La Audiencia de Madrid ordena investigar otra ‘patada en la puerta’ policial ya archivada
  1. España
los agentes entraron por la fuerza

La Audiencia de Madrid ordena investigar otra ‘patada en la puerta’ policial ya archivada

Al menos tres de los policías implicados en este caso repitieron en el de la entrada con un ariete en otro piso de Madrid, incluido el subinspector imputado

Foto:

La Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado la reapertura de la investigación en torno a otra actuación policial en la que los agentes entraron por la fuerza en un piso para disolver una fiesta durante la pandemia. Este caso fue archivado por una juez al no apreciar indicios del delito de allanamiento de morada.

“Procede estimar el recurso de apelación, admitiendo la querella formulada con objeto de que el Juzgado proceda a la toma de declaración del querellante y de los querellados y se pronuncie después sobre las eventuales diligencias de investigación que puedan derivar de la misma”, dice el auto al que ha tenido acceso El Confidencial.

Foto: La Policía tira abajo la puerta de una casa en la calle Lagasca de Madrid.

Estos hechos ocurrieron en la calle Velázquez de Madrid apenas 24 horas después de la otra entrada por la fuerza en un piso de la calle Lagasca que se hizo viral al difundirse el vídeo en redes sociales. Se trata de la segunda vez que la Audiencia Provincial rectifica la actuación de los jueces de instrucción en esta materia.

“La decisión de sobreseimiento en este momento procesal, es decir, tras la sola presentación de la querella con la documentación incorporada a la misma, sin la práctica de ninguna diligencia solo es adecuada en los supuestos en que exista una claridad absoluta sobre la atipicidad de los hechos, pero no en los casos en que existe duda sobre dicha tipicidad”, dicen los jueces de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.

Foto: La Policía tira abajo la puerta de una casa por una fiesta ilegal sin orden judicial.

Se da la circunstancia de que al menos tres de los policías investigados por esta actuación en la calle Velázquez también fueron investigados por la entrada en el piso de la calle Lagasca. Uno de ellos es el subinspector, quien dio la orden de usar el ariete en el segundo caso y permanece como único imputado por esos hechos.

En ambos casos, el abogado de ambos inquilinos es el mismo, Juan Gonzalo Ospina, quien recurrió ante la Audiencia Provincial el archivo inicial de ambos casos. Sostiene que la entrada por la fuerza supone un delito de allanamiento de morada. Los policías y la Fiscalía defienden que el acceso a la casa estaba justificada porque los asistentes a la fiesta cometieron un delito de desobediencia grave al negarse a abrir la puerta a los agentes para identificarse.

Foto: La Policía tira abajo la puerta de una casa por una fiesta ilegal sin orden judicial.

A diferencia de la actuación de la calle Lagasca en la que usaron un ariete, en este caso de la calle Velázquez entraron por el método del resbalón. Consiste en emplear una lámina de plástico para forzar la cerradura sin ocasionar daños en la puerta. Es una práctica habitual de cerrajeros y de bandas dedicadas al robo en viviendas.

“El sobreseimiento libre acordado por no ser los hechos constitutivos de infracción penal, caso de confirmarse cerraría de forma definitiva la posibilidad de la reapertura de la fase instructora, toda vez que se decreta que la conducta objeto de querella es claramente atípica, al no encajar la misma en ningún precepto de la legislación penal”, sostienen los jueces.

No comparten el criterio de la Fiscalía ni de la juez de instancia, ya que “se desprende que no hubo consentimiento por parte del ahora querellante con contrato de arrendamiento a su nombre respecto del domicilio señalado y que la decisión de entrada en el inmueble fue tomada ante la ausencia de respuesta a las órdenes de los agentes y a los apercibimientos que de forma reiterada se llevaron a cabo, razón por la cual se procedió a la apertura de la puerta de acceso al domicilio mediante el método del resbalón sin causarse daño alguno”.

Audiencia Provincial de Madrid
El redactor recomienda