Es noticia
Menú
Salvar a Lina a -13 grados: así evacuaron de la Cañada a la niña que vive con respirador
  1. España
LA COMUNIDAD APRUEBA CONCEDERLE UN PISO

Salvar a Lina a -13 grados: así evacuaron de la Cañada a la niña que vive con respirador

Save the Children envió una carta al concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Madrid para realojar a la pequeña, como prevé el reglamento de la EMV, pero el edil ni siquiera respondió

Foto: La Cañada Real, el viernes 8 de enero, cuando Save the Children pidió ayuda al Ayuntamiento de Madrid. (EFE)
La Cañada Real, el viernes 8 de enero, cuando Save the Children pidió ayuda al Ayuntamiento de Madrid. (EFE)

Un grupo de allegados de la familia de Lina H. C., una niña de tres años permanentemente conectada a un respirador eléctrico que vive en la Cañada Real, evacuó el pasado 10 de enero a la pequeña después de que el aparato que la mantiene con vida diera síntomas de congelación. Las fuertes nevadas que comenzaron a caer el viernes anterior provocaron que las temperaturas bajaran hasta los 13 grados negativos, lo que originó que el dispositivo se escarchara. El congelamiento no se atenuaba ni siquiera en las horas centrales del día, lo que angustió a los padres de la cría, que comenzaron a buscar soluciones desesperadas.

Las personas cercanas mencionadas se pusieron a buscar como locas una vivienda que cumpliera los requisitos recomendados por los especialistas, que pasaban por un hogar unifamiliar no compartido, ya que la delicada situación de la niña aconseja que no asuma riesgo alguno de contagiarse de coronavirus. "Si coge el covid, se muere", sentencia Blanca Gómez, portavoz de la Coordinadora de Barrios, oenegé que lleva desde hace semanas denunciando la situación de la pequeña y reclamando que las instituciones públicas realojen a la familia en un inmueble que cumpla las condiciones adecuadas. Tras encontrar un pequeño piso, los allegados tenían que sacar de allí a la familia en plena nevada. La única solución para hacerlo con ciertas garantías era encontrar un todoterreno, el único vehículo capaz de atravesar la nieve sin resbalar. Tras encontrar el 4x4, los padres de Lina, la niña y sus dos hermanos abandonaron la Cañada en dirección a un piso provisional en Vallecas.

Foto: Una vecina del asentamiento de la Cañada Real, camina bajo la nieve este jueves. (EFE)

"Si pasa allí una noche más, se queda en el sitio", resume Gómez, que destaca que la solución encontrada es temporal y no puede extenderse más de una o dos semanas, porque la familia de la pequeña apenas tiene recursos. Su padre trabaja, pero su nómina no le da para alquilar un inmueble que cumpla los requisitos que establecen los médicos. "Lina sufre una enfermedad rara, tiene que seguir un estricto tratamiento y depende completamente del respirador", asegura la portavoz de la oenegé, que recuerda que el caso no es solo una urgencia, sino un imperativo legal.

El Comité de Derecho del Niño de la Organización de Naciones Unidas (ONU) pidió el pasado 30 de diciembre a las autoridades españolas que proporcionasen a la niña un alojamiento adecuado junto a su familia para hacer frente a las heladas que se avecinaban, ya que la pequeña requería del fluido eléctrico para seguir respirando y el poblado llevaba tres meses sin luz como consecuencia de las sobrecargas que había experimentado la red por el incremento de las plantaciones de droga. Lina padece bronquiolitis obliterante, un estrechamiento de las vías respiratorias severo que requiere que la pequeña tenga que estar continuamente conectada a la máquina de oxígeno y que incluso por la noche necesite de un aporte nutricional extra a través de otro aparato conectado a un orificio que tiene en el estómago.

"Con el fin de prevenir daños irreparables a los derechos de la niña, el comité ha solicitado al Estado parte que adopte medidas provisionales para proporcionar a Lina los servicios médicos y sociales necesarios, incluido un alojamiento adecuado para las necesidades de su salud, sin separarla de su familia", ordenó el Comité de Derechos del Niño, cuyas resoluciones —recuerda Gómez— tienen rango de ley para España. La portavoz de Coordinadora de Barrios asegura que el Ayuntamiento de Madrid ofreció a la familia el pasado 21 de diciembre un recurso habitacional de emergencia temporal compartido con otras personas, pero los padres de la niña rechazaron la oferta porque los informes médicos desaconsejaban el contacto de la pequeña con personas fuera de su ámbito familiar, por el riesgo de contagiarse de covid.

Foto: Varios residentes de la Cañada Real caminan bajo la nieve este jueves. (EFE)

En concreto, el Área de Familia, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de Madrid —explican desde este mismo departamento— ofreció a la familia un espacio compartido con otras personas en la calle Hermanos Álvarez Quintero que los padres rechazaron y otro en Las Caracolas, "un centro conformado por módulos independientes" que también rehusaron, al entender que no cumplía con los requisitos establecidos por los médicos.

"Compartir el lugar de residencia no es compatible con la enfermedad de Lina, especialmente en medio de la pandemia", trasladan desde la Coordinadora de Barrios. "El riesgo de contagio es inasumible para ella y la familia dispone de informes médicos que recomiendan que no se relacione con nadie ni comparta espacios" con otras personas que no sean su familia más cercana, añaden desde la oenegé, cuya portavoz asegura que la familia de la niña ha enviado cartas al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, a su concejal de Vivienda, Álvaro González, y a los responsables de la Comunidad de Madrid encargados de tareas residenciales. Ninguno, asegura, le ha dado una solución adecuada a pesar de que los reglamentos de pisos de protección oficial de ambas instituciones permiten conceder un inmueble para casos de emergencia como este.

Según cuentan desde el Área de Familia, el pasado jueves, recibieron un correo electrónico en el que la familia comunicó que a la niña se le estaba congelando el oxígeno de la máquina, pero "cuando se consigue contactar con ellos, ya están en un piso en Villa de Vallecas". "El contacto de los Servicios Sociales con la familia ha sido permanente, y se les explicó que había un equipo en la Cañada para atenderles en cualquier momento o trasladarlos a otros recursos", subrayan desde el Área de Familia, que limitó a los mencionados inmuebles su propuesta.

La ONU pide un "alojamiento adecuado"

Una semana después del llamamiento de la ONU, en concreto, el pasado 8 de enero, cuando comenzó la nevada, dos días antes de que la familia abandonara la Cañada, la organización Save the Children remitió una carta al concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Madrid para pedirle una solución adecuada. En concreto, alegó que el artículo 18 del reglamento para la adjudicación de pisos de la Empresa Municipal de la Vivienda permitía la "concesión directa" de un inmueble en "casos excepcionales de emergencia o de carácter humanitario", como a su juicio era el que rodeaba a la pequeña Lina. Su caso, argumentaba la oenegé, es "especialmente alarmante y sobrecogedor".

placeholder Álvaro González, concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)
Álvaro González, concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)

La alternativa habitacional que le ha ofrecido el ayuntamiento, continuaba la responsable de Políticas de Infancia de Save the Children, Catalina Perazzo, en su misiva, no es viable. "La situación clínica de esta niña, así como su elevada vulnerabilidad a contraer el covid, hacen que esta alternativa no sea factible", argumentó la representante de la organización, que apeló al mencionado artículo 18 en virtud del denominado Pacto de la Cañada Real. "Estamos hablando de un caso excepcionalmente grave y urgente que merece una respuesta específica para no comprometer la vida y el correcto desarrollo de Lina", arguyó Perazzo, que sin embargo hasta la fecha no ha obtenido respuesta por parte del concejal aludido, Álvaro González, ni de ninguno de sus asesores personales, el presidente del PP de Moratalaz, Ignacio Pezuela, y la expresidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo Marimar Blanco.

El Confidencial ha confirmado que González y su equipo recibieron la carta, pero 10 días después de verla aún no la han respondido. Así lo confirman desde Save the Children. La autora de la misiva asegura que de momento no han tenido contestación. "El caso de Lina es una vulneración de derechos muy grave, es el derecho de la niña a contar con una solución adecuada y a vivir en familia", explica Perazzo, que entiende que es necesario que se coordinen las administraciones para tratar el asunto como "un caso de especial vulnerabilidad". "Es urgente, además, que la pequeña esté cerca de un hospital para llevar su tratamiento", añadió la responsable de Políticas de Infancia de la organización internacional.

La misiva llegó a la sede de la Concejalía de Vivienda el pasado 8 de enero, justo el día en que comenzaron las nevadas de la tormenta Filomena que cubrieron de nieve la mitad de España y que trajeron las temperaturas más gélidas de las últimas décadas, que aún hoy siguen azotando gran parte de la península Ibérica. No era la primera vez que el departamento dirigido por González tenía noticia de la historia de Lina, pues ya era conocida la resolución del Comité de Derechos del Niño, que tampoco había conllevado movimiento alguno por parte de la concejalía ni de la alcaldía.

Foto: Una vecina de la Cañada Real camina bajo la nieve este jueves en Madrid. (EFE)

De momento, la familia sigue en Vallecas, en el espacio provisional conseguido por sus allegados, en el que no podrá establecerse durante mucho más tiempo, como explican desde las oenegés consultadas. La Comunidad de Madrid comunicó ayer a la familia que ha resuelto conceder una vivienda de protección oficial a los padres y a sus tres hijos. Así lo aseguran a El Confidencial desde la Consejería de Vivienda madrileña. Explican que el asunto llegó a su departamento desde la Dirección General de Infancia precisamente el pasado jueves. Tras estudiarlo "como emergencia", aseguran, los responsables del departamento determinaron conceder la vivienda y así se lo comunicaron a la Dirección General de Infancia el pasado sábado.

La Comunidad de Madrid le promete una casa

Tras aprobarlo, la consejería ha ofrecido a la familia de Lina un piso en la localidad madrileña de Tielmes, donde no hay ni siquiera centro de salud, de ahí que los padres de la niña rechazaran la ofertan. Entienden que, como han indicado los médicos, necesitan tener un hospital cerca para realizar los tratamientos que demanda su hija. La consejería busca ahora un lugar para realojar a la pequeña que cumpla los requisitos establecidos por los especialistas y ratificados por la ONU. Desde el departamento regional, cuentan que "se les está buscando la primera vivienda disponible que encaje" en lo que necesitan, que según la familia sería lo más cerca posible del Hospital del Niño Jesús, referente en Madrid de asuntos de pediatría.

La salida de la familia de Lina de la Cañada, a juicio de Gómez, echa por tierra los argumentos de quienes decían que los padres no querían marcharse del barrio. "No aceptaban la oferta del ayuntamiento porque era un riesgo para su hija", zanja la portavoz de la oenegé, que considera que el hecho de que ahora se hayan ido demuestra que están dispuestos a hacer lo que sea por su pequeña, pues irse de la Cañada "es un riesgo", ya que nunca sabes si vas a poder volver, porque tu inmueble te lo pueden quitar. En cualquier caso, sostiene, su salida no es definitiva, ya que sus allegados han buscado una solución temporal y "están supliendo la obligación que tienen los poderes públicos".

Un grupo de allegados de la familia de Lina H. C., una niña de tres años permanentemente conectada a un respirador eléctrico que vive en la Cañada Real, evacuó el pasado 10 de enero a la pequeña después de que el aparato que la mantiene con vida diera síntomas de congelación. Las fuertes nevadas que comenzaron a caer el viernes anterior provocaron que las temperaturas bajaran hasta los 13 grados negativos, lo que originó que el dispositivo se escarchara. El congelamiento no se atenuaba ni siquiera en las horas centrales del día, lo que angustió a los padres de la cría, que comenzaron a buscar soluciones desesperadas.

ONU Ayuntamiento de Madrid
El redactor recomienda