Génova intenta blindar la convención nacional del conflicto con Ayuso en Madrid
  1. España
ORDEN DE NO ALIMENTAR EL DEBATE

Génova intenta blindar la convención nacional del conflicto con Ayuso en Madrid

La orden de la dirección a dirigentes y cargos es zanjar el debate interno y no dar más protagonismo a Ayuso, al menos, hasta que pase la convención. La tensión va en aumento

Foto: Isabel Díaz Ayuso, en un desayuno en Madrid. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso, en un desayuno en Madrid. (EFE)

“Primero, la convención nacional. No hay otra cosa. Después, ya vendrá todo lo demás”. La frase se repite entre los distintos cargos de la dirección nacional del PP después de días convulsos en los que el PP de Madrid acapara cada titular. En poco más de dos semanas arranca la fase final de la convención en la que Pablo Casado lleva volcado meses. Prácticamente, cada detalle ha pasado por sus manos, convencido de que será el arranque del próximo ciclo electoral. De ahí que en Génova estén insistiendo a todos los cargos y dirigentes que eviten alimentar el debate interno sobre el PP madrileño, pasar página y centrar todos los esfuerzos y mensajes en el cónclave. No quieren dar más pábulo al asunto y, sobre todo, buscan que Isabel Díaz Ayuso deje de contar con toda la atención.

Las cartas están encima de la mesa. En la cúpula popular, sentó mal que la presidenta regional aireara sus intenciones. Pero la dirigente, lejos de guardar silencio, se reafirmó hace unos días descontando que “cuenta con los apoyos” e incluso trató de aplacar los rumores sobre el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, del que dijo que “tendría las manos libres” para seguir trabajando si ella se hace con las riendas del partido. Las declaraciones no aplacaron los ánimos en la dirección. Más bien al contrario.

Desde que todo empezó hace dos semanas, se ha disparado la inquietud en el partido y ayuntamientos, donde reconocen una cierta prisa en saber qué equipo saldrá del congreso y qué pasará con las listas y las elecciones de 2023. A nadie se le escapa que los primeros espadas que acompañen la futura presidencia del PP de Madrid, el más nutrido e influyente en toda España, serán quienes decidan sobre las próximas candidaturas.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

A eso se sumaron las desconcertantes palabras de Pablo Casado cuando igualó los liderazgos de Ayuso y Almeida. Las alarmas se encendieron a pesar de que el jefe del PP se limitó a seguir con el discurso oficial de la cúpula, en línea con lo que había manifestado su secretario general, Teodoro García Egea, dos días antes: que en Madrid hay dos políticos muy potentes y que tendrán mucho peso en el próximo PP madrileño. Que fuera Casado quien hiciera suya esa impresión y el foro elegido (en presencia de la presidenta y el alcalde, y pesos pesados de todo el partido) fue lo que sorprendió internamente.

Almeida no ha manifestado su intención de presentarse, pero nunca lo ha descartado. La posición que el alcalde defiende desde el principio es el modelo actual: que la presidencia del PP de Madrid vaya por un lado y las instituciones, por el otro. Es decir: que no se mezcle el partido con la comunidad o el ayuntamiento. En ese punto, la candidata de la tercera vía siempre fue Ana Camins, secretaria general en la actual gestora que preside Pío García Escudero. Pero en este momento la dirección nacional insiste en que lo que hay que hacer es “esperar a que toque hablar de eso” porque aún, recalcan, “quedan muchos meses”. El congreso no será antes de la primavera de 2022.

Fuentes del entorno de Casado reconocían que lo más importante era esperar a la convención y después, poco a poco, podrían ir abriéndose los melones orgánicos. También el de Madrid. Almeida se ha sumado como portavoz nacional a la directriz de García Egea de no abordar por ahora el asunto y templar “las prisas”, como dicen algunos, de Ayuso.

Foto: Pablo Casado junto a Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida. (EFE)

La presidenta, sin embargo, siempre ha mantenido que su relación con Casado es continua y que le mantenía al tanto de sus intenciones. También en la Puerta del Sol recuerdan que la dirigente sigue su hoja de ruta: las elecciones autonómicas, poner en marcha el Gobierno y los retos del curso político y, ahora sí, empezar a pensar en el partido. Ni en su equipo más cercano ni entre los barones territoriales y dirigentes de mayor peso del PP tienen dudas de que Ayuso recorrerá todo el camino. Nadie ve opciones de que rebaje sus expectativas y no ven viable que Génova pueda hacerla recular en ningún caso.

Por si la situación no estuviera suficientemente tensa, Ayuso tendrá un viaje a Estados Unidos en la semana de la convención del PP. Un desplazamiento que publicó ‘La Razón’ y sobre el que su equipo más cercano asegura que “lleva preparándolo meses”, con una agenda intensa que ahora no puede anular. “Hará todo lo posible por llegar al fin de semana en Valencia”, aseguran.

Movilización europea a la convención

Y mientras el PP intenta aplacar el debate y neutralizar el conflicto abierto en Madrid, Casado y su cúpula cierran todos los detalles de la convención nacional, que terminará el primer fin de semana de octubre. En los días previos, el presidente y distintos cargos se irán desplazando a varias ciudades (Santiago, Valladolid, Madrid, Sevilla y Cartagena). Participarán los dos expresidentes del Gobierno José María Aznar y Mariano Rajoy. Y también habrá una movilización total de los principales dirigentes, europeos incluidos, que tendrán el cometido de acompañar y atender a cargos de la Unión Europea.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

Casado estuvo el jueves en Berlín en un encuentro del Partido Popular Europeo que, entre otras cosas, despidió a su gran referente, la canciller alemana, Angela Merkel, que abandona el gobierno tras 16 años. El líder del PP mantuvo encuentros con distintos dirigentes europeos, como el propio candidato alemán de la CDU, Armin Laschet, o el canciller austriaco, Sebastian Kurz. Casado tiene como prioridad seguir avanzando en su agenda internacional y en este momento aspira a ganar peso dentro de la familia democristiana.

A la convención nacional asistirán pesos pesados del PPE, según confirman distintas fuentes de la formación, de ahí que también esté previsto el desplazamiento de los cargos más relevantes de la delegación española como su portavoz, la exministra Dolors Montserrat, o el secretario general del PPE, Antonio López-Istúriz.

Partido Popular (PP) PP de Madrid Pablo Casado Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda