Es noticia
Menú
La subida de casos llega a los mayores con los ingresos en máximos desde la tercera ola
  1. España
Los más vulnerables

La subida de casos llega a los mayores con los ingresos en máximos desde la tercera ola

Con más retraso que en personas más jóvenes, pero la incidencia también ha alcanzado niveles preocupantes entre los mayores de 60 años, el grupo de edad con una letalidad más alta

Foto: Más del 85% de los mayores de 60 años ya tiene la dosis adicional de la vacuna contra el covid-19. (EFE/Diputación Foral de Gipuzkoa)
Más del 85% de los mayores de 60 años ya tiene la dosis adicional de la vacuna contra el covid-19. (EFE/Diputación Foral de Gipuzkoa)

La sexta ola no solo está afectando a las personas más jóvenes, que tienen niveles de transmisión no vistos antes en España durante la crisis sanitaria, también a las de más edad, más vulnerables ante el virus. Su menor movilidad y la protección que ofrecen las vacunas (prácticamente toda la población en esa franja tiene la pauta completa y una buena parte ha recibido ya la dosis de refuerzo) han retrasado y amortiguado el impacto, pero ya se nota: en apenas una semana, la incidencia entre los mayores de 70 años se ha duplicado.

Entre el 28 de diciembre y el 4 de enero, la incidencia acumulada (casos por 100.000 habitantes) en 14 días ha pasado de los 417,85 casos a los 916,86 entre las personas de 70 a 79 años. Y de 376,07 a 884,47 en los mayores de 80 años, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad. El aumento de los contagios en el grupo de 60 a 69 años se adelantó unos días. Es una incidencia muy inferior a la de grupos más jóvenes y a la media nacional, pero sus consecuencias son potencialmente más dañinas.

La edad es uno de los principales factores de riesgo del covid-19. Más del 90% de las muertes por esa enfermedad ha sido en personas de más de 60 años. Por eso se ha priorizado su vacunación en ellas, tanto las dos primeras dosis como la de refuerzo. Eso ha hecho descender la letalidad y las hospitalizaciones en los grupos más vulnerables.

Entre junio de 2020 y junio de 2021 fallecieron más de 20 de cada 100 enfermos de covid-19 mayores de 90 años. Entre 80 y 89 años, la letalidad rondaba el 15%. Y entre 70 y 79 años era del 5,3%. En los dos primeros grupos, la tasa de hospitalizaciones superaba el 30%. Y en el tercero, casi alcanzaba el 25%. Entre las personas de 60-69 años, la letalidad era del 1,5% y la tasa de hospitalizaciones se acercaba al 15%.

Menos riesgo gracias a las vacunas

Un vistazo al último informe del Instituto de Salud Carlos III, con fecha 29 de diciembre, permite observar un notable cambio en esos porcentajes. Entre el 14 de octubre y esa fecha, la letalidad en los mayores de 90 años fue del 6,1%, mientras que su tasa de hospitalización fue del 22,9%. Esos porcentajes también descendieron en los grupos etarios inferiores: el 17,6% para personas de 80-89 años; el 8,9% para las de 70-79, y el 4,8% para las de 60-69 años. Seguramente esos porcentajes seguirán bajando conforme avance la administración de la dosis de refuerzo.

En noviembre, el ministerio fijó como primer objetivo que 16 millones de personas recibieran la dosis de refuerzo de la vacuna antes de final de año. Esa cifra incluía a toda la población mayor de 60 años, poco más de 12 millones. Un mes más tarde, el objetivo cambió: se rebajó al 80%, porcentaje que se alcanzó durante la última semana del año. Pero aún queda una parte importante de esos grupos por recibir la dosis extra.

El problema es que si el enorme aumento de los contagios se traslada a la población de más edad, como ya está sucediendo, aunque el riesgo de desarrollar una enfermedad grave haya descendido de manera sustancial, no serán pocos casos los que lleguen a los hospitales. Una parte de esos enfermos acabarán ingresados en los próximos días. ¿Cuántos? Afortunadamente, muchos menos que hace un año y en verano (no en términos absolutos en este segundo caso), debido a la combinación de la protección de las vacunas y la menor severidad de la variante ómicron. Los primeros estudios apuntan a una menor gravedad intrínseca (sin tener en cuenta las vacunas) con respecto a delta, que aún sigue siendo la responsable de la mayoría de las hospitalizaciones y muertes en España.

Pero el número de casos ha crecido tanto, que el aumento de la ocupación hospitalaria hasta niveles de riesgo muy alto es casi inevitable. Ya lo está siendo: hay más hospitalizados por covid-19 que en cualquier otro momento desde finales de febrero. Y desde mediados de mayo no había tantos pacientes en UCI. El impacto en la atención primaria y los hospitales está siendo mayor que en la quinta ola, y la ocupación aún es probable que siga creciendo en los próximos días.

La sexta ola no solo está afectando a las personas más jóvenes, que tienen niveles de transmisión no vistos antes en España durante la crisis sanitaria, también a las de más edad, más vulnerables ante el virus. Su menor movilidad y la protección que ofrecen las vacunas (prácticamente toda la población en esa franja tiene la pauta completa y una buena parte ha recibido ya la dosis de refuerzo) han retrasado y amortiguado el impacto, pero ya se nota: en apenas una semana, la incidencia entre los mayores de 70 años se ha duplicado.

Ministerio de Sanidad Coronavirus
El redactor recomienda