Es noticia
Menú
El PSOE y el PP se comprometieron a dejar la elección del presidente del CGPJ a los vocales
  1. España
Renovación de los órganos constitucionales

El PSOE y el PP se comprometieron a dejar la elección del presidente del CGPJ a los vocales

Ambos decidieron que la presidencia del Consejo no quedara cerrada para que se efectúe en cumplimiento de lo que indica la Constitución

Foto: Pedro Sánchez y Pablo Casado. (EFE)
Pedro Sánchez y Pablo Casado. (EFE)

El último pacto que le resta al Gobierno y al Partido Popular para cerrar la renovación de los órganos constitucionales ha vuelto a enfriarse. El Consejo General del Poder Judicial se le atasca de nuevo a las dos formaciones que, sin embargo, antes de volver a dejar paralizadas las negociaciones, acordaron algunos aspectos que presidirán el compromiso final cuando este se produzca. Entre otras cuestiones los dos decidieron que la presidencia del Consejo no quedara cerrada para que, en cumplimiento de lo que indica la Constitución, sean los vocales los que propongan y voten a su presidente.

La Carta Magna indica que el CGPJ estará integrado por el presidente del Tribunal Supremo, que lo presidirá, y por veinte miembros nombrados por el rey por un periodo de cinco años. El cargo será designado "a propuesta del Consejo General del Poder Judicial, en la forma que determine la ley". La norma a la que se refiere es la Ley Orgánica del Poder Judicial en la que se establece que la elección se producirá tras la sesión constitutiva del Consejo, que será presidida por el vocal de más edad. Deberán presentarse y hacerse públicas las diferentes candidaturas, sin que cada vocal pueda proponer más de un nombre. "La elección tendrá lugar en una sesión a celebrar entre tres y siete días más tarde, siendo elegido quien en votación nominal obtenga el apoyo de la mayoría de tres quintos de los miembros del Pleno", añade.

Foto: El presidente del CGPJ, Carlos Lesmes. (EFE)

Según indican a El Confidencial fuentes conocedoras de las negociaciones pese a las buenas intenciones mostradas por parte de los dos partidos, el acuerdo está aún muy lejos. Ambos están ahora centrados en cerrar el pacto sobre el Constitucional y el Tribunal de Cuentas, que entrará la próxima semana en la fase de las comparecencias del Congreso. Además, los dos son conscientes de que no pueden fracasar de nuevo después de dos ocasiones fallidas desde que el actual CGPJ entrara en funciones.

En 2018, el PP y el PSOE acordaron los nombres de los veinte nuevos vocales y eligieron al presidente de la Sala de lo Penal del Supremo Manuel Marchena como candidato de consenso para presidirlos. Sin embargo, Marchena declinó la oferta reivindicando su independencia después de que se filtrara un mensaje del entonces portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, en el que defendía el pacto alcanzado con los socialistas porque controlarían "la Sala Segunda (del Supremo) desde detrás". El acuerdo se rompió y permaneció roto durante meses.

Foto: Bolaños y Gamarra, en el Congreso de los Diputados. (EFE)

En febrero de 2021 llegó la siguiente oportunidad. Socialistas y 'populares' rozaban el acuerdo cuando los vetos cruzados entre Unidas Podemos y el PP volvieron a romperlo. Las conversaciones avanzaban a buen ritmo hasta que la irrupción del socio del PSOE propició el apoyo a los magistrados Vicky Rosell y José Ricardo de Prada. Este último era y sigue siendo una línea roja para el partido de Pablo Casado que le atribuye la responsabilidad de la moción de censura que descabalgó a Mariano Rajoy. En aquella ocasión, la presidencia también se acordó y debía ocuparla la magistrada de la Sala de Contencioso del TS Pilar Teso.

El compromiso para dejar en blanco la casilla del presidente no implica que cada partido se contenga a la hora de indicar a los vocales a los que promocione candidatos de su elección para que entren en la votación aunque el resultado final es mucho más incierto.

El escollo principal

Con el compromiso alcanzado ahora, los dos partidos despejan un escollo, pero no resuelven el principal. Los populares siguen exigiendo una reforma legislativa que introduzca un cambio del sistema de elección de los vocales jueces del órgano. Pese a admitir que esta renovación debe hacerse mediante el sistema actual, en el que estos doce miembros del órgano son designados en votación del Congreso y del Senado y mayoría de tres quintos, la condición es que en la siguiente sean los togados quienes elijan a sus colegas.

Esta sigue siendo su premisa con una leve diferencia. Ahora el PP se muestra dispuesto a hablar del CGPJ sin que el anuncio de modificación legislativa sea previo. Desde el PP, también están dispuestos a valorar sistemas flexibles que garanticen cuotas de representación para todo el arco ideológico y la presencia de miembros de la asociación progresista Juezas y Jueces para la Democracia, la más perjudicada si se produce un cambio en el sistema.

El último pacto que le resta al Gobierno y al Partido Popular para cerrar la renovación de los órganos constitucionales ha vuelto a enfriarse. El Consejo General del Poder Judicial se le atasca de nuevo a las dos formaciones que, sin embargo, antes de volver a dejar paralizadas las negociaciones, acordaron algunos aspectos que presidirán el compromiso final cuando este se produzca. Entre otras cuestiones los dos decidieron que la presidencia del Consejo no quedara cerrada para que, en cumplimiento de lo que indica la Constitución, sean los vocales los que propongan y voten a su presidente.

Tribunal de Cuentas Tribunal Supremo
El redactor recomienda