Políticos en pandemia: cuando el que se salta las restricciones es el mismo que las impone
  1. España
escándalos en la crisis sanitaria

Políticos en pandemia: cuando el que se salta las restricciones es el mismo que las impone

Un concejal navarro dimitía este lunes por no respetar el toque de queda. El edil es el último en engrosar una lista que incluye detenciones, fiestas y saltos en el orden de vacunación

Foto: El exconsejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas. (EFE)
El exconsejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas. (EFE)

Xabier Alkuaz, concejal de EH Bildu en la localidad navarra de Tafalla, se convertía este lunes en el último político en dimitir por saltarse las restricciones para el control de la pandemia. El edil no respetó el pasado fin de semana el toque de queda impuesto y ha pasado así a engrosar una lista que ha dejado a lo largo de este año y medio de crisis sanitaria un buen puñado de escándalos. Presidentes autonómicos, consejeros, personal de confianza, alcaldes, militares de alto rango y hasta obispos han protagonizado polémicas que incluyen detenciones, una fiesta con Leticia Sabater, manicuras clandestinas y vacunas a demanda. Lo que sigue es una pequeña muestra.

"¡Soy el alcalde de Badalona!", gritó Álex Pastor a los 'mossos' que le detuvieron por conducir en evidente estado de embriaguez por las calles de Barcelona. Era abril de 2020, en pleno confinamiento duro. El primer edil tuvo que dormir en los calabozos tras ser arrestado además por atentado a la autoridad. El dirigente socialista se enfrentó a los agentes que le dieron el alto e incluso alguna fuente apuntó a que intentó morder a uno de ellos. El PSC anunció la suspensión de militancia del arrestado y él mismo presentó su dimisión un día más tarde. El suceso, por cierto, propició la vuelta del popular Xavier García Albiol a la alcaldía del municipio catalán.

Foto: El ya exalcalde socialista de Badalona, Àlex Pastor. (EFE)

La presidenta balear, Francina Armengol, se vio obligada a pedir disculpas después de que se le viese en las inmediaciones de un local de copas a las dos de la madrugada en un momento en el que el ocio nocturno en las islas podía estar abierto como muy tarde hasta las 01.00. El ruido que salía del establecimiento hizo que los vecinos alertasen a la Policía. Cuando varios agentes llegaron al lugar de los hechos reconocieron a la dirigente a las puertas del bar. No fue identificada porque no estaba en el interior, pero cuando los policías se dispusieron a tramitar la correspondiente sanción contra el propietario, este se escudó en que no había cerrado antes porque entre los clientes se encontraba la socialista.

La dirigente de las islas no ha sido la única presidenta autonómica envuelta en una polémica. Recientemente, un grupo de hosteleros acusó a Miguel Ángel Revilla de comer en el interior de un establecimiento y de fumarse un puro. El cántabro al principio negó los hechos, pero luego los acabó reconociendo. "Es cierto que he mentido. He mentido porque me sometieron a una presión en un momento en el que ya no sabía ni lo que decía. No por mí, por los que me acompañaban, porque el bochorno fue terrible", apuntó.

placeholder El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. (EFE)
El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. (EFE)

Mariano Rajoy fue grabado por las cámaras de La Sexta en las inmediaciones de su residencia. El expresidente no había salido de su domicilio por alguna de las excepciones previstas durante el primer estado de alarma, sino para hacer deporte. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, llegó a anunciar que se investigarían los hechos.

Por las redes sociales corrió un vídeo el pasado mes de abril en el que se podía ver a Rubén Morales, coordinador de Cs en Soria, y José Soriano, teniente de alcalde de Medinaceli y miembro del PP, celebrando el cumpleaños del primero. El problema es que el local en el que se encontraban había otras 20 personas, la mayoría sin mascarilla y sin guardar la distancia de seguridad. Entre ellas, Leticia Sabater. La cantante aseguró que no tenía ninguna relación con la fiesta. "Fui a cenar con un amigo gay después de grabar el videoclip de mi nuevo tema. Se me acercó un grupo de fans, y alguien grabó ese momento. Ya está", defendió.

Foto: Leticia Sabater, en el inmueble de Villanueva de la Cañada. (EFE)

Por su parte, María del Mar Meca, teniente de alcalde en Huércal-Overa (Almería), también en pleno confinamiento duro y cuando solo podían permanecer abiertos aquellos establecimientos considerados esenciales, fue multada por hacerse la manicura en un centro de estética de la localidad. La política, de Cs, tuvo que pagar 600 euros, y el establecimiento, 3.000, ya que su apertura no estaba autorizada.

También fue sancionada la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, María Jesús Lamas, cuando desde Madrid intentó coger un tren con destino a Galicia, donde residían su marido y sus hijos. Los hechos ocurrieron en abril de 2020 y aunque alegó ser una "trabajadora" esencial y, por tanto, con potestad para moverse por todo el país, no enseñó ningún documento que acreditase dicha condición.

Los saltos en la vacunación

Hay quien asegura con cierta sorna que el hecho de que algunos políticos o cargos públicos se saltasen el orden de vacunación al comienzo de la campaña, sirvió para despejar una cuantas dudas entre la población. "Tan malas no serán", debió de pensar más de uno, según esta teoría. Entonces, el protocolo establecía que solo se podía administrar las dosis a los usuarios de residencias de mayores, al personal de las mismas y a los sanitarios de primera línea.

Más allá del chiste fácil, lo cierto es que no fueron pocos los políticos que sucumbieron a la tentación. En muchas comunidades se destaparon casos, con representantes de diferentes partidos implicados.

Uno de los episodios más sonados fue el del consejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas, que acabó dimitiendo. El responsable de la sanidad en la región se vacunó junto a otros 400 empleados del departamento, sin formar parte ninguno de ellos del grupo prioritario. El caso provocó fuertes críticas de Ciudadanos, el partido con el que entonces el PP gobernaba la comunidad. "No puede haber caraduras", llegó a decir Inés Arrimadas.

Foto: El presidente de la Comunidad de Murcia, Fernando López Miras. (EFE)

El caso murciano fue además el embrión de la moción de censura que Cs y PSOE pactaron para desalojar al popular Fernando López Miras de la presidencia de la comunidad y que acabó fracasando.

También el consejero de Sanidad de Ceuta, Javier Guerrero, recibió las dosis antes de tiempo y eso que aseguró que no era partidario del fármaco. "Yo no quería vacunarme, a mí no me gustan las vacunas, pero mis técnicos me lo recomendaron", se justificó.

Foto: El exjefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Miguel Villarroya. (EFE)

La lista sigue con varios alcaldes socialistas de la Comunidad Valenciana. Entre ellos, el matrimonio compuesto por Joaquim Coll, primer edil de El Verger, y Carolina Vives, de Els Poblets. Según argumentaron, recibieron una llamada del centro de salud para alertarles de que sobraban dosis y que se iban a desperdiciar, por eso, antes de que se "tiraran a la basura", decidieron vacunarse.

La cascada de escándalos también afectó al ejército, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Miguel Ángel Villarroya, dimitió a finales de enero por haberse saltado, junto a otros mandos, el protocolo. También recibieron los sueros antes de tiempo el obispo de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, y el de Cartagena, José Manuel Lorca Planes. Ambos anunciaron que iban a renunciar a la segunda dosis tras el revuelvo causado cuando se supo que ya habían recibido el primer pinchazo.

Miguel Ángel Revilla
El redactor recomienda