Es noticia
Menú
Vox no apoyará gratis a Mañueco como hizo con Ayuso: "Castilla y León no es Madrid"
  1. España
Elecciones en Castilla y León

Vox no apoyará gratis a Mañueco como hizo con Ayuso: "Castilla y León no es Madrid"

El partido de Abascal, que espera sacar una docena de procuradores el 13-F, insiste en que no entregará sus votos sin nada a cambio, incluso en el caso de que el PP sume más que toda la izquierda junta

Foto: Santiago Abascal y Juan García-Gallardo. (EFE/Nacho Gallego)
Santiago Abascal y Juan García-Gallardo. (EFE/Nacho Gallego)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La estrategia de Vox ante las elecciones del 13-F se rige por una máxima: "Castilla y León no es la Comunidad de Madrid". Esta consideración sirve para medir sus posibilidades de éxito frente al PP, pero especialmente para dejar claro que no volverá a apoyar un Gobierno popular a cambio de nada, incluso en el supuesto de que estos saquen más votos que toda la izquierda junta. La formación de Santiago Abascal rechaza el escenario que plantean prácticamente todas las encuestas y advierte de que en ningún caso favorecerá gratis la investidura de Alfonso Fernández Mañueco, como sí hizo con Isabel Díaz Ayuso, convencidos de que como mínimo obtendrán una docena de procuradores y de que los frentes no están tan definidos como en el 4-M.

Aunque el resultado final marcará cualquier decisión, desde la formación señalan varios elementos para justificar el planteamiento. El principal es que los sondeos no se ajustan a la realidad y son excesivamente benévolos con el PP. Fuentes de la dirección aseguran que ni siquiera trabajan con la hipótesis de que Mañueco repita la victoria de Ayuso y tenga tanta presencia como la suma de todas las izquierdas, el gran anhelo de los de Pablo Casado para neutralizar a su rival en el centro derecha. "La encuesta real son esos 5.000 simpatizantes en Valladolid", declaró este lunes en rueda de prensa el portavoz político, Jorge Buxadé, en alusión al acto de precampaña del pasado sábado, con el candidato Juan García-Gallardo acompañado por Abascal.

Foto: Santiago Abascal, durante un acto en Canarias. (EFE/Ángel Medina G.)

El análisis de Vox parte de sus encuestas internas. Los últimos datos que manejan apuntan a que obtendrán, al menos, una docena de representantes, por lo que la mayoría de Mañueco ya no sería tal. "Los números no dan", insisten. Pero más allá de sus resultados, en el partido destacan que el contexto no es el mismo que en la Comunidad de Madrid y no se plantea un enfrentamiento tan claro entre los dos bloques, lo que reduce la necesidad de acuerdos con los populares. Ni Pablo Iglesias está enfrente, ni los votantes de Vox tienen con Mañueco la afinidad que sí tenían (y tienen) con Díaz Ayuso. No existe un comunismo o libertad.

Contexto distinto

En Madrid, era Ayuso o la izquierda, pero en Castilla y León las opciones son variadas y el papel de Vox puede cambiar. "Aquí existe una amalgama de partidos en cada provincia que plantean un escenario muy distinto", recuerdan desde la formación, con los ejemplos de plataformas y entidades locales como la España Vaciada o Por Ávila, que pueden decantar la balanza como bisagras a uno y otro lado. Si el 4-M Vox estaba obligado a sumar con el PP, en este caso tiene otras alternativas.

Foto: Mañueco, junto a Casado. (EFE/J. Casares)

Por un lado, y si se cumplen las expectativas, entrar en el Gobierno (el primero autonómico); pero también dejar que Mañueco pacte con otras formaciones y dar un paso más en el pulso nacional con Pablo Casado, reforzando la teoría de que los populares se han ubicado en los márgenes del bautizado como 'consenso progre'. Nadie en Vox, no obstante, ha dicho qué esperan del PP para entregarle sus votos si se diera el caso.

Sea como fuere, lo cierto es que Vox ya ha advertido de que su posición no es la misma y no apoyará gratis a Mañueco, tampoco en el caso de que el resto de partidos no sean decisivos. Las palabras de Santiago Abascal en Valladolid son el ejemplo más evidente. "Si alguno quiere que le regalemos gratis los votos al PP, que no nos vote. Si alguno espera que le entreguemos los votos gratis a Mañueco para impedir la alternativa al socialismo, que no nos vote; si alguien quiere un cambio de rumbo, que Vox forme parte, o lidere o apoye un Gobierno que cambie las cosas, que nos vote", espetó el líder del partido.

Foto: Pablo Casado, junto a Alfonso Fernández Mañueco, en el congreso del partido en Castilla y León. (EFE/J. Casares)

Santiago Abascal y el resto de grandes figuras del partido seguirán al lado de García-Gallardo, durante las próximas semanas, aunque desde la formación sostienen que no tienen claro aún cuáles serán las ciudades a las que van a desplazarse cuando comience oficialmente la campaña, el 28 de enero. La única certeza es que este jueves harán parada en León.

La estrategia de Vox ante las elecciones del 13-F se rige por una máxima: "Castilla y León no es la Comunidad de Madrid". Esta consideración sirve para medir sus posibilidades de éxito frente al PP, pero especialmente para dejar claro que no volverá a apoyar un Gobierno popular a cambio de nada, incluso en el supuesto de que estos saquen más votos que toda la izquierda junta. La formación de Santiago Abascal rechaza el escenario que plantean prácticamente todas las encuestas y advierte de que en ningún caso favorecerá gratis la investidura de Alfonso Fernández Mañueco, como sí hizo con Isabel Díaz Ayuso, convencidos de que como mínimo obtendrán una docena de procuradores y de que los frentes no están tan definidos como en el 4-M.

Elecciones Castilla y León Vox
El redactor recomienda