Es noticia
Menú
La fiesta de Nochevieja no ha desaparecido, solo hay que buscarla (o irse al sur)
  1. España
LAS DOS ESPAÑAS DEL COTILLÓN

La fiesta de Nochevieja no ha desaparecido, solo hay que buscarla (o irse al sur)

Aunque parecería que todas las comunidades han cancelado las fiestas de Fin de Año, no es así. Hay una diagonal que divide las dos Españas de los cotillones

Foto: Un grupo de jóvenes baila en el Social Club de Palma de Mallorca en junio de este año. (EFE/Atienza)
Un grupo de jóvenes baila en el Social Club de Palma de Mallorca en junio de este año. (EFE/Atienza)

El pasado miércoles 8 de diciembre, a las ocho de la noche, cientos de navarros se pelearon (virtualmente) para comprar un pase a la fiesta de Nochevieja de la discoteca Indara. Las alrededor de 1.000 entradas se agotaron en cuestión de minutos. O de un minuto, como señalaba el ‘Diario de Navarra’. Después de un año sin Nochevieja, las ganas de fiesta eran evidentes. No dejaron ni las entradas vip.

Hace apenas tres semanas, pero parece que han pasado tres años. Hoy, Navarra está dispuesta a cerrar la hostelería a la una de la madrugada, lo que acabaría con todas las fiestas de Nochevieja celebradas en locales nocturnos. Como indican desde la discoteca, "nos están haciendo casi cerrar indirectamente". Los mensajes en redes sociales han pasado de la decepción por no haber conseguido entrada al 'meme' recurrente: del “compro entrada Indara” se ha pasado al “vendo entrada Indara”. Los hosteleros lamentan estar casi "acostumbrados" a esos bandazos.

Las páginas de las discotecas se han convertido en un badulaque de reventa

Es un proceso que se está repitiendo en cientos de discotecas españolas que poco a poco, a medida que diversas comunidades van imponiendo nuevas restricciones, están dando carpetazo a sus fiestas de Nochevieja. También ayuntamientos: ni Miguelturra, en Ciudad Real, se libra. Los actos oficiales también van cayendo uno detrás de otro. La Nochevieja universitaria salmantina, una de las más señeras de España, fue suspendida ya a finales de noviembre. Madrid, por ahora, aguanta con un aforo de 7.000 personas para las campanadas en la Puerta del Sol tanto el día 30 como el 31, alrededor de un 40% de su tamaño natural de 17.000 personas.

La limitación del ocio nocturno tiene su plan B en fin de año

Así, las páginas de las grandes discotecas se han convertido en poco menos que un badulaque donde muchos intentan colocar sus entradas. No solo por cancelaciones sino también por autoprotección, incluso en el caso de que la fiesta siguiese adelante. Este miércoles, la presidenta Isabel Díaz Ayuso ha comunicado que no permitirá ninguna de las cinco macrofiestas previstas porque no contaban con un plan de contingencia. Sin embargo, Fabrik, la célebre macrodiscoteca del grupo Kapital, confirma que celebrará con Fatboy Slim su evento de Año Nuevo a partir de las cinco de la tarde del 1 de enero.

"Esta autorización hace referencia a las licencias especiales para Nochevieja, no para los locales que ya tienen esta licencia para el desarrollo de su actividad habitual. Habrá eventos este fin de semana en Fabrik", aclaraban en un tuit.

“Vendo entrada barata”, “vendo entrada por 50 euros”, “falta en el cartel DJ Ómicron”, “aquí todo dios vendiendo sus entradas viéndole las orejas al lobo jajaja…”, “pero de momento sigue en pie, ¿no?” y alguno que hasta intentaba hacerse con un tique a última hora. Pero la única cancelación en la capital es sobre los grandes recintos, porque a estas alturas no parece que vaya a haber más restricciones la noche del 31. Una excepción en toda España.

La entente antifiestas

Ya lo advirtió Iñigo Urkullu la semana pasada: no consensuar una misma política de restricciones nocturnas podría conducir a que en Nochevieja se produjesen desplazamientos entre comunidades en busca de fiesta. De Cantabria a País Vasco, de País Vasco a Navarra, presuntas hordas de fiesteros en busca de una discoteca abierta al otro lado de la frontera. Por eso, las CCAA del norte de España (las citadas, junto con Aragón, La Rioja y Asturias) se han puesto de acuerdo para aplicar las mismas medidas, que se concretan en el cierre de la hostelería a partir de la una de la madrugada.

"Solo podemos cancelar y volver a intentar reinventar la rueda"

Es decir, nada de Nochevieja en toda la cornisa norte, lo que ha levantado en armas al sector de la hostelería, que ya ha pasado gran parte del año cerrado y que se ha preparado para la temporada navideña pensando que no habría ninguna limitación adicional. Este martes, Iñigo Urkullu confirmaba el cierre de la hostelería a la una. Un decreto que será aprobado sin esperar al Tribunal Superior de Justicia vasco, tan solo tres días antes de la Nochevieja.

“Nada, solo podemos cancelar y volver a intentar reinventar la rueda con fórmulas desnaturalizadas, como en 2020 y 2021, que solo servían para perder energía pensando que hacíamos algo y finalmente ver pérdidas”, explica Álex López, fundador del Dabadaba de San Sebastián y batería del grupo Kokoshca. El problema, en su caso, no es tanto la Nochevieja como las consecuencias que puede tener: el Dabadaba organiza conciertos con meses de planificación, por lo que esto “es claramente una invitación a artistas internacionales a no girar”.

Foto: Un DJ en una discoteca. (Pixabay)

En la misma línea se encuentra Aragón, donde los cotillones de las grandes discotecas se han cancelado uno detrás de otro después de que este lunes se anunciasen nuevas restricciones. Supernova lo hizo este lunes en un mensaje en el que recordaba que todo el mundo que había comprado una entrada recibiría pronto el reembolso, un reembolso de miles de euros. Una vez más, las redes sociales de estos establecimientos se han llenado de mensajes solicitando un reembolso, a la espera de la publicación en los respectivos boletines oficiales.

La patronal aragonesa ha sopesado ya medidas judiciales para intentar paralizar la orden, recordando que se cancela muy rápido, con muy poco tiempo de maniobra, pero que las ayudas tardan mucho en llegar. “Para emitir el decreto de cierre tienen a los mejores abogados de la Administración y en tres horas está publicado en el BOVP, pero para articular las ayudas ya tal, pasan meses en los que ni siquiera puedes incurrir en deudas con la Administración porque quedarás automáticamente descalificado. Es kafkiano”, añade Muñoz.

Ninguna de las dos Castillas ha planteado medidas adicionales para el fin de año

Otras comunidades han sido aún más radicales, al prohibir no ya las fiestas, sino directamente la movilidad nocturna, lo que impediría que las personas que pasen la Nochevieja con familiares y amigos pudiesen salir a la calle. Es lo que ha ocurrido con el Gobierno canario, que este martes ha solicitado al Tribunal Superior de Justicia un toque de queda en Nochevieja y en Reyes. Una variación más original es la de Galicia, que ha prohibido “los contactos en la calle entre no convivientes” entre las dos y las seis de la mañana, lo que permitiría volver a casa, eso sí, siempre y cuando uno lo haga con un conviviente. No está la noche gallega pandémica para aventuras de una noche.

Para hacer bien el amor...

O ir de fiesta, hay que ir al sur, donde las restricciones que se están planteando para el fin de año son mucho más leves. Al sur de la cordillera Cantábrica, concretamente, porque ninguna de las dos Castillas ha planteado medidas adicionales para el fin de año. Castilla y León ha incidido en la precaución personal, lo que ha disipado la incertidumbre de los hoteleros, que temían a principio de mes que la evolución acabase con una de las grandes noches del año.

Algo semejante ocurre en Castilla-La Mancha, donde tan solo algunos ayuntamientos han tomado cartas en el asunto, como el de Toledo, que ha anulado la Nochevieja de la plaza de Zocodover para evitar “masificaciones”, como anunció su alcaldesa, Milagros Tolón. Por lo general, la tendencia ha sido cancelar grandes actos pero permitir el resto de celebraciones; Seseña ha hecho lo propio con la fiesta de Nochevieja de 2021, que se celebra en una carpa del recinto ferial.

Andalucía, de hecho, se enfrenta a una Nochevieja casi primaveral sin apenas restricciones, apelando a razones económicas: el presidente, Juanma Moreno, no volverá a reunirse con su comité hasta el martes 4 de enero y tan solo si la incidencia sigue aumentando a un ritmo elevado se introducirán medidas que “afecten lo menos posible a la actividad económica”. Una vez más, han sido los ayuntamientos los que han tomado medidas por su cuenta: capitales como Córdoba, Málaga y Sevilla han cancelado los actos previstos.

"Vuelve la única macro-nochevieja en el puro centro de la ciudad de Murcia"

“Vamos a despedir juntos este 2021 y recibir con los brazos bien abiertos este 2022. Ya disponibles las entradas para Nochevieja”, decía un mensaje publicado en Facebook por la veterana discoteca malagueña Andén, que, eso sí, recuerda que para acceder al establecimiento es necesario presentar el pasaporte covid. El Antique Theatro sevillano, con un aforo de más de 1.000 personas en la isla de la Cartuja, también mantiene su fiesta de Nochevieja, con el grupo musical Les Castizos, patrocinado por Ron Legendario y Royal Bliss.

La gran excepción sureña es Murcia, que junto con Cataluña ha adoptado algunas de las restricciones más duras, como el cierre de toda la actividad no esencial a la una de la madrugada o la limitación de comensales. Eso sí, con excepciones: sigue en pie la fiesta de la Plaza de Toros de Murcia, que ha solicitado al Gobierno de la comunidad un “barrido” de test a los asistentes a la fiesta 24 horas antes de la Nochevieja. “Después de un año sin poder celebrarse, vuelve la única macro-nochevieja en el puro centro de la ciudad de Murcia”, reza el anuncio.

¿Y si no? Pues a casa

Que los bares y discotecas estén cerrados no quiere decir que se acabe la fiesta: como los dinosaurios en ‘Parque jurásico’, al final, la vida siempre se abre camino. Uno de los comentarios más escuchados durante los últimos meses es “hemos cogido una casa” o “nos vamos a juntar en casa de alguien”. Como explica una de estas personas, “no está la cosa como para salir en Nochevieja y a mí me aburre cada vez más, así que nos vamos a juntar en casa de un amigo”. ¿Con test de antígenos? Si es posible, sí.

placeholder Foto: EFE/Chema Moya.
Foto: EFE/Chema Moya.

A veces, las casas son rurales, una alternativa que se puso de moda ya el año pasado pero que este ha terminado de explotar. Como publicaba Escapadarural, un portal de reservas de alojamientos rurales, este año hay un 65% de hospedajes alquilados, un 22% más que el año pasado, pero incluso más que respecto a 2019, cuando el porcentaje era del 56%. Las comunidades con más ocupación son Murcia (77%), Navarra (76%), Comunidad Valenciana y Cataluña (74%) y Aragón (72%).

Airbnb acaba de poner en marcha sus primeras medidas para evitar que se celebren fiestas en sus apartamentos, también en España. Si alguien no cuenta con reseñas positivas, se dificultará el acceso a reservar un establecimiento.

¿Qué va a hacer la gente si no sale? "Pues contagiarse sin parar en casas"

¿Qué va a hacer la gente si no puede ir a fiestas? “Contagiarse sin parar en casas”, informa López desde el norte sin Nochevieja. “Y no le va a importar a nadie, porque la sensación es ya de inmunidad total, nadie conoce un caso de tres semanas hacia aquí que haya tenido más que fiebre un día o dos, algo de mocos otros pocos y absolutamente nada la mayoría”. A lo mejor, concluye, Nochevieja es el “impulso total hacia la inmunidad de grupo”, ironiza. El año que viene, más.

El pasado miércoles 8 de diciembre, a las ocho de la noche, cientos de navarros se pelearon (virtualmente) para comprar un pase a la fiesta de Nochevieja de la discoteca Indara. Las alrededor de 1.000 entradas se agotaron en cuestión de minutos. O de un minuto, como señalaba el ‘Diario de Navarra’. Después de un año sin Nochevieja, las ganas de fiesta eran evidentes. No dejaron ni las entradas vip.

Iñigo Urkullu Juanma Moreno San Sebastián
El redactor recomienda