Ministerio de Transportes
El redactor recomienda