La comodidad de Sánchez contrasta con la incomodidad de diputados del PSOE
  1. España
EL GOBIERNO Y SU ESTABILIDAD PARLAMENTARIA

La comodidad de Sánchez contrasta con la incomodidad de diputados del PSOE

El presidente se acerca al año de gobierno de coalición con más apoyos que en la investidura, aunque cargos socialistas no ocultan su molestia con las formas de Unidas Podemos

Foto:  La ministra portavoz, María Jesús Montero, saluda al vicepresidente, Pablo iglesias, durante el pleno del Congreso. (EFE)
La ministra portavoz, María Jesús Montero, saluda al vicepresidente, Pablo iglesias, durante el pleno del Congreso. (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene la vida (política) resuelta para unos cuantos meses. Este miércoles, ha pasado con comodidad el trámite de la comparecencia en el pleno del Congreso cada dos meses para dar cuenta del estado de alarma, que durará hasta el 9 de mayo.

Su comodidad se apoya en tres patas: la gestión cedida a las comunidades autónomas, la mayoría de 188 diputados que han aprobado los Presupuestos, que tendrá continuidad en las próximas semanas con otras leyes, y el discurso de la oposición que lidera el PP.

Foto: Los diputados de Cs, María Múñoz y Edmundo Bal, con Rafael Simancas. (Pedro Ruiz)

La primera le sirve, obviamente, para descargar responsabilidades, como lo prueba el propio discurso de Sánchez en el pleno, al asegurar que el rebrote obligará al Gobierno a proponer a las comunidades endurecer las medidas. Para bien o para mal, los líderes autonómicos son los que deben asumir la decisión.

La segunda ha sido evidente en las votaciones de las cuentas, en la de la ley de educación, en la reforma del Consejo General del Poder Judicial, este jueves en la de eutanasia y en breve en otras iniciativas que sirven al Gobierno para completar una agenda de leyes que muestren estabilidad, después de años de inacción legislativa.

Y la tercera tiene que ver con el discurso del PP, que sirve para aglutinar a todos los socios del Gobierno. El discurso del 'filoterrorismo' y la ruptura de España es explotado por Sánchez en sus últimas intervenciones públicas, al ironizar sobre “la república bolivariana” y “el contubernio socialcomunista”, entre otros. Así, Sánchez cierra esta semana el Congreso y se acerca al primer año de gobierno de coalición con una única derrota parlamentaria, la convalidación del decreto sobre los ayuntamientos.

Foto: El portavoz de UP, Pablo Echenique, y el portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal. (EFE)

Si eso es el sanchismo del que tanto habla Casado, el presidente respira feliz porque tiene más apoyos en el Congreso que hace un año, cuando fue investido. Los Presupuestos aprobados, con ayuda inestimable de los fondos europeos, le permiten cambiar las luces cortas por las largas para unos cuantos meses. Esa comodidad presidencial, no obstante, tiene un precio que no es difícil de percibir, el de la incomodidad de cargos del PSOE por la presión permanente de Unidas Podemos.

Por ejemplo, diputados socialistas lamentan el permanente interés del partido de Pablo Iglesias por tensionar esa relación y, sobre todo, por destacar su interés por sacar adelante temas sociales. Por ejemplo, que parezca que si se aprueban medidas de escudo social es gracias a Unidas Podemos, porque el PSOE siempre se niega. O que sitúen a los socialistas en la defensa del Rey emérito.

Foto: El líder del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)

Lo atribuyen a la necesidad permanente de Unidas Podemos de hacerse visible para no ser tragado por la parte más fuerte del Gobierno. “Es incómodo en la forma más que en el fondo, porque al final somos nosotros los que controlamos el BOE y ellos solo aspiran a controlar la comunicación y el relato”, asegura un destacado diputado socialista.

Este mismo miércoles, se ha observado en el interminable debate y en los papeles de cada uno. El presidente del Gobierno ha alabado a la vicepresidenta Nadia Calviño mostrándose como el fiel de la balanza; la portavoz socialista, Adriana Lastra, ha hablado de la gestión del Gobierno socialista y sus apoyos, y Pablo Echenique (Unidas Podemos) ha pedido al presidente Sánchez que apruebe las medidas del llamado escudo social, admitiendo que es quien decide.

La comodidad de Sánchez es también no tener quien le traslade esa incomodidad en el partido.

PSOE Partido Popular (PP) Eutanasia Adriana Lastra Nadia Calviño Pablo Iglesias CGPJ
El redactor recomienda