Aragonès reinicia el diálogo con un órdago: "No renunciaremos a la autodeterminación"
  1. España
La mesa de diálogo, en septiembre

Aragonès reinicia el diálogo con un órdago: "No renunciaremos a la autodeterminación"

Pere Aragonès ha acudido a Madrid con dos órdagos. Uno es la apuesta por el diálogo y su voluntad de llevarlo hasta el final. El otro es más complejo: no renunciará ni a la amnistía ni a la autodeterminación

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

La mesa de diálogo entre Gobierno y Govern se reunirá la semana del 13 de septiembre en Barcelona y la comisión bilateral entre administraciones, desaparecida desde hace años, se reanudará el mes que viene. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonès, pactaron este martes, durante su reunión en la Moncloa, dos ámbitos de diálogo y negociación. Uno para los objetivos más peliagudos, el más peligroso, el que tratará la amnistía y la autodeterminación. Y otro para la economía, para las cosas del comer, el que abordará las inversiones, un nuevo sistema de financiación y mayor autogobierno.

Aragonès avisa a Sánchez de que no renunciará a un referéndum de independencia.

De este modo resolvió el presidente del Govern uno de sus órdagos, el de la apuesta por el diálogo, que expresó así, en la rueda de prensa que ofreció en Madrid, en la sede de la Generalitat en la capital: "No nos levantaremos de la mesa mientras haya posibilidad de diálogo".

Pero Aragonès lanzó otro órdago, este más desafiante y circunscrito solo al primer foro de negociación, el que empezará en septiembre: "Esta negociación no será fácil porque no renunciaremos (ni al referéndum de autodeterminación ni a la amnistía o "solución a la represión", según sus palabras)". "Perseverancia", proclamó acto seguido. El candidato de ERC caminó este martes sobre el alambre y no le ha ido mal. Su intención, en apariencia, es exprimir la negociación de los asuntos económicos y manejar la estrategia y la táctica en la de los asuntos territoriales.

Foto: Pedro Sánchez (i) recibe a Pere Aragonès. (Reuters) Opinión

"Diferencias abismales"

El 'president' ha rebajado las expectativas sobre una pronta salida del conflicto al trasladar que en el encuentro de esta tarde en el Palacio de la Moncloa se han "constatado posiciones alejadas y diferencias evidentes sobre cómo resolver el conflicto político". Los equipos de ambos gabinetes trabajarán durante las próximas semanas para definir la metodología y el orden del día de la mesa de diálogo.

Desde del Ejecutivo central han reconocido las "diferencias abismales" de partida y la falta de garantías para llegar a soluciones, pero han recalcado que, con todo, existe voluntad por ambas partes de intentarlo. La ministra portavoz, María Jesús Montero, ha querido remarcar, al contrario que Aragonès, lo positivo del encuentro. Esto es, en un inicio de la normalidad de las relaciones institucionales y en la voluntad de intentar llegar a un entendimiento por la propia voluntad de sentarse a dialogar. Si bien se ha reconocido que no hay recetas mágicas, máxime al tratarse de un problema "enquistado" por lo que desde el Gobierno dicen no ser ingenuos, sí confían al menos en ir labrando un clima de cordialidad para recuperar la normalidad institucional y abrir una "nueva etapa en la que se deje atrás la confrontación".

"No renunciaremos", ha avisado Aragonès tras demandar "amnistía y autodeterminación"

El 'president' de la Generalitat ha vuelto a insistir en la amnistía y la autodeterminación como los "dos grandes consensos" para resolver el conflicto catalán y así lo ha vuelto a trasladar al presidente del Ejecutivo esta tarde. Dos demandas que ha dicho que defenderá desde "toda la ambición y toda la determinación" porque "tenemos una oportunidad y la trabajaremos". Posiciones de máximos con los que arranca esta nueva etapa para buscar, primero, un avance hacia la normalización institucional y, segundo, la búsqueda de soluciones consensuadas al conflicto catalán.

El relato sigue siendo, por tanto, el de la consecución de un referéndum, sin puntos intermedios. "Para nosotros el camino intermedio es el referéndum porque el punto de partida es la independencia, que sean los ciudadanos de Cataluña los que decidan", exigió el 'president' de la Generalitat avanzando que "no vamos a renunciar a una propuesta que incluye a todos, los del sí y los del no". Desde el Ejecutivo, en cambio, sitúan la autodeterminación como una línea roja y, sin renunciar a que se hable de todo, limitan las propuestas a que quepan dentro del ordenamiento jurídico y la Constitución.

Foto: Josep Tarradellas en el balcón del Palau de la Generalitat. (EFE) Opinión

La portavoz del Gobierno ofreció un relato mucho más adulterado de la reunión, que definió como "útil y cordial" y justificó sobre las palabras de Aragonès que "cada uno pone el acento en lo que considera", pero negando que se discutiese sobre autodeterminación y amnistía. De hecho, subrayó que se dejaron claros cuáles son los límites del Gobierno, esto es, el marco constitucional.

Sin obtener una respuesta de su interlocutor, Pedro Sánchez reiteró su invitación a Aragonès para que asista a la Conferencia de Presidentes, prevista para finales del mes de julio en Salamanca, reclamó la necesidad de crear una mesa de partidos en Cataluña, "para propiciar un foro entre catalanes", y ofreció su apoyo para presentar una candidatura a los Juegos Olímpicos de 2030.

placeholder Pedro Sánchez y Pere Aragonès. (EFE)
Pedro Sánchez y Pere Aragonès. (EFE)

Otra de las cuestiones que trasladó Aragonès a Sánchez fue que "la resolución del conflicto político debe pasar por el fin de la represión". En este sentido, puso el foco en el Tribunal de Cuentas, reclamó al Gobierno que se "retiren las demandas de extradición" y se apoyó en las resoluciones del Consejo de Europa porque "marcan el camino". El órgano fiscalizador está investigando a una cuarentena de dirigentes independentistas de los gobiernos de Mas y Puigdemont por gastos irregulares relacionados con Diplocat en el periodo 2011-2017 y este mismo martes ha comunicado las fianzas multimillonarias. La portavoz del Govern, Patricia Plaja, ya aseguraba esta mañana tras la comunicación de las fianzas que Aragonès trasladaría este asunto a Sánchez: "Esperamos pasos del Gobierno en este caso".

Sobre la composición de las delegaciones, el 'president' de la Generalitat ha marcado terreno al asegurar que los representantes de la parte catalana los decidirá el Govern de la Generalitat. No obstante, ha dado pistas, y no pintan bien para Oriol Junqueras. Dijo que sería una delegación "institucional". El líder de ERC, a pesar del indulto, sigue teniendo vedado el acceso a cargos públicos. Este mismo lunes, durante una entrevista en la Cadena SER, Sánchez daba a entender un veto a la participación de Junqueras. Parece que Aragonès lo ha aceptado.

Cataluña
El redactor recomienda