La derecha vuelve a unirse contra los indultos, pero intenta evitar otra foto de Colón
  1. España
NUEVA MANIFESTACIÓN EL 13-J

La derecha vuelve a unirse contra los indultos, pero intenta evitar otra foto de Colón

Vuelve el fantasma de 2019. Los tres partidos saldrán a la calle contra los indultos, como ocurrió por la mesa del Gobierno y el Govern hace dos años. Lo que no conciben es reeditar aquella foto

Foto: Concentración en la plaza de Colón en febrero de 2019. (EFE)
Concentración en la plaza de Colón en febrero de 2019. (EFE)

La manifestación contra los indultos convocada por la plataforma Unión 78, impulsada por Rosa Díez y que cuenta con apoyos como el de Fernando Savater o María San Gil, ha resucitado el fantasma de la foto de Colón, la primera imagen que unió a PP, Ciudadanos y Vox en 2019 y de la que el Gobierno de Pedro Sánchez se valió para crear su campaña electoral alentando el miedo a lo que denominó el “trifachito”. Los tres partidos (cada uno a su manera) tienen claro que asistirán, pero lo que no se repetirá es precisamente aquella imagen que cambió el panorama político español.

Vox, PP y Ciudadanos apoyarán la manifestación del 13 de junio contra los indultos.

El PP ha confirmado que “tendrá representación” el 13 de junio en la plaza Colón de Madrid, sin especificar si estará su presidente o no. El alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida, dejó caer que él sí estará: “Vamos a ver quiénes van, pero desde luego tiene todo mi apoyo, no como alcalde, sino como ciudadano. Es una reivindicación legítima y justa de la sociedad”. También mostró su respaldo a la convocatoria Isabel Díaz Ayuso, y en el partido reconocen que cuentan con su asistencia.

En el caso de Ciudadanos, el partido también ha confirmado su participación, aunque inciden en que “el protagonismo debe ser de la sociedad civil” y que, por eso, quienes acudan lo harán como ciudadanos individuales. La vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, sí ha dejado claro que estará. Otro de los dirigentes que se ha mostrado tajante ha sido el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, al apoyar el manifiesto de la convocatoria: “Siempre a favor del Estado de derecho. Siempre en contra de la arbitrariedad y el autoritarismo”.

Foto: Pablo Casado e Inés Arrimadas, antes de comenzar una reunión en 2020. (David Mudarra)

Como ocurrió en 2019, la presencia de los tres partidos es inevitable. La previsible concesión de los indultos a los presos del 'procés', a pesar del demoledor informe del Tribunal Supremo que los considera “inaceptables”, sitúa una vez más a estos tres partidos en un mismo lado. Tanto PP como Ciudadanos fueron contundentes desde el primer momento en su postura, oponiéndose a la medida de gracia y acusando a Pedro Sánchez de “vender y humillar” a los españoles por mantenerse en la Moncloa. Vox fue el primero que dejó claro que trasladaría la presión a la calle. Para las tres formaciones se trata de un asunto esencial y ninguno está dispuesto a renunciar a esa batalla.


Lo que pasó realmente en Colón I

En realidad, en febrero de hace dos años la situación era exactamente la misma. Ciudadanos nunca se planteó no asistir a la manifestación que, por cierto, fue convocada por el partido naranja y el PP. Vox se unió más tarde. “Daremos la batalla parlamentaria, pero también la civil. No estamos dispuestos a vender España”, dijo entonces Albert Rivera. En ese momento, el Gobierno había puesto en marcha la mesa de diálogo con el Govern, de Ejecutivo a Ejecutivo, y con el anuncio de la polémica figura del relator que no llegó a prosperar.

Foto: Vista de la fachada del Tribunal Supremo. (EFE)

Lo que realmente incomodó al partido (y no solo a dirigentes como Luis Garicano o Toni Roldán) fue la fotografía de aquel día. Entendían que el acercamiento a Vox solo perjudicaría a su formación y consideraban que se confirmaría una derechización del ideario naranja. En realidad, el líder de Ciudadanos tampoco quería la foto y, de hecho, la evitó hasta el último momento. Las negociaciones entre partidos los días anteriores se centraron exclusivamente en la cuestión de la imagen y, hasta el día de la concentración, el acuerdo era que no habría foto conjunta de líderes.

Según recuerdan desde el entorno más próximo a Rivera, fue aquella misma mañana cuando el PP les comunicó que sí habría imagen, que Ciudadanos consideró “una encerrona” en toda regla. Participando en la manifestación, afirman, era imposible decir que no. Y, precisamente, para neutralizar el impacto que tendría ver a los tres máximos dirigentes (que competían en espacio político) juntos, el partido naranja abogó por que se subieran a la tarima otros líderes de formaciones más pequeñas que estaban presentes, diputados y otros representantes. Al final, la imagen fue coral y amplia, pero la lectura no mejoró.

Foto:  La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros celebrada en el Palacio de la Moncloa, en Madrid. (EFE)

Para muchos dirigentes de Ciudadanos, “la foto de Colón fue un error” a pesar de que dos meses después, en abril, cosecharon los mejores resultados de su historia: 57 diputados, a solo nueve del PP. Pero, en efecto, el partido naranja no tenía ningún interés en dejarse fotografiar con Vox, al que en aquel momento ni siquiera mencionaban por sus siglas, y tampoco con el PP: su objetivo era el sorpaso. Según recuerdan desde el núcleo duro naranja de entonces, la propuesta de Ciudadanos en un principio fue que, si había foto, también debía haber discurso. En ese momento, Rivera contaba con una gran popularidad y buscaba disputar a Casado la primera plaza del centro derecha. Consideraban que un discurso sobre Cataluña apuntalaría al dirigente barcelonés. Al final, los discursos corrieron a cargo de tres periodistas.

El PP, que en aquel momento era el máximo interesado en la foto considerando que sus siglas reflejarían la unión de todo el espacio representado en aquella manifestación como partido hegemónico, se dio cuenta más tarde de que había dado carta de naturaleza a Vox y que le había garantizado un protagonismo que por aquel entonces no tenía. El resto de la historia es de sobra conocida: los populares sacaron un malísimo resultado en abril, que mejoraron notablemente en la repetición de noviembre a costa de Ciudadanos (se quedaron en 10 diputados) y Vox creció como la espuma hasta los 52 parlamentarios.

Partido Popular (PP) Manifestación Ciudadanos Indulto Pedro Sánchez Pablo Casado Inés Arrimadas