Es noticia
Menú
Subirse a un tractor para entender las demandas del campo: "Quieren extinguirnos"
  1. España
El mundo rural estalla

Subirse a un tractor para entender las demandas del campo: "Quieren extinguirnos"

Los manifestantes denuncian la insuficiencia de la PAC, los altos costes de producción y la dificultad de los jóvenes para apostar por el oficio. Fernando es la cara visible de una juventud agrícola casi inexistente

Foto: Manifestación por la defensa del campo español este domingo en Madrid. (EFE/Luca Piergiovanni)
Manifestación por la defensa del campo español este domingo en Madrid. (EFE/Luca Piergiovanni)

Fernando es un joven agricultor de Salamanca. Recorre la Castellana en su tractor junto a ganaderos y cazadores para reivindicar las necesidades del campo. “Esto se nace con ello”, explica este agricultor de 22 años procedente de Villaflores (Salamanca). Conduce uno de los cincuenta tractores sumados a la marcha con la intención de reivindicar “unos precios justos” para el mundo rural porque se están “ahogando”. Es ingeniero agrónomo, pero su pasión es el sector primario: se dedica a la agricultura intensiva de regadío y extensiva de secano de cereales.

Es la cuarta generación en apostar por este oficio. “Si no tienes la profesión arraigada a la familia, es imposible empezar de cero”. Explica que falta cultura en las ciudades sobre la importancia del campo. Fernando es la cara visible de una juventud agrícola casi en extinción. “¿Jóvenes? Mis amigos. Es difícil ver ahora a gente apostar por esto. Es muy complicado explicar nuestra importancia. Durante la pandemia se vio que si no existimos, no se come. Y con la guerra también se está notando, si el campo para no hay vida”.

El tractor avanza calle arriba con algún despistado cruzándose entre medias. A lo lejos, Fernando ve a un viejo conocido: “¡Don Jesús!, ¡Que se me pone nerviosa la gente!”. El también agricultor del pueblo de al lado (Cantalpino) alerta a los manifestantes de que tengan cuidado. Agentes de la Policía Nacional interceden para que no haya ningún daño. “¿Ves ese niño? -dice Fernando-, “pues tiene unos cinco años y es el hijo de otro compañero mío. Se une a todas las manifestaciones siempre”.

placeholder Fernando en su tractor. (A. Farnós)
Fernando en su tractor. (A. Farnós)

Desde las alturas del vehículo se visualiza el hartazgo colectivo. Se manifiesta con pancartas blancas, animales y caracolas para llamar a los perros de caza. Marta lleva la suya colgada del cuello. Cuando sopla, los 10 podencos que la preceden se giran tras su reclamo. Es una apasionada de la caza y ha salido esta mañana desde Zaragoza para asistir a la cita: “La Ley de Bienestar animal va a terminar con nosotros”.

Todos los asistentes denuncian al unísono lo mismo. El déficit de servicios públicos y privados, la insuficiencia de la PAC - Política Agraria Común europea-, la dificultad de los jóvenes para apostar por estos oficios, los altos costes de producción y la reforma laboral, entre otros. Decenas de frentes abiertos que han agotado la paciencia del sector.

placeholder Manifestación del campo y el mundo rural. (Sergio Beleña)
Manifestación del campo y el mundo rural. (Sergio Beleña)

El presidente de la oficina Nacional de la Caza, Felipe Vegué apunta que “llevamos 2 años soportando las tonterías de las prohibiciones. Teníamos que habernos manifestado antes de esta forma para que se dieran cuenta todos. Esta es una marcha apolítica y no nos sentimos representados por ningún partido”. La sensación generalizada es que las distintas acciones gubernamentales (centrales y autonómicas) no han sabido solucionado los problemas estructurales del mundo rural.

placeholder Fernando conduciendo su tractor por la Castellana. (A.Farnós)
Fernando conduciendo su tractor por la Castellana. (A.Farnós)

Pero la protesta tiene como diana de las críticas al Gobierno central por el desamparo institucional y por imponer “unos impuestos que nos crujen” - dice Fernando-, “mira que los ha habido malos… pero este es el peor”. Y aunque a la cita se han sumado el PP y Vox, Vegué y Marta mantienen que la concentración “no va ligada a ningún partido”. Entre tanto, Fernando mira al frente y reflexiona que es la derecha quien más les defiende. Es votante del PP y confiesa que “no creo que un partido extremista sea la solución para nada. Aquí hay tanta gente que estamos todos muy polarizados… menos de Podemos, hay de todo”.

placeholder Marta usando la caracola para llamar a los perros. (A. Farnós)
Marta usando la caracola para llamar a los perros. (A. Farnós)

En relación con esto, también habla Daniel, un ganadero gallego que ha acudido con sus compañeros a la marcha. Han salido a las dos de la mañana desde Galicia. “A los ganaderos se nos trata como unos apestados y unos delincuentes”. Con el estallido de la guerra de Ucrania - grandes exportadores de cereal - ha aumentado mucho el precio del pienso. “Nos estamos ahogando”.

A la altura de Cibeles, Fernando no para de recibir llamadas de teléfono y toques en la puerta del tractor. Conoce a mucha gente. “Somos todos jóvenes agricultores de los pueblos de al lado”. Están Simón, Carlos y Óscar. Abren la puerta del tractor. El último se sube al tractor enfadado: “Si nos hubiera dejado traer más de estos, sumábamos más de 3.000 tractores. Te digo yo que hasta se cancelaba el clásico, pero está claro que les importa más el fútbol”.

Pero nada de esto es nuevo. Lo de hoy no es más que la gota final de un vaso que ha terminado de derramarse. “Es un cúmulo de todo”, continúa Fernando. Y aunque la convocatoria contaba con múltiples precedentes, el encuentro que se está desarrollando ahora mismo en la capital supera todas las concentraciones anteriores en número de asistentes, hartazgo y pulso frenético.

La multitudinaria cita ha sido convocada por asociaciones agrarias como COAG o Asaja (la patronal agropecuaria), la Real Federación de Asociaciones de Ganado Selecto, la Real Federación Española de Caza, la Unión de Criadores de Toros de Lidia, la Alianza Rural, Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España (FENACORE) y Cooperativas.

placeholder Manifestación del campo y el mundo rural. (Sergio Beleña)
Manifestación del campo y el mundo rural. (Sergio Beleña)

Fernando pertenece a la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) y piensa seguir en su lucha. Aunque las reivindicaciones comenzaron hace dos años, él empezó a participar activamente desde este mes de enero. “Tenemos un enorme grupo de Facebook de todos los agricultores de España y así nos coordinamos”.

A la una y media de la tarde, este joven agricultor llegó a su destino. Ha sido de los primeros por ir en la cabecera. Fernando es uno de los más de 150.000 manifestantes que hoy han colapsado el Paseo de la Castellana de Madrid. Todavía son muchos los que continúan en la marcha. "Ahora me toca volver a cargar el tractor en el camión y poco más. Comeré aquí con los amigos y luego vuelta a casa. Ya volveremos si no nos hacen caso".

Fernando es un joven agricultor de Salamanca. Recorre la Castellana en su tractor junto a ganaderos y cazadores para reivindicar las necesidades del campo. “Esto se nace con ello”, explica este agricultor de 22 años procedente de Villaflores (Salamanca). Conduce uno de los cincuenta tractores sumados a la marcha con la intención de reivindicar “unos precios justos” para el mundo rural porque se están “ahogando”. Es ingeniero agrónomo, pero su pasión es el sector primario: se dedica a la agricultura intensiva de regadío y extensiva de secano de cereales.

Agricultura Pandemia Sector primario Caza
El redactor recomienda