Es noticia
Menú
PP y Vox se suman al grito de furia del campo contra Sánchez en Madrid
  1. España
El mundo rural estalla

PP y Vox se suman al grito de furia del campo contra Sánchez en Madrid

El mundo rural se ha manifestado este domingo en Madrid con una movilización masiva, a la que han asistido 150.000 personas, por su agónica situación y la inacción del Ejecutivo

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal, durante la manifestación del campo en Madrid. (EFE/Luca Piergiovanni)
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante la manifestación del campo en Madrid. (EFE/Luca Piergiovanni)

Una inmensa marea de chalecos naranjas, la versión española y rural de las movilizaciones en Francia, se ha manifestado este domingo en Madrid por su agónica situación. Según los datos definitivos de la Delegación del Gobierno, 150.000 personas han colapsado literalmente el paseo de la Castellana para protestar por la inacción de Pedro Sánchez ante sus problemas, crónicos desde hace años y agravados ahora por la guerra de Ucrania. El PP y Vox arroparon a los ganaderos, agricultores y cazadores en su grito de furia contra el Ejecutivo.

Pasadas las 10:00 horas, la asistencia ya se contaba por miles. Todos los alrededores de la glorieta de Carlos V, de donde partió la manifestación, eran un trajín constante de autobuses y numerosos grupos. "Sánchez, rata, queremos la luz barata", gritaban algunos, entre el ruido de cencerros, bocinas y una comparsa de tambores que hacía temblar el principal eje de la capital. A las 11:00 horas, el momento de la salida, el Paseo del Prado y la Castellana ya estaban llenos de lado a lado y la cabecera alcanzaba Cibeles, liderada por un grupo de tractores y la cabeza de un tráiler. No cabía un alma.

La manifestación, que ha transcurrido entre los ministerios de Agricultura y Transición Ecológica, gestores de la problemática del campo, es un reflejo del enorme malestar social acumulado durante los últimos meses, en cotas inéditas desde hace años tras la exponencial escalada de precios. A esto hay que añadir la respuesta del Ejecutivo de Pedro Sánchez a las movilizaciones, tratando de estigmatizarlas y criminalizarlas con el argumento de que están vinculadas con la "extrema derecha". Así lo hizo esta misma semana tras la huelga de transportistas, incluso relacionando a los conductores con Vladímir Putin.

"Hemos venido hoy a Madrid de una forma pacífica, pero si lo que tiene que hacer el campo es otras cosas, hoy no es el fin, es el comienzo", declaró Pedro Barato, presidente de Asaja, en el inicio de la protesta. El secretario general de COAG, Miguel Padilla, otro de los promotores, centró sus declaraciones en pedir al Gobierno que intervenga el precio de la energía y los combustibles y "plan de choque urgente y contundente" para el campo.

Foto: Ganaderos durante su tramo final hacia Madrid. (EFE/Raúl Sanchidrián)

Las reivindicaciones están concentradas en un documento con 18 puntos de diversa índole. El primero tiene que ver con la exigencia de "adecuados servicios sociales y sanitarios en el medio rural", además de "planes educativos, formativos y de empleo". Respecto a la viabilidad del sector primario, los manifestantes reclaman la bajada de la factura eléctrica, una aplicación efectiva de la Ley de la Cadena Alimentaria, de diciembre de 2021, que prohíbe la venta a pérdidas. Igualmente, la reestructuración de la Política Agraria Común (PAC) y una normativa que permita la temporalidad "intrínseca del sector agrario".

El manifiesto también alude a la caza, con cinco puntos dedicados exclusivamente a la actividad cinegética. Destacan la retirada del lobo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE); recuperar la caza en los Parques Nacionales o "la defensa de la caza ante las políticas ecoanimalistas de Europa". También que no se incluya en el Código Penal el maltrato animal a todos los vertebrados.

"Heridos de muerte"

Allá donde alcanzara la vista, el naranja predominaba. Los perfiles llegados de todos los puntos de España eran variados, con un sinfín de pancartas y mensajes contra el Gobierno y las políticas implantadas en el campo por Bruselas. "Estamos heridos de muerte", rezaba un cartel en la espalda de uno de los asistentes, con el sello de Asaja. "Nadie como nosotros cuida del medio rural. Nos tratan como a criminales", apuntaba otro manifestante. Entretanto, los chiringuitos del paseo del Arte, junto a los principales museos de la ciudad, hacían su agosto particular con la venta de refrescos y cerveza. La marcha avanzaba entre petardos y un ruido tremendo, con muchos perros de caza entre los asistentes y hasta una lechuza en el brazo de una mujer.

El cariz político de la manifestación es muy evidente. Y ninguno de los partidos de la derecha dio la espalda a los agricultores, ganaderos y cazadores. El PP, representado por Esteban González Pons, Cuca Gamarra y un grupo de diputados, entre los que se encontraba Adolfo Suárez-Illana, inició las declaraciones en una plaza de Neptuno absolutamente abarrotada. Entre pitidos, bocinazos y gritos, Gamarra se sumó a la petición de los promotores e instó a Sánchez a que escuche a la "España real" y atienda sus demandas. "Esta es la España real, a la que el agua le llega al cuello y ya no es capaz de llegar a fin de mes, y que lo único que pide a su Gobierno es que le escuche, dialogue y tome medidas", declaró la portavoz parlamentaria.

Apenas unos instantes después, a solo unos metros, llegó Santiago Abascal. El líder de Vox se dio un verdadero baño de masas, entre gritos de "¡Presidente!" y casi sin margen para atender todas las peticiones de fotos. Como una estrella del rock. Abascal no fue menos que los populares y exigió la dimisión del Gobierno por su inacción ante la crisis. "Se trata de nuestra economía, de nuestra soberanía alimentaria, de nuestra manera de vivir que ha sido criminalizada", dijo.

Tampoco faltó a la cita Ciudadanos, aunque no despertó las mismas simpatías entre los manifestantes. El portavoz adjunto de la formación naranja en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, pidió lo mismo a Pedro Sánchez: "Que actúe ya, no hay paciencia que valga".

El nuevo PP Feijóo asegura que no seguirá la estrategia de Casado y dejará a los de Abascal que lideren la actividad en la calle

Es la primera vez desde el pasado mes de noviembre que los partidos de la derecha coinciden en una manifestación. Entonces, fue junto a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que protestaban contra la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida como ‘ley mordaza’. Aquella cita dejó claro que tanto Pablo Casado como Santiago Abascal iban a rivalizar por capitalizar todo el descontento social, pero la llegada de ómicron frenó en seco la ofensiva en las calles.

Ahora es Vox quien parece haber tomado la delantera. La reacción de los asistentes a la llegada de Abascal es una prueba inequívoca de que unos de sus principales graneros de votos está en estos sectores. Este mismo sábado, además, convocó movilizaciones frente a todos los ayuntamientos de España para protestar contra Pedro Sánchez por su responsabilidad en esta crisis económica. El nuevo PP de Alberto Núñez Feijóo, como informó El Confidencial, asegura que no seguirá la estrategia de Casado y dejará a los de Abascal que lideren la actividad en la calle. Ellos buscan potenciar su perfil de partido de Estado para alcanzar grandes acuerdos con el PSOE.

Foto: El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante una protesta convocada por agricultores murcianos. (EFE/Marcial Guillén)

Esta posición, sin embargo, tiene muchos matices. La prueba más clara es que en la manifestación de este domingo hubo una nutrida representación de los populares, con la presencia de González Pons, uno de los nuevos hombres fuertes de Feijóo; Gamarra o el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Dado el contexto, se prevé que en los próximos meses veamos imágenes similares, con los dos grandes partidos en la derecha movilizados.

Una inmensa marea de chalecos naranjas, la versión española y rural de las movilizaciones en Francia, se ha manifestado este domingo en Madrid por su agónica situación. Según los datos definitivos de la Delegación del Gobierno, 150.000 personas han colapsado literalmente el paseo de la Castellana para protestar por la inacción de Pedro Sánchez ante sus problemas, crónicos desde hace años y agravados ahora por la guerra de Ucrania. El PP y Vox arroparon a los ganaderos, agricultores y cazadores en su grito de furia contra el Ejecutivo.

Pedro Sánchez Partido Popular (PP) Ucrania Caza Sector primario Santiago Abascal Agricultura
El redactor recomienda