PP y Vox se disputarán la bandera de la oposición y Sánchez reforzará sus pactos
  1. España
debate de moción de censura

PP y Vox se disputarán la bandera de la oposición y Sánchez reforzará sus pactos

Casado llega al debate sin que sus 87 diputados sepan si tienen que votar no o abstención y con el riesgo de rupturas de disciplina de voto

Foto: PP y Vox se disputarán la bandera de la oposición y Sánchez reforzará sus pactos
PP y Vox se disputarán la bandera de la oposición y Sánchez reforzará sus pactos

Es seguro que la moción de censura de Santiago Abascal que se debate desde este miércoles en el Congreso será la que menos apoyos tenga de las cinco que se han celebrado en la historia constitucional. Parece asegurado que el ambiente será tan tenso como el de las últimas sesiones parlamentarias.

Y, salvo sorpresas, tendrá el efecto paradójico de fortalecer al Gobierno contra el que va dirigido, además de hacer de pegamento con sus socios parlamentarios, con los partidos con los que ganó la investidura en enero y con los que pactará probablemente los Presupuestos Generales del Estado para 2021.

El otro efecto que tendrá la moción es agitar a los partidos de la oposición, situados entre el centro de Ciudadanos y la ultraderecha de Vox, con el PP aspirando a la reunificación de un espectro político en el que fue hegemónico y que necesita para poder volver a gobernar.

Foto: Sánchez usará la moción de censura para debilitar a Casado y fortalecer sus pactos

La moción de censura que protagonizará Abascal será 'a priori' una moción de censura de Vox contra el PP de Pablo Casado, como pugna para hacerse con la bandera de la oposición. El líder de Vox desplegará su mensaje contundente e hiperbólico frente a lo que considera tibieza del PP. La moción, que teóricamente sirve para cambiar gobiernos, servirá esta vez como herramienta para la pugna política entre los dos partidos de la derecha.

El foco está situado ahí, entre otras cosas, porque Casado ha querido que se llegue al debate con la incógnita de no saber si los diputados del PP se abstendrán o si como parece más probable votarán en contra. Obviamente, no ha habido reunión de grupo para debatir el sentido del voto y tampoco está claro que todos mantengan la disciplina de voto porque, por ejemplo, Cayetana Álvarez de Toledo ha defendido con efectos especiales la abstención.

El argumento de la exportavoz caída en desgracia es que el PP se juega su futuro porque tiene que dejar constancia de su rechazo a Pedro Sánchez y el hecho de que sea imposible que salga adelante no motiva el no, porque Casado podría presentar su propia moción con carácter testimonial y porque cualquier iniciativa parlamentaria de la oposición tiene siempre un significado simbólico, porque lo normal es que sea rechazada.

El PSOE de Pedro Sánchez ya se abstuvo en 2017 en la moción de censura de Pablo Iglesias contra Mariano Rajoy, que tuvo también un carácter simbólico por falta clara de apoyos.

Ni siquiera es seguro que Casado vaya a intervenir, porque su portavoz, Cuca Gamarra, dijo este martes en TVE que sí lo haría y luego matizó su anuncio. En todo caso, el papel del PP en este debate es muy secundario y solo intervendrá a última hora del miércoles o a primera del jueves, cuando la tensión del debate ya haya bajado.

El PP mantiene un tono de oposición que se identifica con el de Vox en la falta de puntos de encuentro con el Gobierno, y Casado quisiera poder decir lo que dice Abascal y, de hecho, se acerca mucho. Desoye a los que en su partido le piden que se diferencie de Vox con acuerdos como la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

Foto: ¿No o abstención? El PP deja en el aire su voto a 24 horas de la moción de Vox

Se juega gran parte de su futuro inmediato en el centro derecha, porque un sector de los apoyos de su partido estaría por no rechazar la moción para mostrar una posición inequívoca frente a los que consideran el “Gobierno socialcomunista que pacta con independentistas y con un partido que no condena el terrorismo”.

Abascal tendrá su día de gloria, justo cuando el último barómetro del CIS le da como mejor valorado entre votantes de Vox y de PP en conjunto que Casado.
Fuentes de Vox aseguran que su discurso no irá contra el PP, sino contra el Gobierno y los partidos independentistas con los que, además, podrá confrontar porque como aspirante puede intervenir siempre que quiera durante dos días. Su día de gloria frente a todos.

Pedro Sánchez y su equipo viven los momentos previos al debate con la satisfacción de poder seguir en la vía de la polarización política. Consideran que el discurso de Vox, además de dividir la derecha, sirve como pegamento para apuntalar sus acuerdos. En vísperas de la aprobación de los Presupuestos, sirve para que sus socios parlamentarios visualicen que o apoyan las cuentas del Gobierno o hay elecciones con opciones de triunfo electoral de la derecha y ultraderecha.

A ello hay que sumar que el discurso de Abascal, previsiblemente, estará trufado de críticas al Estado autonómico y la descentralización.

El líder de Vox, Santiago Abascal, entrando al Congreso. (EFE)
El líder de Vox, Santiago Abascal, entrando al Congreso. (EFE)

Los partidos independentistas y de izquierdas valoraron hace semanas la posibilidad de boicotear a Abascal y renunciar a intervenir, pero, como adelantó El Confidencial, el Gobierno frenó la iniciativa porque prefiere usar el debate y la confrontación con Abascal.

Sánchez buscará identificar a Casado y a Abascal y recordar la 'foto de Colón' en la que estaban presentes el líder del PP, el de Vox y Albert Rivera, entonces presidente de Ciudadanos. Su argumentario se basa en explicar que la moción es una guerra entre los protagonistas de esa foto icónica.

Intervendrá como miembro del Gobierno Pablo Iglesias en otro de los duelos esperados y que se promete especialmente intenso.

El debate empieza a las nueve de la mañana con la presentación de la moción por parte de Ignacio Garriga, candidato de Vox en Cataluña; luego hablará Abascal, le podrá responder Sánchez y a partir de ahí los partidos de menor a mayor. El Gobierno y Abascal pueden intervenir siempre que quieran y la votación será el jueves a última hora de la mañana, según la previsión de la Cámara.

Partido Popular (PP) Pablo Casado Moción de censura Pedro Sánchez Santiago Abascal Presupuestos Generales del Estado Cayetana Álvarez de Toledo
El redactor recomienda