La campaña más bronca finaliza con la jornada electoral más tranquila
  1. España
EN MEDIO DE UN FUERTE DISPOSITIVO POLICIAL

La campaña más bronca finaliza con la jornada electoral más tranquila

La aparición de cuatro mujeres de Femen se convierte en el único incidente de un 4-M marcado por las largas colas y el civismo de los ciudadanos

placeholder Foto: Una de las activistas de Femen reducida por la Policía Naciona. (Reuters)
Una de las activistas de Femen reducida por la Policía Naciona. (Reuters)

Tras la tormenta, siempre llega la calma. También en el ámbito político. La crispación de los debates electorales, la violencia que protagonizó los primeros actos públicos celebrados por Vox o la incertidumbre de los sobres con balas que llegaron al despacho de algunos dirigentes marcaron la campaña más bronca de las últimas décadas. Esta brusquedad, sin embargo, ha dado paso a una paradójica calma. Desde la Policía Nacional y la Guardia Civil explican a El Confidencial que esta ha sido probablemente la jornada electoral más tranquila que recuerdan.

La Delegación del Gobierno, en la misma línea, ha destacado la "casi completa normalidad" y la "ausencia de incidentes destacados" desde que los colegios abrieron sus puertas para los miembros de las mesas a las ocho de la mañana hasta que las cerraron 12 horas más tarde. Tan solo destacan desde la Jefatura Superior de Policía y desde la propia Delegación el incidente del grupo de mujeres pertenecientes a la organización Femen que acudieron esta mañana con el torso desnudo a un colegio electoral de la capital de España para protestar contra Vox. Las miembros de la asociación feminista fueron inmediatamente reducidas por agentes de la Policía Nacional, que las identificaron y trataron de cubrirlas.

Foto: El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad, Pablo Iglesias. (EFE)

Fuera de este incidente, no ha habido episodios que continuaran la mencionada línea de crispación, amenazas y bronca de la campaña electoral. La constitución de las mesas se desarrolló con orden y la práctica totalidad de las mismas estaban ya preparadas a las 8.30 horas. El inicio de las votaciones se produjo también según lo previsto en todos los colegios. Según la Delegación del Gobierno, únicamente hubo que retirar una treintena de carteles de contenido electoral que habían sido colocados en las proximidades de algún centro de votación, extremo que prohíbe la legislación con el fin de salvaguardar la neutralidad de la jornada.

Aparte de esto, los episodios más llamativos no pasaron de lo anecdótico. En la localidad de Las Rozas, por ejemplo, el presidente de una de las mesas acudió con una camiseta en la que se podía leer 'comunismo y libertad', que recordaba al lema de campaña de la presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección Isabel Díaz Ayuso. Varios de los asistentes le pidieron que se la quitara y el hombre finalmente se la cambió. En Villanueva del Pardillo, el presidente de otra mesa exigió un equipo de protección sanitario similar al que usan los profesionales en los hospitales, pero los organizadores de la Comunidad de Madrid le explicaron que no era necesario y la cosa no pasó de ahí.

Foto: El cadáver de José Calvo Sotelo a las puertas del cementerio de La Almudena.

Desde la Delegación del Gobierno explican que en Alcorcón un anciano de 90 años sufrió una caída a las puertas de un colegio electoral de la localidad y tuvo que ser atendido por la Cruz Roja. Las personas mayores, las que iban en silla de ruedas o las que tenían algún tipo de necesidad extraordinaria eran acompañadas por la Policía Municipal o por la Policía Nacional hasta las mesas directamente para evitar tener que esperar las colas y ejercer su derecho al voto con mayor agilidad. Las esperas en algunos momentos en determinados colegios han superado la hora de duración debido a las medidas sanitarias, al hecho de que la jornada ha caído en día laborable y a que la participación ha sido muy elevada.

La normalidad de la jornada ha dado un respiro a las fuerzas de seguridad, que han tenido que esforzarse a fondo en las últimas semanas. La Delegación del Gobierno de hecho había planteado un dispositivo policial conformado por casi 7.000 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, a los que se sumaban los más de mil efectivos de la Policía Municipal de Madrid, para hacer frente a los posibles altercados que finalmente no han existido de la jornada electoral. El despliegue era similar al que tuvo lugar para las elecciones de 2019, que no solo eran autonómicas, sino también municipales y europeas.

Foto: Los dos escoltas detenidos en el acto de Vox. (Sergio Beleña)

Durante la campaña, tanto Policía Nacional como Guardia Civil han tenido que hacer frente a los mencionados sobres con balas que llegaron al Ministerio del Interior a nombre del titular de la cartera, Fernando Grande Marlaska, y del líder de Podemos y candidato a la presidencia madrileña Pablo Iglesias, así como a los que fueron remitidos a la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y a Díaz Ayuso. La investigación llevada a cabo por los expertos en balística y análisis científico de ambas corporaciones de momento no ha determinado la identidad de los autores de las misivas.

Sí han tenido más exito las investigación que trataron de identificar a los jóvenes que participaron en las manifestaciones violentas que se llevaron a cabo contra los dirigentes de Vox Santiago Abascal y Rocío Monasterio en el madrileño barrio de Vallecas. Los radicales arrojaron piedras y objetos a los oradores al tiempo que se enfrentaron a los agentes de la Policía Nacional. Entre los detenidos, según dio a conocer El Confidencial, había dos miembros del equipo de seguridad de Podemos, extremo que ocultó inicialmente el Ministerio del Interior.

Campañas electorales Debates electorales Guardia Civil Femen Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda