Vox encaja el golpe de Casado con los pactos autonómicos en la recámara
  1. España
andalucía, Madrid y murcia

Vox encaja el golpe de Casado con los pactos autonómicos en la recámara

La dureza del discurso del líder popular dejó descuadrado prácticamente a todo el hemiciclo, ganándose las alabanzas de los partidos del Gobierno y dejando 'perplejo' a Santiago Abascal

placeholder Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal, y el portavoz, Iván Espinosa de los Monteros. (EFE)
El líder de Vox, Santiago Abascal, y el portavoz, Iván Espinosa de los Monteros. (EFE)

La moción de censura de Vox no entrañaba ningún tipo de intriga sobre si prosperaría o no, sobre si Sánchez seguiría en Moncloa o no. El foco sí se mantuvo hasta el último día en qué votaría el Partido Popular y en cuál sería el tono escogido por Pablo Casado. Con su "hasta aquí hemos llegado", el líder del PP sorprendió al Congreso de los Diputados y también a la bancada de Vox, que vio cómo pasó a ser el centro de la diana a la que miraba. En la réplica de un 'perplejo' Santiago Abascal, el candidato fallido a la presidencia puso sobre la mesa que el próximo diciembre se cumplen dos años desde que ambos empezaran a pactar en gobiernos autonómicos.

La moción de Vox sale derrotada y solo recaba el apoyo de sus 52 diputados

Andalucía, Madrid y Murcia son los territorios en los que Vox sostiene desde el momento de la investidura los Ejecutivos regionales —también pactan en Ceuta—. "Nos gustaría que dijera gracias por facilitar esos gobiernos", aseguró el político vasco durante su intervención, en la que se vio por momentos desconcertado, desubicado, con el mensaje de un Casado que enfatizó en varias ocasiones que el PP "no es como Vox porque no quiere serlo".

El máximo responsable de Vox consideró que el PP estaba siendo equidistante "entre quienes pactan con terroristas" y ellos, "el partido con el que pacta en Madrid, Murcia y Andalucía". Y fue en este punto en el que el de Amurrio se detuvo para lanzarle un irónico anzuelo: "Pueden seguir a su añorada Merkel en el cordón sanitario y pactar con el PSOE en las comunidades autónomas", dijo con media sonrisa.

Abascal fue un paso más allá y explicó que si él se comportara como Casado, caerían los tres gobiernos autonómicos. "Si yo fuera como usted está siendo hoy, ustedes dejarían de gobernar mañana mismo en esos tres sitios...", aseguró en una aparente amenaza que apenas inquietó al PP un segundo, hasta que precisó que no lo haría: "(...) y le puedo decir que los españoles pueden tener tranquilidad respecto a la responsabilidad histórica de Vox". "No se puede estar en misa y repicando", criticó el líder del partido, que enmarcó el discurso del PP en las negociaciones para renovar el Consejo General del Poder Judicial con el PSOE.

Foto: Santiago Abascal, líder de Vox. (EFE)

Fuentes de la formación explican que la situación a nivel autonómico no cambiará, ni tampoco la forma de actuar de Vox, ni siquiera tras las palabras del PP en un contexto en el que esperaban que Casado deslizara un hilo de buena sintonía, tal y como esbozó el propio Abascal en la tribuna. Estas mismas fuentes enfatizan, sin embargo, que Vox no tiene un acuerdo de coalición con los de Pablo Casado en ningún territorio y que sus pactos se limitan a posibilitar los ejecutivos regionales a cambio del cumplimiento de medidas, por lo que se deja la puerta abierta a las futuras negociaciones de cara a los presupuestos y demás iniciativas en las que PP y Cs requieran de un apoyo externo.

¿Dejar caer los gobiernos?

Abascal despejaba esta mañana las posibles dudas de que se puedan romper los pactos alcanzados en estos tres territorios. En una entrevista en esRadio, el líder de Vox aclaraba que los gobiernos autonómicos de Murcia, Andalucía y Madrid no peligran a pesar de la "agresión" de Casado.

Abascal ha asegurado que los ataques de Casado contra Vox "no va a tener una respuesta" por parte de su formación y ha querido transmitir "tranquilidad a los españoles que han visto que hay alternativas en Andalucía, en Murcia y en Madrid" ante la "zozobra y la desesperanza" que el líder popular transmitió en la tribuna. "Dijimos ley a ley y presupuesto a presupuesto, y es lo que vamos a seguir haciendo", ha apuntado.

También ha adelantado que la formación entrará ahora en un "periodo de reflexión" ante los españoles que han "quedado solos" tras el discurso del líder del PP.

Los de Abascal son conscientes de que pese al giro del PP, que buscó ayer distanciarse de Vox tras dos años de alianzas, los populares necesitan sus apoyos en estos tres territorios para completar unas legislaturas que ni siquiera han alcanzado su ecuador. Tampoco parece probable que Vox vaya a dejar caer estos gobiernos de populares y naranjas en un contexto en el que el partido aún se está asentando en los distintos territorios y que tiene en ese papel de socio preferente un protagonismo garantizado.

Este jueves, casi a la misma hora que en el Congreso se ultimaban el debate y la votación de la moción de censura, en la Asamblea de Madrid el diputado de Vox y ex del PP Íñigo Henríquez de Luna advertía a Isabel Díaz Ayuso de que más les vale a ambos mantener la relación. "Háganos caso, que le irá mucho mejor. No muerdan la mano al grupo político que les ha permitido estar ahí, a la señora presidenta y al señor vicepresidente, no hagan hoy como el señor Casado en el Congreso, que ha decidido alinearse con el consenso 'progre', no lo hagan, que se van a equivocar".

Abascal avisa de que el no de PP a Vox alumbra "pactos sospechosos" sobre el CGPJ

Más preciso fue el portavoz de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández, que habló de un "tiempo nuevo" en el que se mostrarán "inflexibles" y exigirán "con mayor rigor" sus "nuevas peticiones". El diputado compareció después de que se hubiese pospuesto una reunión para la negociación de las cuentas públicas andaluzas por motivos ajenos a la moción de censura. Desde el Ejecutivo andaluz, el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, restó importancia a lo sucedido y alabó a Vox como "parte fundamental" del cambio que puso fin a más de 30 años de socialismo en la comunidad.

Hernández, eso sí, apuntó que las palabras de Casado implicarán "la apertura de una serie de interrogantes e incertidumbre" y que se "ha quebrado la confianza mutua" en las relaciones con el PP de Juanma Moreno. De hecho, los populares andaluces borraron poco después de su publicación un tuit en el que se podía leer "#EspañaSíVoxNo". En Murcia, el presidente provincial de Vox, José Ángel Antelo, siguió una línea similar a la de su compañero en Andalucía y avanzó que estudiarán "con lupa los futuros acuerdos con el PP murciano en la Región".

Pese al tono y al mensaje de Casado, y más allá de posibles tensiones en las alianzas autonómicas, lo cierto es que Abascal entendió reforzada con el no de los populares su intención de erigirse como única alternativa a Pedro Sánchez y a lo que Vox considera "el consenso progre". Durante su réplica, el político vasco saludó que con su tono el PP de Casado volvía a los planteamientos de Mariano Rajoy. "Por fin, vuelve el PP de siempre", dijo Abascal poco antes de que culminara una moción en la que recibió 298 votos en contra.

Moción de censura Pablo Casado Vox Pedro Sánchez
El redactor recomienda