Gibraltar endurece las penas por tráfico ilegal de gasolina hasta la cadena perpetua
  1. España
LUCHA CONTRA LAS 'NARCOLANCHAS'

Gibraltar endurece las penas por tráfico ilegal de gasolina hasta la cadena perpetua

Los guardias civiles hablan abiertamente de "envidia" por la dureza gibraltareña contra este delito de tráfico de gasolina, que en España se castiga con una multa administrativa

Foto: Incautación de gasolina en Gibraltar.
Incautación de gasolina en Gibraltar.

Gibraltar se pone serio con el tráfico de gasolina y lo hace con una medida drástica. A partir de ahora, comerciar ilegalmente o poseer grandes cantidades de este combustible podrá acabar con los responsables toda su vida en prisión por delitos de posesión y tráfico, misma figura que se utiliza para las drogas, armas o pornografía infantil. El objetivo es acabar con el ‘petaqueo’, elemento clave del suministro de los narcotraficantes que cruzan con sus lanchas por el Estrecho. Además, recientemente se han intensificado las muertes debido a explosiones accidentales o ahogamientos y los incidentes con las fuerzas de seguridad.

El Gobierno local aprobó esta ley la semana pasada, a través de una modificación de la Ley del Petróleo (Petroleum Act), "con el fin de abordar el creciente número de personas halladas en posesión de bidones de gasolina, muchas veces llenas de combustible de automoción altamente volátil", según comentan fuentes del Ejecutivo gibraltareño.

placeholder Incautaciones de combustible en Gibraltar.
Incautaciones de combustible en Gibraltar.

Esta práctica ya fue declarada ilegal en la colonia a lo largo de este 2021, pero las autoridades reconocen una creciente preocupación porque desde entonces el delito "se ha intensificado" y por eso proceden a incrementar su pena hasta la cadena perpetua. La ley contempla este supuesto si cualquier acumulación de combustible deriva en lesiones graves o en fallecimientos. Además, ahora, estos casos solo los podrá juzgar su Tribunal Supremo y las sanciones se elevarán, pudiendo alcanzar cifras como 100.000 libras o, en general, el valor del combustible multiplicado por 50.

Mientras las autoridades firman una pena tan dura en Gibraltar, al otro lado de la frontera, en suelo español, este delito se resuelve con una sanción administrativa. Los agentes españoles lamentan que no se dé el paso de perseguir legalmente con más fuerza esta práctica. Si se hiciera, creen, se podría asestar un duro golpe a todo el sistema logístico de los traficantes de drogas. Además, lamentan que gracias a esta diferencia se frustrarán los esfuerzos conjuntos en detener a los criminales porque “simplemente evitarán ser detenidos en aguas gibraltareñas y ya no se considerará ni delito”.

¿Qué es el 'petaqueo'?

El 'petaqueo' es una práctica que forma parte del aparato logístico de las operaciones de narcotráfico que tienen el litoral sur del país como escenario y es algo tan básico como suministrar combustible a las 'narcolanchas' que están intentando llevar los alijos hasta la playa.

Podrían considerarse 'gasolineras flotantes'. Embarcaciones llenas de garrafas de gasóleo en las que suelen viajar el patrón, que domina el motor, y al menos una segunda persona encargada de entregar el combustible. Personas que forman parte de los grupos de apoyo de las redes del tráfico de drogas, que se encuentran en los escalafones inferiores y fácilmente reemplazables.

Foto: Imágenes de la Operación Blaki contra el 'Messi del hachís'. Foto: Policía Nacional/Guardia Civil

Esta actividad tiene sus componentes de riesgo. Al obvio de situarse en el radar de los investigadores que luchan contra el narcotráfico, se suma el riesgo de desplazarse con una carga fácilmente inflamable y estar a merced de los envites del oleaje y las condiciones marítimas. Contexto hostil que ya le ha costado la vida a algún 'petaquero'. Uno de los casos trágicos más recientes se produjo el pasado mes de mayo, cuando dos individuos que presuntamente se dedicaban a esta práctica se ahogaron en la zona del Campo de Gibraltar. Estas muertes provocaron serios disturbios sociales en el municipio de La Línea de la Concepción.

Aproximadamente dos meses y medio antes, 500 agentes de la Guardia Civil explotaban la operación Mopa, que permitía desarticular una gran red dividida en dos ramas: una, dedicada al tráfico de hachís; y otra, centrada exclusivamente en el abastecimiento de combustible de las 'narcolanchas'.

¿Por qué Gibraltar se pone serio?

Desde la portavocía del Gobierno de Gibraltar, responden que el motivo por el que se están tomando medidas más drásticas ahora es “el aumento de casos y la creciente peligrosidad”. Respecto a lo último, señalan casos mortales relacionados que han ocurrido en la comarca y que han calado en la opinión pública.

Además, remarcan la relación evidente con el narcotráfico y quieren disociar por completo su imagen del tráfico de drogas. “Gibraltar y sus ciudadanos no quieren ser asociados ni tener nada que ver con ninguna actividad que favorezca el tráfico de drogas ilegales, ya sea en el ámbito logístico o cualquier otro. Nosotros no somos así. Gibraltar defiende otros valores”.

placeholder Agentes del Servicio Marítimo de Algeciras deteniendo una embarcación de contrabando de gasolina. (EFE)
Agentes del Servicio Marítimo de Algeciras deteniendo una embarcación de contrabando de gasolina. (EFE)

Y no tienen duda de que atacando el ‘petaqueo’ y la posesión, golpean al narcotráfico. “Está claramente vinculado”, defienden desde el Gobierno. “En España se desarrolla la misma actividad, con el mismo fin. Desde Gibraltar, insistiremos siempre en tomar las medidas necesarias para combatir toda la actividad de los narcotraficantes, en toda su cadena logística, desde el movimiento del estupefaciente al blanqueo del dinero procedente de su actividad delictiva”.

"Nos sacan años de ventaja, tenemos envidia"

Los agentes españoles creen que el Gobierno de Pedro Sánchez debería seguir la estela marcada por los británicos. “Nos hicimos eco de esta noticia hace meses, cuando Gibraltar empezó a estudiar el endurecimiento de las medidas de esta actividad, y lo que sentimos es envidia”, explica Luis Bueno, secretario de Organización de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) en Cádiz. En ese sentido, añade que “es lo mismo que cuando nuestro país ilegalizó las ‘narcolanchas’, Gibraltar las declaró ilegales hace 20 años. Nos llevan dos décadas de ventaja y ahora harán lo mismo con el 'petaqueo”.

Bueno pide que se declare la posesión y el tráfico de gasolina como un delito, “porque entendemos que es una práctica relacionada con el narcotráfico, puesto que es el repostaje de narcoembarcaciones”. Pero, por ahora, “no hay indicios de cambio o endurecimiento y es muy triste que esa actividad tan peligrosa, por riesgo de combustión, se solvente con una sanción administrativa”.

"No son condenados y en ocasiones ni pagan multas porque se declaran insolventes mientras ganan todo en negro"

Denuncia que esta ‘inactividad’ provoca que se multiplique el 'petaqueo'. “No son condenados y en ocasiones ni pagan multas porque se declaran insolventes mientras ganan todo en negro”. Y cree que, de hecho, el esfuerzo de Gibraltar no va a ser recompensado hasta que España persiga de forma similar estos delitos. “Las personas que se dedican al narcotráfico evitan ser capturadas en aguas gibraltareñas” y con eso este endurecimiento no desincentivará a los delincuentes.

Sin embargo, convertir el acopio de combustible y su comercialización en un delito a la par que el de las drogas tiene complicaciones. Al menos en España puede encontrar más resistencia que la que se ha encontrado en Gibraltar. Juristas como Manuel Rodríguez Monserrat, investigador y profesor de Derecho Penal de la Universidad de Cádiz, creen que es llegar demasiado lejos.

La colaboración ciudadana permitió a la Policía Real de Gibraltar localizar 39 contenedores llenos de combustible

“Este tipo de propuestas vuelve a replantear los límites del Estado y dónde se encuentra el equilibrio entre la seguridad ciudadana y la libertad humana ante una posible intervención expansiva del Estado a través del Derecho Penal en virtud de peligros indefinidos”. De este modo, tener grandes cantidades de combustible puede ser un indicio de otro delito, suministrar a los narcos, pero cree que convertir ese indicio en un hecho perseguible penalmente en sí mismo entraña un riesgo para las libertades individuales.

La colaboración ciudadana permitió a la Policía Real de Gibraltar localizar 39 contenedores llenos de combustible que estaban escondidos detrás de un muro en Calpe Road, a corta distancia de un garaje donde los agentes descubrieron la tarde del día anterior otros 96 recipientes y una gran máquina succionadora. Un portavoz del citado cuerpo recordó que "se trata de un gran riesgo para la seguridad pública, por lo que animamos a las personas que vean grandes cantidades de estos contenedores de combustible a que se pongan en contacto con nosotros de forma anónima". "Esto no solo nos ayuda a hacer frente a la delincuencia organizada y al tráfico de drogas, sino que contribuye a mantener la seguridad de Gibraltar y de sus ciudadanos", concluyó.

Gibraltar Tribunal Supremo Derecho penal Guardia Civil Delincuencia
El redactor recomienda