Un anticipo para ir a por los documentos al extranjero: así 'vendía' Villarejo sus secretos
  1. España
CINCO DETENIDOS ESTE VIERNES

Un anticipo para ir a por los documentos al extranjero: así 'vendía' Villarejo sus secretos

Contactaron a diversos profesionales, desde el entorno de los Pujol hasta conocidos de los acusados de la trama Gürtel, pasando también por gente próxima a los investigados por el 'procés'

placeholder Foto: El comisario Villarejo. (EFE)
El comisario Villarejo. (EFE)

Tras casi tres años en prisión provisional, el comisario José Manuel Villarejo puso sus secretos en venta. Al menos, esa es la tesis del juez Manuel García-Castellón, que este viernes ordenó la detención de cinco personas, entre ellas, la mujer del policía jubilado, Gemma Alcalá, ante la sospecha de que estaban tratando de vender documentos relativos a investigaciones oficiales que Villarejo sigue teniendo en su poder. Los Pujol, el 'procés', Gürtel... Todo un arsenal que se empezó a ofertar en los últimos meses a abogados, periodistas y empresarios. Fuentes cercanas a la investigación apuntan que algunos de los detenidos pedían cantidades millonarias y, al advertir interés, explicaban que había que pagar un anticipo para supuestamente viajar al extranjero y recuperar los documentos que el comisario mantiene escondidos.

Además de Alcalá, los investigadores sitúan en el centro de la trama al abogado Alfonso Pazos, que coincidió con Villarejo durante su estancia en el centro penitenciario de Estremera. Pese a su traslado a la cárcel de Logroño, los investigadores consideran que siguió bajo las órdenes del comisario jubilado y, según los indicios recabados hasta el momento, aprovechaba sus permisos penitenciarios para contactar a diversos profesionales que pudieran estar interesados en acceder a investigaciones oficiales: desde personas del entorno de los Pujol hasta conocidos de los acusados de la trama Gürtel, pasando también por gente próxima a los investigados por el 'procés'. Una llamada tras otra para supuestamente vender información sensible de las causas judiciales que permitiera desmontar los procedimientos a cambio de cantidades millonarias.

Foto: Jordi Pujol, acompañado de sus hijos.

La operación del viernes, orquestada por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional, se lanzó después de que la intervención de comunicaciones y los seguimientos realizados demostraran que el hombre de confianza de Villarejo ya había iniciado una serie de contactos para ejecutar ese traspaso de audios, expedientes policiales y documentación. La venta de material detectada iba en esta ocasión más allá de las conversaciones que el comisario fue grabando antes de su detención y, según explican las fuentes consultadas, el paquete incluía en este caso expedientes íntegros de las investigaciones policiales. Al poner estos documentos sobre la mesa, supuestamente se exigía un anticipo a los 'clientes' bajo el argumento de que hacía falta viajar fuera de España, porque los mismos ya no están ocultos en el país.

Junto a Pazos, se detuvo también a su mujer y a una de sus hijas, listado al que se suma un quinto arresto: Javier Ruiz Escudero, quien una vez más habría coincidido con el comisario jubilado en el centro penitenciario de Estremera. Sus arrestos se produjeron por los delitos de organización criminal, infidelidad en la custodia de documentos y revelación de secretos, pasando a disposición judicial este mismo lunes, cuando el juez acordó prisión incondicional y comunicada para Pazos. La Fiscalía Anticorrupción pidió también el ingreso en prisión incondicional para Alcalá, pero el magistrado desechó esta idea y les dejó a ella, a la mujer de Pazos y a Escudero en libertad bajo las medidas cautelares de retirada de pasaporte, comparecencias quincenales y prohibición de abandonar España.

Foto: El comisario Villarejo en 'Salvados'.

Además de los arrestos, el viernes se registró la celda del comisario, incautándose principalmente apuntes que ha ido tomando durante su encierro. También se produjeron entradas y registros como el llevado a cabo en el domicilio que Alcalá compartía con Villarejo antes de su detención en 2017, situado en la localidad madrileña de Boadilla del Monte. La mujer de Villarejo ya estuvo detenida en noviembre de 2017, cuando estalló el conocido como caso Tándem, pero quedó en libertad con comparecencias periódicas ante el juzgado. A esto se suma que Anticorrupción ya ha emitido su acusación contra ella en dos piezas separadas de la causa: pide 46 años de cárcel para ella en la bautizada como pieza Iron y otros 36 en la denominada como Land. Ahora se enfrenta también a la pieza 28 de la causa.

Tras casi tres años en prisión provisional, el comisario José Manuel Villarejo puso sus secretos en venta. Al menos, esa es la tesis del juez Manuel García-Castellón, que este viernes ordenó la detención de cinco personas, entre ellas, la mujer del policía jubilado, Gemma Alcalá, ante la sospecha de que estaban tratando de vender documentos relativos a investigaciones oficiales que Villarejo sigue teniendo en su poder. Los Pujol, el 'procés', Gürtel... Todo un arsenal que se empezó a ofertar en los últimos meses a abogados, periodistas y empresarios. Fuentes cercanas a la investigación apuntan que algunos de los detenidos pedían cantidades millonarias y, al advertir interés, explicaban que había que pagar un anticipo para supuestamente viajar al extranjero y recuperar los documentos que el comisario mantiene escondidos.

Comisario Villarejo
El redactor recomienda