¿Qué pinta George Soros en la moción de censura a Pedro Sánchez?
  1. España
contra las "élites globalistas"

¿Qué pinta George Soros en la moción de censura a Pedro Sánchez?

El partido de Santiago Abascal ha incluido al multimillonario banquero en su campaña para la iniciativa que busca destronar al presidente del Gobierno

placeholder Foto: Un cartel contrario a Soros en Budapest en una imagen de archivo. (Reuters)
Un cartel contrario a Soros en Budapest en una imagen de archivo. (Reuters)

En los próximos días, Santiago Abascal acudirá al Congreso de los Diputados como candidato a la Presidencia del Gobierno. Lo hará sabiendo que la moción de censura presentada contra Pedro Sánchez apunta a ser la que menos apoyo obtenga de toda la democracia y, por tanto, a fracasar. Lo curioso es que en la campaña lanzada por Vox para la ocasión se ha colado un rostro poco conocido para el votante medio español entre referencias a la pandemia y a un gobierno que consideran “criminal”.

El personaje en cuestión es George Soros, el magnate húngaro-estadounidense acusado de estar detrás de casi cualquier iniciativa relacionada con el globalismo y el cosmopolitismo en cualquier rincón del mundo a través de su Fundación Open Society, que ha destinado más de 15.000 millones de dólares a múltiples proyectos desde que se creara en 1979. "El futuro no pertenece a los globalistas; pertenece a los patriotas. #MocióncontralaMafia", aseguró el partido a través de su cuenta para asuntos europeos, con una imagen del magnate en la que se podía leer "moción contra la mafia globalista". El mismo mensaje quedó también marcado en un vídeo compartido por varios de sus dirigentes.

Soros (Budapest, 1930) ha sido retratado por la derecha de distintos países como una mano oscura que se encuentra tras cualquier iniciativa favorable a la globalización. Desde Donald Trump hasta Santiago Abascal, pasando por la Hungría de Viktor Orbán, donde la ofensiva contra él ha quedado especialmente patente. Pese a sus inyecciones millonarias, Soros es un personaje relativamente poco conocido para la población española, con una popularidad menor a la de otros grandes financiadores como Bill Gates, quien suele compartir con el magnate de origen húngaro la mayor parte de las teorías conspirativas.

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal. (EFE)
Esteban Hernández Opinión

El partido ha tratado de dibujar conexiones entre Pedro Sánchez y el multimillonario en ocasiones previas. Y no han desperdiciado la oportunidad de la moción de censura para incluirle en la ecuación, dando a entender que si se derroca al socialista también se consigue lo propio con todo lo que, según Vox, representa el especulador, que se encuentra entre las 170 personas más ricas del mundo.¿Es que usted solo está cumpliendo las órdenes de ese individuo con el que tuvo la primera cita en la Moncloa, el señor Soros?”, le espetó Abascal a Sánchez el pasado junio en referencia a un encuentro entre ambos que tuvo lugar en 2018.

Desde sus filas inciden en que no es una técnica nueva y en que siempre han tratado de defender el concepto de las naciones frente a lo que consideran “élites globalistas”, si bien el énfasis reciente en su figura proviene especialmente de la delegación en el Parlamento Europeo que lidera Jorge Buxadé. Dentro de estas élites, ven en Soros como el principal exponente. El líder de la formación lo ha calificado como “uno de los personajes más siniestros de la actualidad”, que “impulsa el tráfico de seres humanos con sus ONG y que ha sido colaborador del golpe separatista [catalán]”.

¿Pero por qué trata Vox de hablar de un personaje del que muchos españoles no saben nada?

Guillermo Fernández Vázquez, investigador de la Universidad Complutense de Madrid, no cree que el objetivo sea que sus votantes lo conozcan: “Creo que es más una contraseña a una parte de su electorado. Los militantes y la gente que les lleva siguiendo más tiempo viene oyendo, sobre todo con Abascal como líder, menciones de este tipo a Soros. Es su ‘malo’ habitual”. “Lo entiendo más como un comentario para la parroquia”, explica el experto, que cree que en el contexto actual también puede leerse como un “guiño” a los escépticos de la pandemia, ya que Soros ha sido, junto con los Gates, los ‘villanos’ de cabecera de los conspiranoicos del covid.

En otros países, la figura del multimillonario está mucho más consolidada como elemento de disputa y su rostro es empleado como símbolo de un ‘mal’ multidisciplinar. “Soros, fuera de ciertos ámbitos, no es una persona muy conocida, pero en estos sirve para muchos propósitos. Es una personalidad enfrentada con Orbán en Hungría, que ha sido puesto como referente por Abascal. A Soros se le señala como financiador de ONG que ayudan a traer inmigrantes a España y Europa. Soros es el prototipo de rico, banquero y judío que sigue intereses de una élite globalista cosmopolita”, explica Fernández Vázquez.

placeholder Abascal en una imagen de archivo. (EFE)
Abascal en una imagen de archivo. (EFE)

El especulador, según el experto, podría ser a la derecha lo que Florentino Pérez es a la izquierda. “Ese discurso va a seguir ahí. No creo que nunca vaya a ser el tema por excelencia, pero seguirá. Soros es a la derecha el mismo papel que un gran banquero como Emilio Botín antes o Florentino Pérez, grandes malvados empresarios a la izquierda… Quizá no hay uno tan claro en la izquierda, pero sería esa caricatura del empresario capitalista”.

“Soros, realmente, no importa tanto, pero es la encarnación perfecta de lo que esta extrema derecha quiere significar: que existen unas élites globalistas que no están vinculadas con ninguna nación y que atacan a las naciones que quieren ser soberanas”, apunta. “Es más factible que entre en la agenda si reflota el tema de la inmigración”.

Aunque la palabra ‘Soros’ no siempre esté en boca de los dirigentes de Vox, sí que está en la atmósfera. “La sombra de Soros está muchas veces presente en sus discursos aunque no se le nombre”, considera el investigador, que cree que aunque este tipo discurso lleva años en el seno de las nuevas “derechas populistas” la retórica ha alcanzado su clímax tras la victoria de Donald Trump en 2016 y, con ella, de la derecha alternativa estadounidense, que abandera estas consignas.

Nicolás de Pedro, experto en desinformación rusa en el Institute for Statecraft, sí que considera “llamativo” que se le haya incluido en la narrativa española y ve cristalina esta raíz norteamericana. “Es claramente una influencia de Trump y hay una mímesis del discurso que hay en EEUU”, incide. “Su presencia [la de Soros] en España es mucho más marginal que lo que el relato sugiere y de la importancia que tiene en otros países. Es un deseo de enganchar el discurso con lo que pasa en EEUU y otros países como Hungría”.

Foto: Imagen de un manifestante español con una gorra de 'Make Spain Great Again'. (Reuters)

De Pedro apunta directamente a Vladimir Putin sobre el germen de esta retórica: “Lo más preocupante es que es una narrativa introducida de forma hostil por Rusia desde hace años. Es una narrativa promovida e injertada artificialmente por el Kremlin”. Explica que es una persona que está en su radar desde hace mucho porque “la Open Society ha hecho mucha actividad en Rusia y en repúblicas exsoviéticas”. El investigador incide en que las referencias a su figura pueden ser leídas en múltiples claves, que quien sea antisemita lo leerá como que es judío, y quien se oponga a las políticas de género lo verá en esa línea.

Lluis Orriols, doctor por la Universidad de Oxford y profesor y vicedecano de estudios de ciencia política en la Universidad Carlos III de Madrid, cree que este énfasis en los mensajes contra las “élites globalistas” apunta a una madurez de Vox como partido. “Antes, se olvidaba de las cuestiones más culturalistas de este ‘globalismo vs. los valores de la nación’. Fue un partido al que veía algo desorientado”, comenta el politólogo, que apunta a que Abascal explotó la ventana de oportunidad de la crisis catalana dejando a un lado estas otras vías que, en su opinión, apuntan ahora a su consolidación en el espacio de las “nuevas derechas modernas”.

“Ahora buscan la confrontación de estas élites modernas que —supuestamente— no saben lo que quiere la gente de a pie y que están en sus elucubraciones ajenas a los intereses de la gente. Creo que esta práctica populista no la tenían bien enfocada. Con estas cuestiones nativistas, más relacionadas con el globalismo que con el independentismo catalán y vasco, muestran que lo van centrando”, explica Orriols, que ve en esta tendencia “la fórmula ganadora” para los de Santiago Abascal.

George Soros Pandemia Vox Viktor Orban Vladimir Putin Pedro Sánchez
El redactor recomienda