Vox avisa al PP de que "perderá" quien no apoye la moción contra el "Frente Popular"
  1. España
moción de censura

Vox avisa al PP de que "perderá" quien no apoye la moción contra el "Frente Popular"

Vox defiende su moción de censura contra el Gobierno de Pedro Sánchez, al que considera el peor en 80 años, en una iniciativa que no prosperará y que será le menos apoyada desde 1978

Foto: Vox avisa al PP de que "perderá" quien no apoye la moción contra el "Frente Popular"
Vox avisa al PP de que "perderá" quien no apoye la moción contra el "Frente Popular"

Tras casi tres meses desde que Santiago Abascal anunciara que presentaría una moción de censura contra Pedro Sánchez, el líder de Vox ha subido de nuevo a la tribuna del Congreso de los Diputados como presidenciable alternativo. Tras la defensa de la moción, en manos del diputado de Vox Ignacio Garriga, ha sido su turno, en el que ha incidido en que el de Sánchez es peor que los gobiernos del franquismo como ya hizo en anteriores citas. "Son un Frente Popular en alianza con separatistas y terroristas. Una mafia", ha clamado el líder de la formación, que ha acusado a Moncloa de la peor gestión de la pandemia en todo el mundo y al presidente de ser un “mentiroso sin escrúpulos capaz de cualquier cosa con tal de permanecer en el poder".

Abascal, enfundado en el papel de presentar la anternativa a la coalición de PSOE y Unidas Podemos, ha considerado que estamos ante el único Gobierno en democracia que ha atacado a la Monarquía, la independencia de la justicia y el estado de Derecho. “Sabíamos que con ustedes habría menos libertad y más pobreza. Menos convivencia y más ideología totalitaria. Menos ley y orden y más golpismo y violencia política. Menos trabajo y más subvenciones. Tendríamos menos España y más miseria". El presidente del partido ha alternado las referencias al supuesto abandono de los "españoles que madrugan" con los ataques a China, la OMS o la UE.

Foto: El Espíritu Santo, un cortado y 7 horas de trabajo al día: así ultima Vox la moción

El presidenciable de una iniciativa sin opciones de prosperar -por mera aritmética parlamentaria- ha evitado en todo el momento el condicional para decir que convocará elecciones y que cumplirá con sus promesas. "Los españoles podrán votar sin miedo porque existirá un Gobierno implacable contra cualquier violencia política". El político vasco ha versado sobre un "proceso revolucionario y golpista" que -valora- ya está en marcha y que busca acabar con la "alternancia en el poder".

También ha cargado contra el europeísmo y la dirección hacia la que avanza la Unión Europea: “Nada va a ir mejor con ellos, nada va a ir mejor con ustedes. Vox quiere que el Estado nación vuelva a ser el garante de la prosperidad de España", ha enfatizado entre un fuerte aplauso de sus diputados, tras los que ha deslizado el nombre del multimillonario George Soros como aliado en la sombra del presidente del Gobierno. “Los españoles no van a permitir que su nación desaparezca en una forma moderada de la República Popular China. (...) [Buscan] un megaestado federal parecido a la República Popular China o a la Europea federal soñada por Hitler". "Hay que abandonar el capitalismo chino, es decir, el del Partido Comunista".

"China tiene que pagar"

Tanto Abascal como Garriga han coincidido en culpar al gigante asiático de ser el principal responsable de la pandemia y han enfatizado en la consigna entonada por Donald Trump desde la Casa Blanca: "China tiene que pagar", ha asegurado el de Amurrio en un intervención plagada de críticas al multilateralismo, al globalismo y alabanzas al Ejecutivo de Washington. "Usted no manda, solo dirige el proyecto de una mafia internacional".

El líder de Vox ha cerrado su intervenión apelando al voto de Pablo Casado y las filas populares: "En sus manos está que entre todos se construya una alternativa. Hoy cada uno se retrata para la posteridad. En el futuro tendrán que preguntarse 'qué hice yo para evitar la ruina". "Viva el Rey y viva a España", ha concluido Abascal entre los "viva" de su bancada.

El partido ha presentado la iniciativa como la fórmula de retratar al Ejecutivo. Dirigentes de Vox han negado en público y en privado que se trate de una iniciativa sin sentido o que se presente en un momento poco apropiado. Desde la formación tienen el convencimiento de que es de lo que la gente hablará a pie de calle y que servirá para presentarles como la verdadera alternativa al sanchismo, un concepto que lleva persiguiendo desde que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sellaran el acuerdo de coalición. El debate de la moción tendrá lugar entre este miércoles y este jueves y será en esa segunda jornada cuando se produzca la votación, a la que sí acudirán todos los diputados de Vox.

Garriga, el primero en intervenir, ha arrancado con críticas al Gobierno de Sánchez, escasas referencias a la pandemia y dardos dirigidos al PP. "Puede que perdamos, pero habremos dado testimonio de los motivos que hacen necesario convocar elecciones. Más perderán los diputados que mañana tengan que explicar la continuidad de este desastre", ha apelado el representante catalán, que ha acusado al Ejecutivo de querer construir mayorías paralelas al orden constitucional.

"Esta moción no refuerza al Gobierno socialcomunista", ha aseverado Garriga en el inicio de su intervención, conocedor de las críticas que apuntan a que la inciativa -abocada al fracaso- reforzará al bloque que llevó a Moncloa a Pedro Sánchez. "No hay tal refuerzo y sí una necesidad imperiosa. Evitar estas politicas gubernamentales de odio nacional", ha enfatizado durante un hilo argumental que ha derivado en acusar a Sánchez de intentar tumbar la Monarquía. "Solo pierde quien no tiene convicciones".

Garriga, candidato a la Generalitat en las próximas elecciones de febrero, ha sido el elegido para defender la iniciativa. Un papel que ya interpretaron Alfonso Guerra o Irene Montero. "Esta moción no es una operación de márketing, es un deber nacional. (...) Los peores datos económicos desde la tan añorada por la izquierda guerra civil. Son motivos, pero no los únicos". Las referencias explícitas a la pandemia han llegado tras 25 minutos de discurso: "Nunca han pensado en proteger a los españoles, solo piensan en mantener el poder".

Video embebido

"Su obsesión ideológica abrió la puerta de par en par al virus chino", ha señalado Garriga en aparente referencia a las manifestaciones del 8 de marzo, misma fecha en la que Vox celebró un acto multitudinario en Madrid y tras el que varios dirigentes dieron positivo en covid. "Mucha gente ha muerto por lo que ustedes no han hecho. No hicieron nada pese a tener la información". "Si existe un drama comparable a la crisis sanitaria, es la situación económica a la que este Gobierno nos ha abocado. (...) Ustedes progresan mientras los españoles se emprobrecen. No hay dinero para los españoles, pero sí para su agenda".

El diputado ha centrado gran parte de su discurso en atacar a los socios del Ejecutivo de coalición, especialmente a EH Bildu y ERC. "Sánchez está gobernando con golpistas y con los herederos de asesinos en serie, con formaciones que no deberían tener cabida en el sistema político", ha asegurado el representante por Barcelona, que ha calificado la negociación con la izquierda abertzale y con los independentistas catalanes como algunos de los peores episodios de su historia. “ETA no ha sido derrotada, ha encontrado el amparo del PNV y de la izquierda radical del gobierno", ha afirmado sobre la banda terrorista. Esta semana se cumplen 9 años del fin de la violencia.

La Monarquía, la mesa de negociación con la Generalitat o la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) han sido otros de los temas abordados por Garriga durante su intervención, en la que ha habido múltiples referencias al catalocismo. La inmigración, como suele ser habitual en Vox, se ha colado en el argumentario al retratar un país con zonas donde impera la "ley islámica" y con barrios "antes seguros en los que ahora dominan las violaciones y los robos". "Su buenismo arruina. Su buenismo destruye. Su buenismo mata. Tanto en el Mediterráneo como en las calles de Europa".

Abascal, de hecho, ha vinculado el discurso antiIslam con el rechazo el independentismo al asegurar que si los secesionistas consiguieran su objetivo, "que no lo lograrán", solo impondrían una "república islámica".

La moción se convertirá salvo sorpresa en la menos respaldada tras la restauración de la democracia con solo 52 votos a favor, de los 176 necesarioa. Se trata de la quinta que se debate desde 1978 y será la cuarta en fracasar. Felipe González (1980), Antonio Hernández Mancha (1987), Pablo Iglesias (2017) y Pedro Sánchez (2018) ya hicieron uso de esta herramienta constitucional para buscar el derrocamiento del Gobierno de la nación.

Moción de censura Vox Pedro Sánchez Santiago Abascal
El redactor recomienda