Sánchez paraliza la polémica reforma del CGPJ y ofrece al PP pactar ya la renovación
  1. España
"Vamos de detener el reloj"

Sánchez paraliza la polémica reforma del CGPJ y ofrece al PP pactar ya la renovación

Como gesto a los populares para tratar de reconducir la negociación de la renovación del órgano de gobierno de los jueces y del resto de instituciones bloqueadas

Foto: Sánchez paraliza la polémica reforma del CGPJ y ofrece al PP pactar ya la renovación
Sánchez paraliza la polémica reforma del CGPJ y ofrece al PP pactar ya la renovación

La postura del PP ante la moción de censura de Vox tendrá efectos inmediatos. El Gobierno está dispuesto a retirar su reforma del Consejo General del Poder Judicial, que ha sido durante las últimas semanas blanco de duras críticas y de la censura de Europa, como gesto a los populares para tratar de reconducir la negociación de la renovación del órgano de gobierno de los jueces y del resto de instituciones bloqueadas hasta el momento. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo anticipó durante su turno de intervención en el Congreso de los Diputados. "Le anuncio que vamos a detener el reloj de la reforma del CGPJ para poder llegar a un acuerdo con ustedes", dijo tal y como había adelantado El Confidencial.

"Señor Casado, podemos convertir esta moción de censura en constructiva. La realidad social es la realidad parlamentaria. No coincidimos en todo, pero son los cimientos para construir la sociedad. España se adentra en la segunda ola de la pandemia, necesitamos instituciones fuertes y por eso hago un llamamiento, sobre todo al partido que bloquea la renovación", comenzaba el socialista interpelando directamente a Casado.

"Renovemos el CGPJ, el Defensor del Pueblo, el Tribunal Constitucional", ofreció Sánchez. "Necesitamos diálogo, entendimiento", insistió. Hasta el momento, el PP se mantenía en su posición de condicionar el acuerdo a exigencias difíciles de cumplir por parte del Gobierno, como orillar a Unidas Podemos en ese procedimiento. La presentación por parte del Gobierno, a través del Grupo Socialista y del de Unidas Podemos, de una proposición de ley para reducir la mayoría necesaria para elegir a los vocales del CGPJ enquistó aún más cualquier posibilidad de pacto. Sin embargo, este primer gesto puede servir para desatascar las negociaciones y dar pie a un acuerdo que estaba hace solo dos meses a punto de cerrarse y, por tanto, no se alargaría si el PP estuviera dispuesto al acuerdo.

Ambas partes tenían antes de la crisis prácticamente cerrada la renovación del TC. Uno de los puntos de encuentro entre las dos formaciones está en el Tribunal Constitucional. La guerra abierta se ha declarado en el CGPJ, pero en el tribunal de garantías existe desde hace semanas el acuerdo de repartir dos a dos los cuatro puestos que deben ser renovados. Entre ellos, se encuentran el de su actual presidente, Juan José González Rivas, y el de la vicepresidenta, Encarnación Roca.

Superada la moción, las fuentes consultadas no descartan que el TC sea la primera piedra que sirva para cimentar un nuevo acuerdo. Al hecho de que el Congreso debe elegir los sustitutos de las cuatro plazas desde noviembre de 2019 se suma la reciente renuncia del magistrado Fernando Valdés, procesado recientemente por un delito de malos tratos en el ámbito familiar contra su mujer. Si la tensión se rebaja, no se descarta un pacto rápido para finales de este mes. Esta renovación abriría el camino a que pudiera reproducirse también en el CGPJ.

El propio Pedro Sánchez anticipó este miércoles en su discurso este guiño. Ofreció a la oposición negociar en el caso de que su postura ante la moción de Vox fuera contundente. El discurso de Casado da pie a que el Ejecutivo albergue esperanzas de evolución aunque, según concretan las fuentes consultadas, quiere lograr un acuerdo general sobre todas las instituciones pendientes de renovación, incluyendo el Defensor del Pueblo.

Sin embargo la negociación ha demostrado ya en dos ocasiones ser muy volátil. Tanto el PP como el PSOE no tienen seguridades de alcanzar el pacto, aunque sí coinciden en la necesidad de volver a un gran acuerdo como el que se produjo en 2001. Ese sistema combinaba una doble legitimación: la de la elección de varios candidatos por parte de los jueces y la posterior selección de los elegidos por las cortes. También confluyen en la necesidad de incrementar la transparencia del proceso, con entrevistas públicas de todos los candidatos.

Pablo Casado CGPJ PSOE Moción de censura Partido Popular (PP) Pedro Sánchez Criticas
El redactor recomienda