Fiscalía pide 10 años de cárcel para el excomisario de Barajas detenido con Villarejo
  1. España
Pieza 1 del caso Tandem

Fiscalía pide 10 años de cárcel para el excomisario de Barajas detenido con Villarejo

El instructor procesó el pasado noviembre a este comisario, pero no ha sido hasta ahora, siete meses después, cuando el Ministerio Público ha presentado su escrito de acusación

placeholder Foto: Fotografía de archivo (17/07/2005) del comisario Carlos Salamanca. (EFE)
Fotografía de archivo (17/07/2005) del comisario Carlos Salamanca. (EFE)

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado 10 años de prisión para el ex comisario jefe del Aeropuerto de Barajas Carlos Salamanca en el marco de la pieza 1 del caso Tándem por un presunto delito de cohecho y otro contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Esta pieza del caso sobre la trama de Villarejo se convierte así en la segunda que se llevará a juicio. El instructor Manuel García-Castellón procesó el pasado noviembre a este comisario y a un segundo colaborador, pero no ha sido hasta ahora, siete meses después, cuando el Ministerio Público ha presentado su escrito de acusación. Tras la presentación del informe, el Juzgado prevé dictar de forma inmediata la apertura de juicio oral.

El que fuera responsable de la comisaría del aeropuerto de Barajas está acusado de pertenecer a la organización criminal que lideraba el comisario jubilado y por expedir visados en Barajas a ciudadanos guineanos a cambio de comisiones y dádivas. El procedimiento, uno de los primeros de la causa, sufrió vaivenes a lo largo de la instrucción. En 2018, el primer instructor del caso Tándem, el juez Diego de Egea, archivó la investigación contra Salamanca, su mujer y su hijo al no apreciar un "mínimo indicio revelador" de su participación en los hechos investigados.

Foto: El comisario jubilado Villarejo. (EFE)

Los fiscales le atribuyen tres delitos: cohecho pasivo, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y prevaricación administrativa y reclaman seis años por un lado y cuatro por otro, además de una multa de 117.000 euros. Además de al excomisario, la Fiscalía acusa también al empresario Francisco Menéndez Rubio. Según explica el escrito, al que ha tenido acceso El Confidencial, Salamanca, que ostentó el cargo de jefe del aeropuerto desde el 8 de junio de 2006 hasta el 14 de enero de 2015 y fue posteriormente comisario jefe de la Unidad Central de Fronteras "venía aceptando regalos de carácter suntuario, en unos casos como mera atención y en consideración a su cargo y en otros casos como recompensa por servicios que prestaba con abuso de su condición policial, y en concreto de sus funciones y responsabilidades".

Anticorrupción detalla las dádivas recibidas. Coches, relojes de lujo, viajes, acontecimientos deportivos... Especifica así que aceptó en el año 2010 un Porsche Cayenne valorado en 66.0000 euros para su "uso y disfrute" de un empresario ya fallecido. Posteriormente, en 2012, "para dotar de apariencia de legalidad" a la entrega, lo adquirió formalmente por el precio de 25.000 euros, la misma cantidad que se le entregó al poco y que aprovechó para la adquisición de un Land Rover Range Rover Sport para su esposa. Recibió también un Rolex y un Hublot, un viaje familiar a Londres y la posibilidad de hacer uso de un palco en el Santiago Bernabéu durante dos años.

Entregas en efectivo

Al margen de las dádivas, los fiscales consideran que recibió cuantiosos pagos en efectivo en distintas entregas que rondan los 130.000 euros, 25.000 de ellos se destinaron a sufragar la boda de su hijo. Además, entregó a una pareja de artistas amigos del comisario, que amenizaban en ocasiones las fiestas y ágapes que este ofrecía, 66.000 euros para sufragar la producción y edición de grabaciones de música flamenca.

Por otra parte, Menéndez Rubio, para el que se pide una pena reducida de seis meses de prisión por cooperación con la investigación, le abonó, entre los años 2012 y 2015, "dádivas de elevada cuantía, en dinero y en especie, para sí y para el disfrute de sus familiares más cercanos". La tesis de la Fiscalía es que, a cambio de estas prebendas, Salamanca habría facilitado la entrada ilegal en España de los clientes del 'donante', responsables de la empresa nacional de petróleo de Guinea Ecuatorial Gepetrol, así como de su suegra Sara Blanca Donoso. "En todos los casos carecían del visado pertinente". El comisario habría mediado también para facilitar a Menéndez y a sus socios ecuatoguineanos la salida del aeropuerto evitando el control de la aduana cuando volaran a Madrid procedentes de países no comunitarios.

Según explica el escrito, Anticorrupción considera que Salamanca sobrepasó sus funciones incurriendo en otras irregularidades como facilitar que se recogiera a estas personas en vehículos policiales en la escalerilla del avión a su llegada a Madrid procedentes de Guinea Ecuatorial o de Dubái y en trasladarlos hasta la salida del aeropuerto con el fin de sustraerles de la preceptiva vigilancia, "facilitándoles de esta manera la introducción de elevadas cantidades de dinero en efectivo sin efectuar la preceptiva declaración de movimientos de medios de pago".

La King se convierte de este modo en la cuarta pieza que será juzgada de la treintena que componen la macrocausa. El primer juicio, que en ese caso sí afecta a Villarejo, se celebrará a partir del 13 de octubre. En un inicio se fijó para diciembre, meses después de que cumpliera cuatro años de prisión preventiva, el máximo permitido sin haber sido enjuiciado. La Fiscalía Anticorrupción se vio obligada a solicitar su puesta en libertad provisional. Permanece libre con comparecencias quincenales desde el pasado 3 de marzo.

Audiencia Nacional Aeropuerto de Barajas Comisario Villarejo Fiscalía Anticorrupción