documentos de ecuador revelan la conexión

Podemos usó en campaña una agencia montada por el 'think tank' del chavismo

Neurona, que cobró 363.000 euros de Podemos en 2019, fue montada por el 'número dos' de Celag, un centro de propaganda que ha recibido miles de euros de los gobiernos bolivarianos

Foto:   Montaje: EC.
Montaje: EC.

Neurona Consulting, la agencia de publicidad que contrató Podemos para su campaña de las generales de abril de 2019, está controlada por el principal think tank chavista, el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), una institución con sede en Quito (Ecuador) que en la práctica opera como una multinacional del movimiento bolivariano, con continuas entradas y salidas de divisas hacia los países de su ámbito de influencia. Desde su creación en 2015, ha recibido miles de euros en adjudicaciones directas de los gobiernos de Nicolás Maduro, Evo Morales y Rafael Correa. El propio Pablo Iglesias trabajó como profesor para Celag hasta 2019.

La relación de Podemos con Neurona ya está en el foco de dos investigaciones en España. El Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid ha imputado al partido y a casi la totalidad de su cúpula por el pago de 363.000 euros a la filial española de la consultora por supuestos servicios para las elecciones del 28-A que no han sido acreditados. En paralelo, la Fiscalía del Tribunal de Cuentas ha abierto diligencias tras recabar indicios de que Podemos y Neurona simularon un contrato en mayo de 2019, una vez celebrados los comicios, para justificar las transferencias en plena campaña. Se da la circunstancia añadida de que la empresa había aterrizado en España un mes antes de las generales, en el mes de marzo, y lo hizo colocando como administrador a un abogado de Carmona (Sevilla) sin relación aparente con su actividad.

Varios documentos demuestran ahora que Neurona fue creada por el principal centro político y de propaganda del chavismo. Las pruebas proceden de Ecuador. El Celag inició su actividad en ese país en agosto de 2015. El encargado de inscribirlo en el registro fue el economista argentino Guillermo Celso Oglietti, una de las voces académicas con más peso entre la izquierda populista latinoamericana y que desde el primer día ocupa el cargo de subdirector ejecutivo de la institución. El domicilio del Celag quedó fijado en una vivienda de planta baja al norte de la capital ecuatoriana, en la Avenida de los Tulipanes E12-05 y De las Palmeras.

Un año después se produjo la llegada de Neurona a Ecuador. El grueso de los directivos de la agencia procede de México pero empezaron a operar precisamente desde Quito. En noviembre de 2016, nació Consultorianeurona Sociedad Anónima. Debutó inmediatamente colaborando con la candidatura del sucesor de Correa, Lenín Moreno, actual presidente del país. Fue el primer paso de una intensa trayectoria. Después vendrían las campañas de Evo Morales, Nicolás Maduro, Andrés Manuel López Obrador y Pablo Iglesias, entre otros líderes alineados con el régimen de Caracas.

Pero la agencia contratada por Podemos no solo ha mantenido una estrecha relación con el movimiento bolivariano, sino que fue impulsada directamente por su organismo de referencia. Según archivos oficiales de Ecuador, el subdirector ejecutivo de Celag compareció en la notaría décimo séptima del país para constituir Consultorianeurona. Así lo desveló el diario local Primicias, que lleva meses desmenuzando las finanzas de la entidad y analizando sus conexiones con los partidos de izquierda radical de la región. El pasaporte de Oglietti está incluido en el acta notarial de la empresa.

El economista argentino también se convirtió en uno de los dos primeros socios del germen de Neurona y fue su primer presidente. Además, el domicilio de la sociedad quedó fijado en la misma casa de la Avenida de los Tulipanes E12-05 y De las Palmeras que usaba Celag. La otra accionista de la consultora habría jugado un papel clave en la implantación de Neurona en España. Se trata de Andrea Edlin López Hernández, una ciudadana con pasaporte mexicano sobre la que apenas hay información. Su nombre aparece en las investigaciones del Juzgado número 42 de Madrid y del Tribunal de Cuentas. Aportó 1.500 euros para el capital de la sociedad que recibió los pagos de Podemos en la campaña del 28-A.

Un mes después de constituir Consultorianeurona, Oglietti vendió su participación a otro mexicano, César Hernández Paredes, socio de López Hernández en la filial española y presunto cerebro de las asesorías de comunicación. Poco después, la agencia también cambió su dirección, según documentos a los que ha tenido acceso El Confidencial. Las vinculaciones de Celag con Neurona se esfumaron.

No ha ocurrido lo mismo con el nexo del think tank con el chavismo. El propio Correa forma parte de su Consejo Consultivo, junto a varios dirigentes de su máxima confianza con los que también estuvo en un organismo casi gemelo de Celag, el Instituto de Pensamiento Eloy Alfaro, disuelto recientemente por el Gobierno ecuatoriano por varias denuncias de Anticorrupción. Las autoridades del país descubrieron que esa fundación había recibido 281.000 dólares (237.000 euros) de Venezuela y otros 103.000 dólares (87.000 euros) de la agencia rusa Novosti, propietaria del canal Russia Today, y que el dinero viajó luego hacia Bruselas, donde vive prófugo Correa.

Celag no ha tenido esos problemas para seguir funcionando. Solo en 2017 declaró unos ingresos de 435.286 dólares (367.680 euros). En 2018 sacó de Ecuador 40.820 dólares (34.420 euros) y, en 2019, otros 35.680 (30.138 euros). Los responsables de Celag también recibieron fondos de forma directa a través de un programa impulsado por Correa, llamado Prometeo, para incorporar profesores extranjeros a las universidades ecuatorianas. Por esa vía recibió 74.133 dólares (62.619 euros) en solo un año el presidente del centro de propaganda, el académico español próximo a Podemos Alfredo Serrano Mancilla, que está considerado uno de los economistas de cabecera de Maduro.

Juan Carlos Monedero, junto a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, el pasado julio, en un acto de campaña de las elecciones gallegas. (EFE)
Juan Carlos Monedero, junto a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, el pasado julio, en un acto de campaña de las elecciones gallegas. (EFE)

En el origen de Celag también tuvieron un papel decisivo Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero. Este último tuvo que dejar Podemos tras descubrirse en 2015 que había cobrado de Venezuela 425.000 euros a través de una sociedad instrumental por supuestas labores de asesoramiento. Sin embargo, el pasado julio, fue nombrado director del Instituto 25-M, una fundación utilizada por el partido para recolectar fondos adicionales. Monedero compagina su nuevo cargo con un asiento en el Consejo Consultivo de Celag. Neurona es la pieza que cierra el círculo.

Como adelantó El Confidencial, el titular del Juzgado número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, está investigando si Monedero cobró comisiones por los pagos de Podemos a la consultora. Por lo pronto, ya está imputado el cargo de la formación que firmó el contrato con Neurona, Juanma del Olmo, actual director de Estrategia y Comunicación de la Vicepresidencia Segunda del Gobierno que ocupa Iglesias. Tendrá que declarar el próximo noviembre junto a otros altos cargos de Podemos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios